Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Artes visuales

'Resiliencia. La Otra Cuba': el arte como exilio

En el contexto del Festival Art-Attacks en la ciudad estadounidense de Minneápolis, el pasado 5 de noviembre se relanzó Resiliencia. La Otra Cuba, un proyecto de exhibición colectiva de artistas que insisten en reconocerse como exiliados y cubanos, que incluye obras de Gustavo Acosta, Jairo Alfonso, Kenia Alguiñao, Néstor Arenas, Henry Ballate, José Bedia, Ariel Cabrera, Consuelo Castañeda, Tomas Esson, Carlos Estévez, Adrian Adrián Morales, Ciro Quintana y Pedro Vizcaíno.

Sobre la concepción y el impacto del proyecto he realizado un largo intercambio virtual con el galerista Carlos López y los artistas Ciro Quintana, Adrián Morales y Henry Ballate del cual les dejo un fragmento.

¿Cómo surgió la idea de Resiliencia?

Carlos López (galerista y art-dealer): La idea surgió cuando el mecenas y coleccionista de arte cubano, mi entrañable amigo y abogado Willie Allen, me citó en su oficina para encomendarme que hiciésemos una expo de arte cubano contemporáneo en la ciudad de Minneápolis (Minnesota), con la ayuda de su hermano Jorge Allen, interesado igualmente en promover buen arte cubano en su ciudad, en un momento histórico crucial como este. 

Siempre me motiva implicarme en algo así, cuando no prevalece el exclusivo interés mercantil. Me pareció algo extraordinario y acepté. Llevar nuestro arte en mayúsculas y de impecable calidad fuera de la Florida nos dio el impulso, involucrándonos a todos, asumiendo como siempre de manera profesional este nuevo y precioso reto.

Somos un equipo bien reducido, como dicen en Europa los modernistas catalanes Les Cuatre Gats, pero tremendamente eficaz, potente y multidisciplinar, cada cual en su especialidad y en su línea de trabajo, dando el máximo, para beneficio común. Evidencia de una profesionalidad que repercute en los resultados. Ahí están.

¿Quiénes le dieron impulso? ¿Por qué etapas ha pasado este proyecto?

Ciro Quintana (artista, curador y museógrafo): De esta génesis se fue sumando al equipo el resto de los artistas y promotores, creándose lo que jocosamente denominamos entre nosotros "El Dream Team", que incluye a artistas de la talla de Adrián Morales, Ariel Cabrera, Jairo Alfonso, Henry Ballate, Carlos López y un servidor, entre otros… Y rompiendo una justa lanza sin que se disguste nadie, puedo decir que estos fueron los que estuvieron de verdad completamente comprometidos con el proyecto a fondo, los que trabajaron de verdad durísimo, para que este proyecto fuese lo que hoy es, en todos los sentidos. Y lo que falta, pues esto no ha hecho más que empezar.

¿Cuál ha sido el criterio que se usó para elegir los participantes en este proyecto? ¿Se basó en afinidades estéticas, personales o de algún otro tipo o fue una combinación más azarosa?

Ciro Quintana: El primer criterio que nos interesó fue un arte desarrollado exclusivamente en el exilio, o sea, artistas fuera de Cuba. Muchos de los que han sido silenciados por la oficialidad cultural cubana. También se tuvo en cuenta el diálogo estético y conceptual que se establecía entre la poética de la obra de cada artista.

Es un proyecto donde no hay nada al azar. Todo fue excelentemente pensado tanto en la selección de los artistas, como en el propio título de la muestra, que fue sugerido primero conceptualmente por el artista Adrián Morales (teórico de la muestra), y luego acordado en conjunto por los tres, Adrián, Carlos López y yo, coincidiendo en la necesidad de mostrar (en un ámbito saludable y transpolítico) esa "otra Cuba", permanentemente invisible, ninguneada y minimizada, por una tradicional y maniquea intelectualidad progre internacional, que no quiere, y no desea mirar a una Cuba completa, sin hemiplejias, como un contexto creador más allá de sus fronteras, sobre todo mentales.

Carlos López: Inmediatamente encomendé a Ciro Quintana la curaduría, para yo continuar con mis gestiones diarias de empresa cofinanciera de este proyecto, al igual que el resto de los involucrados. Creo que mi elección fue la mejor al asignarle a Ciro esta gran responsabilidad. Adrián Morales fue igualmente una incorporación importante; además tuvo la implicación de venir a apoyar nuestra iniciativa, desde Barcelona a Minneápolis, a compartir todo, hombro con hombro junto a nosotros.

