Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Historia

Un libro muestra la influencia de Cuba en la vida de Churchill

Archivado en

El viaje de Winston Churchill a Cuba en 1895 fue más formativo de lo que se había creído según un nuevo libro, que dice que fue en Cuba donde el joven oficial de 20 años descubrió su temple guerrero y su propio sentido de grandeza, informa Reuters.

En Churchill Comes of Age: Cuba 1895, el autor Hal Klepak indaga en la manifestación de muchas de las cualidades que distinguirían a Churchill en sus 18 días en Cuba, donde fue enviado por el ejército británico para observar el conflicto que enfrentaba a la España colonial contra los independentistas cubanos.

La historia anterior sostiene que Churchill observó combates en Cuba y descubrió la siesta, que luego le ayudaría como primer ministro británico a mantenerse activo durante las largas horas de la Segunda Guerra Mundial.

Pero Klepak, un exoficial del ejército canadiense, sostiene que trabajos anteriores descuidaron la influencia de la aventura cubana, incluyendo los varios de meses de preparación para llegar a su misión.

En Cuba se inició como corresponsal de guerra, analista político, estratega y enlace con un ejército extranjero, todo por primera vez. Sus escritos comenzaron a mostrar su distintivo sentido del humor y descubrió el ron y la calidad de los cigarros cubanos.

Inspirado en las observaciones de la historiadora cubana Lourdes Méndez, Klepak piensa que ha sido el primero en examinar y contrastar los archivos cubanos, británicos y españoles, descubriendo, por ejemplo, que Churchill fue testigo del ataque de dos líderes de la independencia de Cuba contra España: Antonio Maceo y Máximo Gómez.

"Muy rápidamente, al mirarlo desde una perspectiva histórica, era bastante obvio que se trataba de una historia sorprendente, la cual por alguna razón no se había comentado nunca", dijo Klepak.

Tras graduarse en la academia militar Sandhurst, el teniente segundo quería desesperadamente una guerra para poner a prueba su valor y hacerse de un nombre. Churchill, cuyo padre acababa de morir, informó a su madre de sus planes para ir a la Isla, más que pedir su permiso.

Ahí pasó la prueba, sin retroceder cuando las columnas españolas a las que acompañaba fueron atacadas por las tropas independentistas.

"Fue su bautismo de fuego y también coincidió con su vigésimo primer cumpleaños", dijo Klepak. "Literalmente llegó a la mayoría de edad y en una decena de aspectos también llegó a la mayoría de edad".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Joshua Ramir

'' y la calidad de los cigarros cubanos''de los tabacos o del tabaco

Imagen de Anónimo

Cuba el ombligo del mundo     En estudios relizados se han encontrado "PRUEVAS DEFINITORIAS DE ADN"   que  demuestran que CUBA  fué "VISITADA  POR  LOS EXTRATERRESTRES"  y   que ANTONIO MACÉO  LLEGÓ  A  GENERAL    POR  LOS CONOCIMIENTOS MILITARES  QUE  CHURCHILL  LE  ENSEÑÓ  y   por  eso es LA GRAN AMISTAD ENTRE LOS  dos "pueblos hermanos" y BLA BLA BLA. . . Lo mejor de Cuba es "LA CANTIDADES DE MENTIRAS QUE FABRÍCA Y APOYA"    

Imagen de Anónimo

Así q Churchill conoció de cerca el conflicto cubano de la época y la flema no le dio por solidarizarse con quienes se batían por libertad, abolición de esclavitud e independencia política, como si fue el caso del polaco Carlos Rolof, de Henry Reeve "el Inglesito", de los venezolanos Marcano, del propio Gomez, y unos cuantos varones más. Se me encogió un poco el Winston. Y qué certeza habrá de q "no retrocedió" si en 18 días de visita pudo probar un ataque de negros en machete y sin encadenar. Tuvo suerte de no tropezarse con Elpidio Valdez. Cabrón.

Imagen de Anónimo

Yo no sé si Cuba influyó en Churchill, lo que sí sé es que el régimen castrista ha hecho de Klepak un incondicional de su sistema. Desde hace años a ese canadiense los Castro le abrieron las puertas del país, y él enconsecuencia les ha sido fiel.

Imagen de Anónimo

Oh my dear friendly enemy!. Asi dice Orestes Ferrara que le dijo Churchill en una fiesta muchos annos despues en Londres. Las anecdotas de estos dos caballeros son historicas.