Lunes, 18 de Diciembre de 2017
09:34 CET.
Conciertos

Jaramar: noche lírica y un viaje

Entre la pena y el gozo, fue la travesía del amor en la voz de la cantante mexicana Jaramar, que se lució anoche en el capitalino Teatro Mella, en otra función del Festival Les Voix Humaines.

Nacida en Ciudad de México, interprete y compositora, Jaramar también cultiva el dibujo, la pintura y la escultura. Estudió diseño textil en Italia y Francia, y ha trabajado en escenarios como el Theatre de Los Ángeles, el Center Museum de Chicago, y el Chassé Theater de Holanda. Entre su discografía se encuentran los títulos Lenguas, A flor de tierra, Journey, Duerme por la noche oscura, Que mis labios te nombren, y el más reciente Fiestas privadas, de 2011.

La mexicana posee una voz de ricas tonalidades, capaz de hacer variados melismas. Y danza mientras canta. Habló de su viaje de 20 años por la música, donde ha podido expresarse y ser ella misma. Asimismo del otro viaje, el de la canciones por la geografía y el tiempo, destacando su afán por rescatar canciones de hace 500 y 700 años, que pueden ser moldeables, transformables, por su contenido poético. Todas ellas integran su disco Entre la Pena y el Gozo, de 1992. Jaramar y su grupo han hecho arreglos para estos cantos con instrumentos modernos.

Cantos del México virreinal, de la Europa Medieval, y judíos sefardíes, con una lírica y melodía de gran belleza, que narran las peripecias del amor, lo mismo en la tristeza, que en sus vertientes picarescas, como el que trata de dos mujeres que tratan de seducir a un clérigo. Otras hablan de los efectos malévolos que produce la pasión amorosa. Contrariedades, amores no correspondidos. Algunos de estos textos fueron compuestos por mujeres, y han logrado sobrevivir a pesar de los siglos transcurridos.

Se escucharon cantigas de alabanza a la Virgen María, de Alfonso X El Sabio, del siglo XIII. Los anónimos sefaradíes "La Serena", "A la una yo nazí", y "Por amar a una doncella". El anónimo francés del siglo XVII "Soufres maris". De Florencia Pinar y Alfredo Sánchez, "Mañas del amor". Letras de Luis de Góngora, con música de Paco Ibañez. Y el poema de Sor Juana Inés de la Cruz "Fantasía". Algunos de los temas fueron cantados en lengua provenzal.

Hacia el final, tras largas ovaciones, y a petición del público, la cantante interpretó los temas "Ay amor", de Bola de Nieve, y "Llorona" de Chavela Vargas.

En el concierto, de apenas hora y media, los asistentes disfrutaron de una voz excepcional, del carisma interpretativo y la danza, pero sobre todo, de una lírica de siglos atrás con aires modernos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.