Debo agregar que Adrián desarrolló toda la parte conceptual, regalándonos la lucidez de la temática que propuso y ese maravilloso concepto de "resiliencia" y lo que somos: "la Otra Cuba". Hablar de esa "otra Cuba" que somos, tan oculta y censurada, a la que muchos no nos resignamos.

Del mismo modo, resultó imprescindible su trabajo con los medios. Gracias a él hemos tenido una presencia mediática extraordinaria, tanto en radio, como prensa escrita, blogs, ensayos, reseñas, crónicas y hasta dos videos en HD iPhone Personal Lab, de su propia cosecha, que constan como documento oficial de la muestra, además de todo el trabajo de campo en la elaboración de los textos teóricos para un sustancioso catálogo, que ya viene en camino, que confiamos sea un imprescindible referente histórico como una de las más importantes iniciativas independientes y alternativas del exilio. Una muestra de lo que podemos llamar auténtica autonomía creativa y productiva en el terreno del arte en mayúsculas.

También nos interesaba mucho (casi como declaración de principios o poderosa carta de presentación y presencia pública) que todos los artistas vivieran fuera de Cuba y hubiesen pasado ese proceso de integración, aculturalización y corrimiento también en su creatividad, sometida a procesos de resiliencia y el estrés postraumático del escape mismo de "Islatráz". Creadores fundamentalmente de la generación de los 80, pero de igual forma en conjunción con generaciones posteriores. Todos del exilio.

Adrián Morales (artista y teórico de la muestra): Cuando Carlos López me comentó sobre el proyecto, comenzamos un brain storming muy complejo vía telefónica, sobre el momento que vivimos y la utilidad del proyecto.

Nuestra cultura necesita esta urgente puesta a punto. Aprender a enfrentar las ironías, las bufonerías, los cinismos y sobre todo las abyecciones históricas habituales a las que algunos no nos acostumbramos, en cada encrucijada del desgobierno general del oportunista ahora —Cuba sí y yanquis también—, exhortando cada vez más a una participación cívica, personalísima y ciudadana, que restituya la presencia activa de cada cual, en la suerte de proponer, versar su particular "(Otra) Cuba".

De una manera bastante directa esta exposición reivindica el concepto de "exilio" en un momento en que la insistencia en la "normalización" de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos hace que muchos vean la propia idea del exilio como anacrónica. ¿Por qué esa insistencia? 

Ciro Quintana: El proyecto desde un principio fue encaminado a reunir el arte que se produce fuera de Cuba, el arte que se crea y se promueve sin la policía de un Ministerio de Cultura detrás. Un arte libre en todos los sentidos, sin secuestro político. Un arte que es producido por artistas que decidieron no crear bajo un gobierno que dictara sus ideas y que manipulara lo que cada cual crea como obra personalísima e intransferible. Mostrar en mayúsculas "el arte" del exilio, que existe pese a todos los contratiempos, las políticas de subterfugio, desinformación y colaboracionismo internacional de una comunidad mayormente demócrata, socialista o de izquierda, que ha ocultado, mentido, manipulado, tergiversado y hasta ignorado la realidad cubana sirviéndole de escudo al Gobierno de la Isla, forzando un acercamiento antinatural en las relaciones entre Cuba y EEUU, excluyendo la voz de los exiliados ("La Otra Cuba"), sin cambiar la actitud y la posición inmovilista que siempre han mantenido las instituciones, tanto políticas como culturales cubanas hacia la vida en general, la sociedad, el arte, también y sobre todo, para con el que tuvo el coraje de marcharse e intentar salvar su obra antes de terminar sucumbiendo al dictamen Cuba in-side.

Defendemos un arte de honestidad, dignidad y decencia, tanto individual como colectivo, que se produce fuera, posibilidad que solo el exilio brinda.

Henry Ballate (artista): Exilio es la condición propia y natural del artista. Desde el mismo momento que descubres y aceptas que eres artista es porque ya estás exiliado. Eso mismo te exilia. Fuimos exiliados en nuestro propio país por nuestra condición de libres pensadores, por la condición de artista. Un "gran desgobierno" crea un "gran exilio" y esta es la muestra. Si existe alguna patria posible para artistas como nosotros y para todo lo que hacemos es exclusivamente en el exilio.

