Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Conciertos

La cantante Dulce Pontes enamora a los cubanos con un espectáculo memorable

A teatro lleno, la cantante portuguesa Dulce Pontes estremeció al público la noche del pasado 11 de octubre en el teatro Mella, con su espectáculo Peregrinación, dentro del Festival de Las Voces Humanas.

"La voz de Portugal", como se le ha distinguido, nació en Lisboa hace 46 años, y tiene 20 de trayectoria artística. Estudió piano y danza contemporánea; además de actuar en su juventud en comedias musicales como actriz y bailarina. Su participación en espectáculos televisivos y festivales de la canción, contribuyeron a su posterior desarrollo como artista integral. Posee una extensa discografía, con fonogramas como Lágrimas (1993), y Focus (2003), en colaboración con el músico italiano Ennio Morricone. Además de numerosos géneros musicales, ha cultivado el fado en todas sus vertientes, renovándolo con el uso de instrumentos modernos. Asimismo, fados de siglos anteriores forman parte de su repertorio.

La fadista Pontes vino acompañada de su grupo, integrado por Fernando Silva (guitarra portuguesa), Amadeu Magalháes (cavaquinho, mandolina, gaita de foles y flautas), Davide Zacacaria (violoncello), Daniel Casares (guitarra), Juan Carlos Cambas (piano), Antonio Pinheiro Da silva (técnico).Y como invitado, el percusionista cubano Ruy López-Nussa.

Pontes es una mujer muy apasionada en escena, sus excelsas dotes le permiten incursionar en varios registros con una transición sorprendente; se mueve del soprano al contralto sin la menor dificultad, logrando unos pianíssimos fascinantes. Sin zapatos, con el pelo suelto, un largo vestido color marrón rozando el suelo y chal del mismo tono, nos ofreció lo mejor de la música de su país y temas de la música universal.

Pontes comenzó la primera parte de Peregrinación tocando el piano y cantando de espaldas "Ondeia y Un" de su propia autoría. No hacía falta verle el rostro, con una potente voz de soprano se encargó de trasmitir el sentimiento desgarrador que tienen esos fados cargados de nostalgia y tristeza.

Se la escuchó en la "Bohéme" de Charles Aznavour, "Nada te turbe", de Santa Teresa de Ávila, y "Senhhora do Almortáo", del folklore tradicional portugués.

Pontes, con un dominio absoluto, trasmutó con facilidad al canto alegre y a la danza amarrándose el vestido con el chal, bailando con los pies desnudos, haciendo movimientos giratorios con las caderas y levantando los brazos. Cantó el fado bailable de ritmo y colorido tradicional, "Bailados do Minho", compuesto por ella y Artur Paredes.

Memorables fueron también sus interpretaciones de "Alfonsina y el mar", del pianista argentino Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna; "Meu amor sem Aranjuez", de Joaquín Rodrigo; y "Soy un circo", el homenaje a Horacio Ferrer y a Hector Stamponi donde despliega su faceta dramática-musical. Luego, Pontes se remontó al siglo XIII con "Mar de Vigo", del trovador Martin Cobax, con un timbre que bien podía confundirse con el gorjeo de un pájaro.

De pie con largas ovaciones, gritos de bravo, palmadas con ritmos, coro de melodías, fueron los agradecimientos del público a esta artista portuguesa, demostrando una vez más que los cubanos están abiertos a la cultura universal, no importa de donde venga.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

  Miami es un campo,  un pantano,  sacan pecho con Cuba, carece con Las Vegas, Londres,  París,  Viena y no sois nada, como no han visto mundo se creen en el paraíso,  pobres infelices.

Imagen de Anónimo

anonimo 10,33  yo no voy a criticar o no como el anterior,(correctamente por su parte)  pero si decirte, amigo, que eres un ignorante o un manipulador, allá tú lo que seas.  Respetando la actuacion de Dulce Pontes no faltaba más, la Habana al lado de Miami en representanciones y manifestaciones artísticas, culturales, etc es como comparar  a Dios con la Virgen de Apañapalucos. Precisamente por eso cualquier manifestacion o novedad cultural en la Habana se le da una tremenda importancia, precisamente por falta de ellas, no por exceso y abundancia..y fin del comentario . Entre otras cosas en la Habana ni se cuenta con la libertad intrinseca para tantas formas de arte y algo primordial ni siquiera hay dolares o euros suficientes para compensar unos mínimos gastos a cualquier artista. Hay que tener dinero hasta para eso y la divisa cubana está para otras cosas y no precisametne para la cultura ni para el bienestar de ese pobre y sufrido pueblo habanero

Imagen de Anónimo

Ano de las 10:33 pm. Mira que eres comemierda. Qué tiene que ver Miami en esto. Miami es una ciudad moderna cuya cultura es altísima y tienes allí lo que no se ve en ninguna otra parte del mundo, desde ballet a ópera, festivales de cine, de teatro, de música, ferias del libro. Galerías de arte. Museos con obras que ya quisiera cualquier ciudad cubana. Universidades. De todo. Vaya manera de tergiversar la suya. De hablar KK desde la UCI para que no adviertan que, en su corazoncito, está enloquecida por venir a Miami, no a la culta, sino para comprarse los trapitos que no tiene. Lávese su cochina boca antes de hablar de una ciudad tan pujante, desarrollada, vibrante. Los cubanos que viven en ella son de Cuba, solo que sacrificaron su amor a la patria, en manos de una dictadura, por la libertad. Déjese de ser tan cretino. Ah, no vivo en Miami, pero es una ciudad que visito con frecuencia, pues tengo algunos familiares y amigos valiosos que la habitan.

Imagen de Anónimo

"demostrando una vez más que los cubanos están abiertos a la cultura universal, no importa de donde venga."Muy cierto.  Ahora los cubanos de Miami que quieran ver algo bueno, tendrán que viajar a La Habana. Aunque, para decir verdad,  a los cubanos de Miami no se les conoce por su interés en las cosas del alma, como la música y el arte en general.  Yo amo el fado y Dulce Pontes, al igual que Ana Moura y otras y otros son magníficos intérpretes de ese género. Claro, la inolvidable Amalia Rodrigues lo llevó al mundo  entero y fué su más famosa intérprete durante muchas décadas. El alma vibra cuando escucha un fado.