Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Cultura

FIART, ¿el Ikea cubano?

Para recorrer la Feria de Artesanía de La Habana, FIART, hace falta más de un día. Los pabellones de Pabexpo abrieron al público el día 4 y cerrarán el 20 de diciembre. Allí "habrá rebaja de precios", asegura una artesana que lleva más de una edición vendiendo en el evento.

A diferencia de otras ferias que se realizan en La Habana esta tiene la categoría de internacional. La India, Perú, Colombia, Chile y Argentina son algunos de los países asistentes.

"Para algunos es una meta llegar a FIART", explica Mery, quien ha sido contratada en más de una ocasión para vender en ferias, "y eso se entiende porque no todos pueden llegar aquí. Ya sea por la calidad de sus productos o por las gestiones o porque no tienen producción suficiente y la feria se los traga".

El proceso de inscripción es aparentemente sencillo. En cuanto sale la convocatoria el artesano interesado se inscribe, negocia el arrendamiento del stand y los impuestos a cobrar, más la firma del contrato con el Fondo de Bienes culturales.

Junior, artista plástico y cliente habitual de la Feria cada diciembre, se cuestiona algunos detalles: "Yo vengo todos los años y siempre me hago la misma pregunta, ¿lo que se vende aquí es realmente artesanía? Es como entrar a un almacén de IKEA cubano.”

Y agrega: "No sé qué pasa con los artesanos cubanos que se alejan cada vez más de lo que es la artesanía. Es como si quisieran suplir el mercado industrial con los zapatos o con los muebles que ellos producen. Por poner dos ejemplos nada más."

Según por la puerta que se entre al recinto, se podrá coincidir o no, con el criterio de Junior.

Si comienza por la entrada principal se encontrará con una colección de vasos hechos de vidrio soplado y con cerámicas mexicanas. Pero también producción cubana: lámparas hechas a retazos de vidrio y muebles que representan a la industria autóctona y que pudieran, por el nivel de manufactura, pasar como artesanía.

Otras puertas conducen a productos que guardan mucha similitud con las importaciones traídas por los cubanos de Ecuador o Perú.

"Es la candonga —dice Mery—, los indios desde el primer día trajeron vestidos como de reciclaje porque la gente, sobre todo las mujeres, revolvimos unas canastas, nos probamos encima de lo que traíamos puesto y lo que nos cuadrara, lo llevamos por 10 CUC."

"Indiscutiblemente las condiciones han cambiado —dice otra visitante—, antes el lugar era tan pequeño que casi se podía caminar". Aunque no cuenta con que la lluvia del día de la inauguración pudo haber influido en la afluencia de público, es cierto que la feria ha ganado en iluminación y espaciosidad.

Artex aprovecha la oportunidad para vender la bandera cubana y al Che en todas sus variantes en CUC: mochilas, toallas, gorras.

Ediciones Vigía de Matanzas trae sus libros manufacturados como "un arte añadido al arte de escribir", según uno de sus promotores.

También hay otras iniciativas de diseño. Vintage Bazar, es una tienda de luminarias con productos exclusivos y justo en frente la competencia: Mi Doble L, de Leonel Oliva, también diseñador de lámparas a partir de materiales reciclados. O Idea Fija, un espacio donde se reproducen y diseñan carteles con frases ingeniosas.

Pero los "artesanos" cubanos no son los únicos que llevan productos que parecen industriales a FIART.

"Los peruanos traen abrigos tejidos, boleros con encajes en la espalda, blusas, bolsos, gorros y bufandas que me cuesta trabajo creer que sean artesanales", comenta Laura, "lo único que les falta es traer jeans y los pulóveres de copias de marcas."

Los stands de la India tienen una propuesta similar. Vestidos y joyería exóticas, pero no artesanales. Producciones en series de plástico con motivos hindúes.

"Es la industria de lo exótico", dice Luisma que no deja de ir nunca, "es más, esto debería de ser todo el año."

"Los pulsos estos parecen chinos", dice una desconocida para hablar de algunos de los productos que venden en el stand de Palma de Mallorca.

"¿O el concepto de artesanía se ha expandido demasiado o yo siento que los que vienen aquí, en su mayoría, son simplemente revendedores?", se cuestiona David, que dice que no irá este año porque le parece que encontrará lo mismo del pasado.

Otros se quedan deslumbrados con el espacio y los productos que venden porque "es el momento para comprar cosas preciosas", dice Talía, "si es artesanía o no, eso a quién le importa".

Una vista panorámica muestra a gente entusiasta que no se preocupa si los precios son extremadamente caros o si lo que venden tiene o no calidad. Gente que asiste a una fiesta. Mientras en los pasillos se ve a la prensa nacional tomar imágenes, entrevistar y reportar la Feria como un gran acontecimiento; y en los alrededores a los ilegales revender gafas o promover la novedad de instalar el correo Nauta en las computadoras.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Algunos que mencionan aquí a IKEA no conocen bien lo que ese nombre significa. IKEA es una corporación multinacional de origen sueco, controlada por varias fundaciones localizadas en Países Bajos (Holanda), Luxemburgo y Liechtenstein. La corporación se dedica principalmente a la venta minorista de muebles, objetos para el hogar y decoración, con diseños funcionales y precios relativamente bajos. En agosto 2015 IKEA contaba con 373 tiendas operando en 47 países, y empleaba 164 000 personas. En su sitio web aparecen alrededor de 12 000 productos que comercializan. El año fiscal 2014, IKEA tuvo un ingreso total de 23 000 millones de euros.

Imagen de Anónimo

En Ikea venden mucha porqueria en todas partes Asi que esa mujer si Sabe de IKEA!

Imagen de Anónimo

¿Y que tiene que ver IKEA  e  todo esto?

Imagen de Anónimo

Y esta mujer sabe que es IKEA? no me parece.