Adrián Morales: Como dice Henry, el artista por su propia condición de artista distorsiona y deslegitima de constante su idea de(l) borde, para su disolución. El argumento de la disidencia, el exilio (incluso global) hoy tiene más sentido que nunca. Cuando no se reconoce centro, entonces desaparece igualmente la periferia. Crear es generar (una) ficción del lenguaje (ucronía/distópica) "posible" que gana espacios de realidad. Un creador es el exilio mismo. Su territorio, su patria posible, es la creación no sujeta a los rigores de ningún imperativo, más que al poder manifiesto de su autónoma soberanía del lenguaje. Como dije alguna vez, la única patria posible es la pérdida de la ignorancia.

Hace poco sugería en uno de mis profiles de internet esta frase de El arte de la guerra de Sun Tzu: "Si no puedes o no eres capaz de ser fuerte, y sin embargo tampoco puedes, ni asumes, ni resistes ser débil, eso resultará en tu entera derrota". Eso explica porque tantos (artistas) vuelven a Cuba con el rabo entre las piernas: muchos prefieren la limosna de un amo justo en lugar de la "libertad" de disposición. Porque el país de la mentira y el simulacro les hace creer que son fuertes cuando no es cierto.

Donde hay que probarlo es fuera, lo demás es un cuento, un arreglo, un programa mental, una zona de confort aterrorizada y acomodaticia. "La Heroica es afuera o no será", allí donde peleas con lo invisible, el ninguneo, la apatía, la supervivencia, tu voluntad, la sensación de abandono, el complejo de culpa, el desapego, el desarraigo, el extrañamiento, la resistencia contra la nada te asaltan.

Los que regresan prefieren volver a la enfermedad, pues la enfermedad es menos grave que el hecho de enfrentar lo que debes enfrentar de ti mismo. No queremos curarnos, preferimos solo evitar los síntomas, escurrir el bulto, liberarnos de la responsabilidad, de lo que tú y solo tú debes acarrear: "La verdad es más dolorosa que la enfermedad". No hay nirvana instantáneo, no hay atajos para la divinidad. Al duro y sin guante. Sin patria pero sin amo. "Cualquiera que tenga forma puede ser definido, y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido", como diría Sun Tzu.

Toda novedad supone sorpresa, resistencia, remoción o enquistamiento de ciertas rutinas mentales. ¿Cómo ha sido la recepción de este proyecto hasta el momento? ¿Han encontrado resistencias, incomprensiones?

Ciro Quintana: A todo proyecto que viene de artistas del exilio, artistas que no son instituidos ni promovidos por el arte del Gobierno cubano, invariablemente siempre se le hace resistencia, por parte de una muy mal intencionada seudocrítica polarizada de ¿colegas?, artistas que, en lugar de sentirse orgullosos por los triunfos de otro creadores cubanos, han comenzado a rezongar por las esquinas. Súmale a esto el complot de la prensa que apoya el arte oficialista.

Adrián Morales: La recepción ha sido extraordinaria y es lo que cuenta, ahí están las evidencias, muy a pesar de las presiones y los escollos que, como artistas, estamos acostumbrados a saltar y evitar. El totalitarismo tecnológico, etnocentrista y/o de mercado es relativa y habitualmente combatible con un mínimo de sentido común, amor propio, e individualismo (tan vilipendiado y demonizado por las ideologías de la gauche divine) entiéndase, decencia e integridad. Y esa es nuestra trinchera, la brújula, nuestra "Piedra Guía". La resiliencia es eso, un ejercicio de sobreponernos con entereza a la inevitabilidad… El dolor puede ser lógico y te viene dado, el sufrimiento es tu elección. Gandhi decía:"Las cosas que pueden destruirnos son: política sin principios, placer sin consciencia, riqueza sin trabajo, conocimiento sin carácter, negocios sin moral, y adoración sin sacrificio". Ese es nuestro inamovible credo.

Vi que, además de la exposición, los artistas asistentes a la inauguración participaron en la elaboración de un cartel pidiendo la libertad del artista conocido como El Sexto (ahora felizmente liberado), lo que se convirtió en una suerte de performance colectiva. Aparte de la obvia solidaridad de gremio por un colega, ¿qué otros motivos los impulsaron a participar en la performance y qué importancia le dan a esa experiencia?

