Lunes, 18 de Diciembre de 2017
09:34 CET.
Conciertos

El bolero en el corazón de Mayte Martín

Dice un refrán que las segundas partes nunca fueron buenas, pero hay excepciones que dejan sentimientos memorables. Fue el caso de la segunda presentación de Mayte Martín en el Teatro Mella, la noche del 17 de octubre; la última en los escenarios del Festival Las Voces Humanas.

Cosas de dos resultó un concierto apasionante, exclusivo, en el que Martín puso voz a un género que nació en Cuba, pero del que la española se enamoró de muy joven, siendo una ferviente admiradora del bolerista Antonio Machín.

Sentada, con traje oscuro y gran sencillez, Martín hizo gala de un potente timbre, a ratos  desgarrador, con pleno dominio para modular notas muy altas y transitar hacia susurros de ternura.

La pianista cubana Nelsa Baró, Gabriel Graells (violín), Guillermo Prats (contrabajo), Chico Fargas y Vicens Soler (percusión), acompañaron a Martín con un sonido de indiscutible calidad, donde los arreglos prodigan ese aire de intimidad que se necesita para escuchar y sentir el bolero. Complicidad que despertó con antiguos temas de compositores cubanos y mexicanos, como "Espérame en el cielo", de Francisco López Vidal; "No, Corazón loco", "No sé tú", "Hecha a la medida", "Me perdonas", de Armando Manzanero, "Somos", de Mario Clavell; "Sabrá Dios", de Álvaro Carrillo; "Verdad amarga", de Consuelo Velázquez; y "Mar y cielo", de Julio Rodríguez.

Uno de sus temas más queridos fue "En un rincón del alma", del argentino Alberto Cortéz. De sus coterráneos Manuel Alejandro, Paco Martín, y José María Cano, se escucharon, respectivamente, "Si a veces hablo de ti", "Por si te quedas", y "Lía".

La trascendente obra musical de la cantautora Marta Valdés —quien se encontraba en la sala—, creo una atmósfera especial cuando Martín cantó "Hacia dónde", y "Palabras",expresándole de esa forma su amor incondicional, mientras todos se ponían de pie con largas ovaciones.

El tema "Piensa en mí", de Agustín Lara, que antes fuera descartado por la cantante, tuvo a bien dejarlo como sorpresa, luego de que los asistentes solicitaran más canciones. Se despidió con la alegría de "Piel canela (Me importas tú)", compuesto por José Barros.

Una lluvia de aplausos interminables, gritos de bravo, piropos, pedidos de canciones, emocionaron a la cantante que al dirigirse al público, expresó: "cualquier cosa que diga se me quedará pequeña con la tierra que parieron estos boleros". Agregó, además, no haber sentido nunca antes una emoción como la de esta noche con los cubanos. Y que espera no pasen otros 50 años para su regreso.

A esta enorme intérprete el bolero le ha robado el corazón. Su fonograma Free boleros, de 1996, fue un trabajo conjunto con el pianista de jazz Teté Monteliú, que surgió de varias colaboraciones de espectáculos en directo. Cosas de dos estuvo igualmente dedicado a este género musical.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.