Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Artes visuales

Marius Jovaiša descubre la Isla

El Centro Cultural Cubano de Nueva York presenta hoy un libro singular. Se titula Unseen Cuba (La Cuba nunca vista) y es una colección de 400 fotografías aéreas tomadas por el artista lituano Marius Jovaiša.

Cuba es una isla pródiga cuando se trata de nombrar a sus descubridores: Colón, Humboldt,  Fernando Ortiz y hasta Oscar D'León han sido acusados del mismo pecado desvelador en diferentes momentos de nuestra historia. Marius Jovaiša no merece una acusación tan obvia, porque su "descubrimiento" radica principalmente en la originalidad, en haber visto lo que todos miraban sin ver.

Su libro, de exquisita factura, es el resultado de cinco años de trabajo. Su narración de las peripecias que el libro supuso bastaría para admirarlo. Su paciencia para lidiar con la burocracia y la cleptocracia  cubanas merecen una canonización instantánea. Pero su talento como fotógrafo aéreo es más interesante que su posible ascenso a los altares.

La sorpresa primera es ver, guiados por el lente del artista, a Cuba desde el aire, una visión que normalmente representa la antesala de la curiosidad turística o la desenfrenada partida. Esa fugacidad de preludios y partidas es la que ha escogido Jovaiša para quedarse en la Isla, para quedarse con la Isla.

Desde la altura, Jovaiša nos libera de las postales esclerosadas de esquinas coloniales y máquinas fabulosas del Detroit de los 50, de jineteras ávidas y malecones del poniente. Jovaiša muestra otra Cuba desde un lugar adonde no llegan los olores albañales ni el sonido gastado de sones de entremés. En su libro el Morro parece seguir siendo la primera línea de defensa de La Habana y el mar es la mar océana que vieron los azorados ojos del Almirante.

La idea básica del libro es retratar a Cuba desde el aire. Esa es la clave de su originalidad, desde allí Jovaiša nos muestra una Cuba nunca antes vista. Cuanto más familiarizado está el lector-observador con los paisajes que retrata Jovaiša, más sorprendido quedará con su libro.

Pero la obra de Jovaiša es mucho más que la simple idea de tomar fotos desde la impoluta esterilidad de un cielo machaconamente azul. Su lente metamorfosea los mogotes en esbeltos caprichos, en sus fotos las calles de Baracoa se arrebañan para saltar al mar como cabras suicidas, el Valle de los Ingenios se vuelve un coto de unicornios. Cada fotografía parece el resultado de una estética labrada con el solo propósito de producir una imagen.

No es una exageración: Jovaiša tomó 50.000 fotos para lograr las 400 que ha reunido en su libro. Cada fotografía impresa es el resultado de más de mil intentos. La perfección del resultado denuncia el infinito esfuerzo, mientras que su frescura parece negarlo.

Jovaiša viene a recordarnos que aún es posible ver a Cuba con otros ojos, que realmente aguardan perspectivas nunca intentadas, que en esa Isla queda cierta belleza oculta en los lugares que creíamos estar cansados de ver…  Los cubanos deberíamos agradecerle esa operación de rescate y salvamento, ese deseo y esa capacidad de ver con otros ojos.


Unseen Cuba, presentación organizada por el Centro Cultural Cubano de Nueva York.
John Jay College, 524 West 59th Street, entre 10th Ave. y 11th Ave., Lobby, Screening Room L-63, Nueva York.

Sábado 17 de octubre, 6:00 p.m.

Entrada gratis

RSVP: cccofny@aol.com

Cuba desde el cielo

El fotógrafo lituano Marius Jovaiša publica 'Unseen Cuba', un libro con más de 300 fotos aéreas de la Isla.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

La verdad es que es toda una obra de arte.  Muestro lo hermoso, lo marivilloso de Cuba, incluyendo la típica arquitectura de sus pueblo y ciudades, además de sus bellezas naturales.  En fin, algo que abrirá los ojos de muchos cubanos y, quizá,  los llevará a apreciar su herencia cultural hispana, aunque sea un poco. Pero lo dudo. Lo hermoso acá nadie lo comenta y a pocos cubiches les importa.