Adrián Morales: Con "El Sexto" cada uno de nosotros hemos revivido nuestro propio calvario personal con la dictadura cubana, atravesando su propia sombra. Como le dije a mis compañeros en uno de los debates sobre lo que hicimos, ese pedazo de cartón negro donde pintamos en ocre (color solar, pero igualmente trigo de la tierra) ese contundente: "¡Free Sexto!" quizá sea la síntesis, símbolo y resumen del espíritu consciente de este proyecto.

Para ustedes como creadores, ¿cuál ha sido el saldo de este proyecto? ¿Qué nuevas posibilidades sugiere tanto a nivel personal como colectivo?

Carlos López: Para nosotros este proyecto ha significado mucho, sobre todo en el plano de la realización personal de cada involucrado, un proyecto donde jamás se escatimó el sacrificio que implicó toda la preparación completamente independiente y autónoma, es decir en realidad no-alineada, ni con La Habana, ni ninguna cohorte de perfil e imperativo ideológico.

Luego, toda la cuestión logística: desde el traslado de las obras manejando más de 28 horas seguidas cruzando toda la América profunda de Miami a Minneápolis, al montaje íntegro, la museografía, el video, la prensa y todo lo que conlleva el desafío de preparar una expo de este nivel. El resultado está ahí, y es grandioso con más de una veintena de artículos publicados tanto en Europa como en la América Hispana y la anglófona, y gran cantidad de gente real que se acercó al espacio en sólo los cuatro primeros días de la muestra.

Ciro Quintana: Este proyecto es una de las exposiciones más importantes, formal y conceptualmente, del arte contemporáneo cubano fuera de Cuba. Un llamado a la crítica, al coleccionismo, a la historiografía y al público americano en general, a estar, conocer y sentirse más cerca de la producción artística cubana del exilio.

Haciendo estadística por lo bajito, puedo decirte que solo en los primeros tres días la exposición fue visitada por más de 700 personas y se espera que para el Festival de Art-Attacks ronde las 10.000. Además de ser elogiada y visitada también por innumerables especialistas de las más grandes instituciones del ámbito artístico y cultural, como el Walker Center, el Museo de Arte de Minneápolis, entre otras. Algunas de estas instituciones han mostrado y hecho patente su interés en la adquisición de algunas de estas obras para sus colecciones tanto privadas como públicas.

Adrián Morales: Un aspecto fundamental que me gustaría resaltar es la obra empresarial y gestora de Carlos López como organizador, galerista, promotor, art-dealer y me quedo corto. Todo un hombre orquesta que no quiero pasar por alto referenciar, porque artistas cubanos hay muchos y de muy gran nivel, pero entre los empresarios de nuestra generación, con esa capacidad, fuerza, responsabilidad, y lo que es más importante, ganas de hacer, es único.

No quiero dejar de mencionar a Jorge Allen, que creyó y apostó fuertemente por el proyecto, aún sin conocer la envergadura de lo que teníamos entre manos. Brian Baldwin, que también se esforzó muy duro por conseguir la mayor presencia mediática posible en el área anglófona. Y Armando Gutiérrez, gran guerrero emocional, dio aliento cuando se necesitó.

Una historia de éxito y esfuerzo de los hijos descarriados, bastardos, huérfanos y del (des)arraigo, de aquellos que tuvieron y tienen el coraje de no volver a mendigarle "al amo", lo que no aceptan (de la realpolitik) limosna, su más que merecido espacio histórico, en la imposible utopía de un regreso para quien tiene consciencia —como dijera mi amigo poeta Armando Añel— del "cambio sin Cambio".

Me refiero a Otra Diáspora: Miami, Barcelona, Nueva York, París o Minneápolis, configurando el mapa humano de una ciudad mental, (dis)continua, (a)centrada y sin fronteras, reunidos para celebrar la energía de comunión en ciertos principios relativos a la dignidad. Esta muestra trata de aquellos que hemos entendido que lo determinante en los procesos del despertar y el cambio no son las feroces, destructoras, aversivas y rapaces revoluciones del proletariado, sino las profundas insubordinaciones, desobediencias y rebeliones de la compasión, la responsabilidad, la inteligencia y la consciencia.

