Lunes, 11 de Diciembre de 2017
19:42 CET.
Conciertos

Dominic Miller en la Fábrica: sin protagonismo

Dominic Miller, guitarrista, compositor y productor musical, se presentó en una única actuación, la noche del 8 de octubre, en la Fábrica de Arte Cubano, sita en 13 y 11, en El Vedado. El acontecimiento se inscribe dentro de las actividades por la Semana de la Cultura Británica que se está llevando a cabo en La Habana.

El artista de 55 años, nacido en argentina, se trasladó con sus padres, también músicos, a los Estados Unidos, donde realizó sus estudios, para un posterior desarrollo de su carrera en Inglaterra.

Popular en los escenarios internacionales por su colaboración con artistas como Luciano Pavarotti, Charly García, Mercedes Sosa, Bryan Adams, Phill Collins, y en especial el inglés Sting, que califica como su "hermano mayor", con quien ha grabado la mayoría de sus discos, realizado la coautoría de canciones, además de conciertos y giras, expresó sentirse muy bien al actuar para los cubanos.

Miller ofreció algunos temas de su propia autoría, además de las versiones acústicas de "Fields of Gold", de Sting, y "A day in the Life", compuesta por John Lennon para el disco Sargent Pepper.

En el escenario se unió luego la banda de Manolito Simonet y su trabuco, para hacer números de su recite Made in Cuba. Simonet y Miller se conocieron hace cinco años en Alemania en una improvisación, estableciendo una empatía musical a pesar de tocar géneros tan diferentes.

Estuvieron invitados también el trompetista de Habana D´primera, Alexander Abreu, autor de "Me dicen Cuba", el tresero Pancho Amat, y el cantante y guitarrista Ernesto Blanco. Se notó la ausencia de X Alfonso y Síntesis, que no acudieron al espectáculo.

La idea de la descarga con los músicos cubanos no resultó del todo fallida, pero se sintió un desequilibrio notable, que dejó hacer demasiados números a los cubanos, y trajo un ridículo cierre con el tema "En la Habana hay una pila de locos", con el cantante de Simonet, como si se tratara de un espectáculo salsero en La Tropical. Quizás no fue necesario incluir a Alexander Abreu, que aunque es un virtuoso en su instrumento, la estridencia de la trompeta llegó a ser molesta en un local tan pequeño. De igual manera, sobró el rockero Ernesto Blanco.

Aunque la FAC se ha convertido en sitio de moda, repleto de personas que solo van de pasarela, otra gente se mostró ávida por escuchar más del toque singular de Miller, con un refinado estilo que recrea la armonía que lo caracteriza. Se quedaron con ganas, al percatarse de que el intérprete cedió el protagonismo a los artistas nacionales, quizás pensando que los cubanos, bailadores por naturaleza, solo desean mover el cuerpo y no están preparados para escuchar otro tipo de música.

Ojalá no vuelva a suceder "un concierto que no fue", cuando arriben otros intérpretes a nuestra Isla para seguir enriqueciéndonos con el panorama de la música internacional.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

"sita en 13 y 11"...debería de ser "sita en calle 26 esquina 13"...pequeño gazapito.KT