Jueves, 14 de Diciembre de 2017
21:00 CET.
Festival Jazz Plaza

Tradición y turismo en el Festival Jazz Plaza

Después de varias ediciones sin que ni los artistas se dieran cuenta de que estaban participando, el Festival Jazz Plaza ha regresado en 2015, al menos, con mayor presencia televisiva, con un diario impreso y dos o tres invitados foráneos de renombre (sin desdorar el buen talento nacional, que después de todo tenemos oportunidad de ver con más frecuencia).

No vino el anunciado Kenny G, de la esperada banda ZZ Top apareció el guitarrista, y cumplió el The Preservation Hall Jazz Band, que tuvo a cargo la inauguración del evento junto a Ernán López-Nusa y su trío.

Mejor que nada, al parecer, han funcionado este año los paquetes turísticos —de Estados Unidos, sobre todo— que ofrecen al visitante credencial para asistir con privilegio a cada actividad del Festival. Una avalancha de 15 a 20 guaguas de turismo desembarcó en el Teatro Mella el día de la apertura, dejando a los nacionales del lado de la calle por falta de capacidad. A la entrada, había una cubana protestando porque, decía, "éste es el Festival de los extranjeros". Ella no iba a poder pasar, pero se quedaría de guardia ahí, en la puerta, propagando la verdad.

De cualquier manera ¿qué puede importar eso cuando una ve a nuestros "cinco héroes", antes del espectáculo, otra vez recibiendo algún certificado de cumplidores, justo el día en que una pensó que se estaba descansando de ellos? No los aplaudimos mucho, en el Teatro Mella, porque hablábamos poquito español.

The Preservation Hall Jazz Band

Liderado por Ben Jaffe, hijo de los fundadores del proyecto, y compuesto por intérpretes de largo abolengo musical, The Preservation…, en la inauguración, hizo lo que suele hacer, esto es: mostrarnos el viejo y querido jazz del tiempo en que éste era la música popular bailable de Estados Unidos, y el sonido de la libertad.

Con pocas improvisaciones, pudimos escuchar el swing original y por momentos sentir la buena añoranza por un Mardi Gras. Cierto que en algún otro momento la emoción se detuvo un poco y algunos extranjeros (es decir, el público) abandonaron la sala, aburridos. Pero es que no se trataba de música para recibir sentados, ni muy sobrios. 

Muy interesante, casi al final, el diálogo que establecieron los representantes de las dos ciudades. Por un lado, The Preservation… incorporó el Latin Jazz al ritmo y los metales de New Orleans; por el otro, Lopez-Nusa recordó, a través del danzón, el vínculo que nos une. Después de todo, había un Ferry nocturno Habana-New Orleans en los buenos viejos tiempos, y hay mambo en el piano de esa ciudad.

Turismo y música van capitalizando hasta ahora, en definitiva, toda ganancia de las relaciones con nuestra hermana mayor del norte.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

(...) Turismo y música van capitalizando hasta ahora, en definitiva, toda ganancia de las relaciones con nuestra hermana mayor del norte.Menuda "ganancia dejando a los nacionales del lado de la calle por falta de capacidad" aunque nada nuevo bajo esta dictadura donde los cubanos de a pie siempre hemos sido ciudadanos de tercera clase en nuestra tierra, los que sirven y trabajan para mantener a la familia y amigos de los castros y a los extranjeros.

Imagen de Anónimo

Y con la avalancha de americanos se van a quedar hasta sin huevos para comer. Bienvenido turistas!!. Cuba es tu casa. Te quedas en ella que nosotros nos vamos aunque sea para Kaganistan

Imagen de Anónimo

JA, JA, JA, REBELION EN LA GRANJA 3.0KT

Imagen de Anónimo

Que se jodan!, no querian turistas americanos?. Ahora luchen por sus derechos como cubanos en su propia tierra.