'Resiliencia. La Otra Cuba'

En el contexto del Festival Art-Attacks de Minneápolis, se relanzó este proyecto de exhibición colectiva 'de artistas que insisten en reconocerse como exiliados y cubanos'.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

No se trata de lo que pudo ser y no fue, sino de lo que somos ahora y aquí. Toda esta conversa habla de ello, la necesidad de expresar según que de cada cual. Río que trae las piedras que suenan. Les leo siempre y aprendo mucho. Me hubiese gustado nacer cubano, entre santos y víboras la vida no debe ser aburrida. Trabajar es lo que hacéis todos, no me cabe duda. Tomándose tan en serio hasta estos comentarios. Para un jubilado como yo la paciencia y la serenidad son un valor importante a no perder. Cuba es solo un mal recuerdo de mis años mozos, cuando te fusilaban incluso por pestañear si no pedías permiso. Vivamos una vida moderada y en paz si es posible.  

Imagen de Anónimo

Podríamos siempre ser más generosos y practicar un poco más de empatía, sin desmerecer ningún esfuerzo. Un esfuerzo así es algo grande, según los tiempos que corren. Y no estaría mal, como sugerencia, dejar de pensar en que el otro trague, escupa y sea salvo. Siempre es preferible no entender con violencia de modo que siempre seamos salvos, se haga lo que se haga. Las cosas tienen la importancia que cada cual le da. Yo por ejemplo trato de hablar sólo de lo que me gusta, sobre todo porque todo lo que no me gusta no me puede, no me significa, no le dedico el tiempo que parece que a ustedes les sobra. Solo trató de no legitimar nada a la contra. Si te miras en el abismo, el abismo termina mirándose en ti. Lo que niegas te posee. Lo que odias te esclaviza, lo que amas e íntegras aún desde la educación de tus fobias te lo liberas. Continua

Imagen de Anónimo

A diferencia de lo que se ha dicho por ahí que la crítica es un simulacro para enviar un mensaje positivo. Yo les creo. La entrevista me parece clara, cada cual haciendo lo que puede con lo que sabe y eso debe valorarse. Luego hay quien prefiere el pescado frito. Los dulces solo producen caries si no te lavas los dientes, y si antes de hablar no vamos periódicamente al dentista, a revisarnos los Piños. Al final se te caerán las teclas del piano y se desafinara como siempre. Las jodiéndas entre los plásticos son históricas. Ají pica cuando ají se come.  Continua

Imagen de Anónimo

Y por lo que sé, específicamente a él le va muy bien y no vive en Miami con los muertos de hambre y resentidos de aquí. Europa es otra cosa, para bien y para mal. Allí si no puedes pasarte la vida hablando de Cuba para que te hagan caso como aquí. Hoy antes de escribir esto busque y encontré una Wikipedia de él que hay por ahí y el hombre se ha quemado las pestañas. Quería postearla aquí pero ahora no la encuentro, intentando distinguir.No sé si son obras viejas o no. Supongo que alguna habrá, por ejemplo las de Tomas Esson, que ya las había visto por ahí, pero el resto, creo que no. Si mal no he entendido por lo que he leído, que muchas fueron hechas a propósito para la muestra y en el arte que se ve en las obras. Distinto discurso me sorprendió que no hay dolor en ellas. Ni gota de resentimiento ni siquiera revancha. Y eso lo valoro mucho. No se puede negar el alto nivel de la factura y el oficio en todas ellas. Son grandes pintores. Continua

Imagen de Anónimo

Él no pertenecía a ninguna piñita de esas. Más bien se endureció recibiendo palos solos. Él no fue Carlos Varela que nos engañó a todos. Recordar que él fue más conocido allá como músico que como artista plástico, aunque paso por el grupo "Realismo Interno", por Galería de Calzada, y por un sinfín de proyectos desde la Galería de la Lisa mismo catálogo con un texto de Soledad Cruz, su "Frágil Percepción" en la antigua "Casa del Joven Creador", la UPEC de la mano de Gustavo Du Bouchet o el mítico taller de Manero. Corrían mediado de los 80, mucho antes del "Objeto Esculturado" y el "Castillo de la Fuerza", donde fue excluido sistemáticamente. Más bien nucleó sus fuerza alrededor de G y 23 o Artes Decorativas otros desheredados que al final unos terminaron presos y el resto largándose, luego que Nestor Almendros exhibiera su clip "La Coraza para andar en Cuba" filmada por otro fundador de ArDe, Ricardo Vega y con música suya. No generalicemos porque no todos los que están son todos los que son.  Continuo

