Lunes, 18 de Diciembre de 2017
12:04 CET.
Espectáculos

La Peña de Carlos Ruiz de la Tejera: un homenaje perenne

La Peña de Carlos Ruiz de la Tejera se realizó el pasado sábado 29 de agosto en la galería Carmen Montilla, en el casco histórico de la Habana Vieja. Conducida por el director artístico y cantautor Enriquito Núñez Rodríguez, rememoró sus más de 30 años de existencia en un ámbito dedicado a enaltecer la espiritualidad y la excelencia artística, que a su vez sirvió para lanzar a varios artistas que iniciaban su carrera.

De la Tejera, actor versátil, fue poseedor de un carisma especial, y de una fealdad que supo explotar en función de lo cómico. Formó parte del Grupo Teatro Estudio, que dirigió Raquel Revuelta, desarrollando un repertorio de teatro con obras de dramaturgos tan importantes como Antón Chéjov y Bertolt Bretch. Además trabajó en cine, radio y televisión, disfrutando por décadas de la preferencia del público. El maestro del humor satírico provocaba la carcajada sana y reflexiva, impregnada de lo criollo, pero con altos valores universales. Con su erudición y estudio constante, dejó un legado de enseñanzas para la hornada de humoristas cubanos que le precedieron.

Cantos de Amor y Vida, junto el trovador Jesús del Valle (Tatica), fue un recital de poemas, canciones y humor que llevaron con éxito a escenarios nacionales e internacionales y que también funcionó en la Peña.

El espectáculo abrió con la voz inconfundible del propio actor, en una grabación de su CD Carlos Ruiz de la Tejera en vivo, con el poema "Gente", del argentino Hamlet Lima Quintana. También se escucharon los monólogos "El Camello", de Antonio Berazaín, y la canción de la Ópera-son de Alejandro García Virulo, "El niño Caníbal".

A modo de recordatorio, Tatica interpretó poemas y canciones, como "Amor mío no te vayas", de Sara González, el tema de amor de Pablo Milanés "Comienzo y final de una verde mañana", "Hagamos un trato", de Mario Benedetti, "Qué hago con la canción", de Pedro Romero, y "Smile" de Charles Chaplin.

Entre los invitados estuvieron La camerata Habana Martin, bajo la dirección de la pianista Ana Martin, que nos regaló los sones instrumentales "Camagüey", "A mi padre querido", y un hermoso arreglo de "Te perdono", de Noel Nicola, junto a Jesús del Valle. Los solistas de la agrupación, Omar Amed y Niurka Ribaux, cantaron "Unicornio", de Silvio Rodríguez, y "A tu regreso". La actriz Georgina Almanza recitó "Yo me acostumbro", de Mirta Aguirre, el joven humorista Kike Quiñones hizo reír con monólogos de su autoría, y el poema de Arturo Liendo Lazcano "Igual que el niño Valdés", que solía declamar el acuarelista de la poesía antillana Luis Carbonell.

Se contaron anécdotas alusivas al fallecido de la Tejera, terminando con la canción de Alberto Cortés y Facundo Cabral "Está la puerta abierta", y el "Homenaje a la vida", de Madre Teresa de Calcuta, que provocó lágrimas y emoción por parte del público asistente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Carlos Luis de la Tejera, un tipo humilde y genial, nunca se dió aires de nada como otros por ahí, que no los conoce ni su madre,  y se creen el ombligo del mundo. Un gran actor, amigo de su pueblo, popular, polifacético y sin complejos. Un hombre único en su género y totalmente singular.

Imagen de Anónimo

Instalen la maquina de coca cola en dolares en el napolionico, porque en vida él tenia un chiste de que a estas alturas la cocacola se pagaría en rublos. Da vergüenza que con tantas cosas a publicar y debatir el DDC lleve ya dos o más artículos dedicados a este pendejo.  Cuantos santiaguitos felius más.... basta de rendir más pleitesia ..basta al síndrome de Estocolmo!!!

Imagen de Anónimo

Nunca olvido el dia que conoci a Carlos, en Rancho Club de Santiago de Cuba en los 60, un cuento hilarante y caricaturizado que me hizo de un hombre que, porque tenía la boca virada, no podia soplar para apagar una vela.El Placitero