Imagen de Anónimo

Lo nuevo y lo viejo son conceptos periclitos, "nihil nove sub sole", per artibus non mutatis. Hasta donde yo sé Adrián no tiene nada que agradecerle al ministerio de cultura y por el contrario, su exilio terminó incluso con una carta a Armando Hart por entonces ministro, que concluía condenándose al ostracismo más absoluto, suerte que se pudo ir, eso fue la comidilla por los pasillo de la Asociación Hermanos Saiz por muchos meses. Una funcionaria amiga mía muy joven Margarita Masiñeiras le tiro un cabo con el trámite, casi montado como un destierro. Luego de estar censurado en todos los teatros y galerías de la Habana. Yo era amigo suyo, confió lo siga siendo. Creer que está perdido es no conocerlo. Es de las personas más claras que he conocido en mi vida y créanme no tengo pocos años como ustedes. Yo personalmente vi hablar al historiador del arte que por entonces llevaba la Galería de la Lisa, Fernandez Seoane en la parada de autobús de 23 y 10, donde coincidimos, delante mío sobre la circular del partido que habían enviado a todos los espacios prohibiéndole.  Continuo

Imagen de JC

nada nuevo despues de mas de 20 anyos en el cotorreado exilio. coincido con el anonimo que dice que es un "arroz con mango"  la curadoria si se le puede llamar asi a eso. creo sin equivocarme que esas son obras propiedad  del coleccionista/abogado, porque de los que si es cierto esas piezas ya son algo viejitas. de la entrevita que se puede decir pura retorica, lloradera y la acotumbrada metatranca por lo que pudo ser y nunca fue, da verguenza que aun a estas alturas del partido aun esten quejandose del Ministerio de Cultura y las Instituciones que en su momento les sirvieron de plataforma para darse a conocer. mi consejo Trabajen y no lloren que la unica forma de ser reconocidos mas alla de la Miami-Cuban community es trabajar sin descanso y tratar de aportar algo nuevo a su nuevo entorno cultural

Imagen de Anónimo

Ni envidia ni pescado frito mi amigo, sentido común. La crítica es un simulacro que da la vueltas para al final darnos un "mensaje positivo". A lo dicho, sin edulcorantes, sin corrección falsa. Lo de cubano contra cubano es casi lastimero, una queja a la que se echa mano frecuentemente cuando se quiere neutralizar al otro, tonterías que surgen, en el caso de los artistas, por protección y cuidado de su imagen que han convertido en si mismos. Veamos entonces que produce algo, los dulces, caries y vanidades, o el sarcasmo amargo imposible de tragar. Así, si me dijeran lo dicho pues, después de estar rumiando sin tragar unos dias y si aún estoy a tiempo, escupiria lo que traigo y trataría de reformularme y ser salvo.

Imagen de Anónimo

Maravillosa entrevista, de esas que crean integridad de verdad. Y uno siente cirta envidia entre los creadores de otros países latinoamericanos no se notan colectivos así que de pronto asuman esa responsabilidad colectiva y el deseo de parir proyectos de beneficio conjunto, como alianzas para un progreso común y una cultura nutricia,  al servicio de la comunidad. La historia del arte así, resulta una estupidez si se discursa solo a través de las patologías del ego. A ver si se cura usted de una vez, que así nunca le van a incluir en algo así y luego dirá que ni ganas. Claro que va a decir. Las uvas están verdes

Imagen de Anónimo

Para el anónimo del día 16, precisamente eso dicen arriba en la entrevista, cubanos contra cubanos, resongando por los rincones además sin dar la cara, repletos de envidia, resentimiento y una soberana tontería. Además si aportase algún argumento que fuese mínimamente costatable pero no, en cambio mera opinión prescindible del tres al cuarto, que lo que da es vergüenza ajena. Le digo a todos los implicados que no se lo toméis en cuenta. Sólo son prescindibles manías de Troll. Desacreditar, socavar o blasfemar sin sentido, contra todo lo que él/ella mismo no puede lograr, simil del cuento de "la zorra y las uvas" de Esopo. Si no puedo alcanzar las uvas entonces es que están verdes. Vaya peste psíquica. Cuando celebrando incluso desde la critica, invariablemente conseguirían mucho más como individuos, etnia y nación. Debería darles vergüenza haber convertido ese país maravilloso en lo que es hoy gracias a esto. Una estupidez avasalladora irremisiblemente ligada a los procesos de "normosis" e "indefensión aprendida". Dice un viejo proverbio: "El sabio hace, el tonto se pone trabas a sí mismo". (Cont).