Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Arquitectura

Bajo la luz

A 50 años de su fallecimiento —27 de agosto de 1965, Provenza, Costa Azul, Francia— es bueno recordar a uno de los grandes de la arquitectura del pasado siglo, el francosuizo Charles Édouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Corbusier, variación humorística del apellido de su abuelo materno Lecorbésier (cuervo).

Le Corbusier fue un creador surgido entre dos guerras mundiales. Fundador, a la par de Frank Lloyd Wright, Walter Gropius, Álvaro Aalto y Ludwig Mies van der Rohe del Movimiento Moderno en la arquitectura —uno de los más influyentes del siglo XX—, fue precursor del brutalismo, estilo arquitectónico que tuvo su auge entre las décadas del 50-70 del pasado siglo, inspirado en el término hormigón crudo (béton brut) usado por Le Corbusier para describir su elección de materiales.

Teórico de la máquina de habitar o la nueva manera de construir edificios de viviendas (viviendas en serie), cuyo paradigma internacional sigue siendo La Villa Saboya (Poissy, París, 1929), obra que expresa los llamados Cinco Puntos para una nueva arquitectura:

1.- Edificio que descansa sobre pilotis (columnas) en planta baja, dejando la superficie en su mayoría libre para permitir que el paisaje quede autónomo del edificio.

2.- Cubierta plana sobre la que se sitúa un jardín.

3.- Espacio interior libre, debido a la estructura basada en pilotis y tabiques.

4.- Fachada libre de elementos estructurales, de forma que pueda diseñarse sin condicionantes.

5.- Grandes ventanas alargada en las fachadas para conseguir una profusa iluminación natural en el interior.

Le Corbusier postula así la sencillez y la abstracción, un espíritu nuevo "de construcción y síntesis guiado por una concepción clara". Un futuro con luz del sol, aire fresco y zonas verdes para los habitantes de la ciudad. Intentos en este sentido lo constituyen los planes de viviendas públicas en Gran Bretaña y México, el West Alton Estate en Roehampton (1958) y el conjunto urbano Nonoalco-Tlatelolco (1958-62), en Ciudad México: gigantes bloques de hormigón y grandes espacios ajardinados, poderosa visión de la ciudad en la inmediata posguerra: lugares limpios, modernos apartamentos. Para Le Corbusier representaban el "ideal de la libertad personal" al proporcionar medios eficaces para las comunicaciones, una gran cantidad de zonas verdes y un mejor acceso al sol al rediseñar el tráfico urbano. Aquí la vivienda se concibe como objeto que se posa sobre el paisaje, siendo autónomo del mismo el movimiento de los coches para entrar, y las funciones de la vida diaria en ella se vuelven fundamentales.

La Carta de Atenas

Manifiesto urbanístico redactado en el IV Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (CIAM), celebrado en 1933 a bordo del Patris II, en la ruta Marsella-Atenas-Marsella, la Carta de Atenas es uno de los textos teóricos destacados de Le Corbusier, entre otros. En ella se expresa, en materia de habitación: Que los barrios de vivienda ocupen en lo sucesivo, en el espacio urbano, los mejores emplazamientos, aprovechándose la topográfica, tomando en cuenta el clima, la luz solar más favorable y las superficies verdes que sean posibles. Que la elección de las zonas de vivienda venga dictada por razones higiénicas. Que se impongan densidades razonables, según las formas de viviendas impuestas por la naturaleza misma del terreno. Que se prohíba el alineamiento de viviendas a lo largo de las vías de comunicación. Que se tomen en cuenta los recursos de la técnica moderna para levantar construcciones altas y que construidas a gran distancia unas de otras liberen el suelo en favor de grandes superficies verdes. Estos preceptos tuvieron gran influencia en el diseño de Brasilia y en el desarrollo de las ciudades europeas tras la II Guerra Mundial.

Fundador de El Espíritu Nuevo (L´Espirit Nouveau), importante revista de arte francesa (1920-25),  publica en ella textos famosos como "Hacia una arquitectura", y numerosos proyectos arquitectónicos, como la casa Citrohen. En el libro El Modulor, explica su sistema de medidas basadas en las proporciones humanas: cada magnitud se relaciona con la anterior por el número áureo. Los temas del ciclo de diez conferencias dictadas en 1929 en Buenos Aires, Argentina, serían recogidos en Precisiones (1930).

Las obras

En Chandigarth, ciudad de la India que sirve de capital a los estados de Punyab y Haryana, radica la mayor concentración de las obras de Le Corbusier, quien fue el primer arquitecto de la ciudad. Su definición de la vivienda como la máquina para vivir, concepto de tipología residencial, está desarrollado por Le Corbusier con la colaboración del pintor-arquitecto Nader Afonso y es la base del conjunto de viviendas diseñadas por él en toda Europa (1947-52): la Unidad de Habitación, concepto inspirado en su proyecto de vivienda colectiva soviética del edificio Narkomfin (1932) en Ginzburg. Las Unités, diseño de ciudad utópica que se repite en cuatro edificios más con el mismo nombre y diseño similar fueron construidas en Nantes-Rezé (1955), Berlín Westend (1957), Briey (1963) y Firminy (1965). El primer y más notable de estos edificios, conocido como Ciudad Radiante, está localizado en Marsella, fue construido entre 1947-52 y es uno de los trabajos citado con frecuencia como inspirador de la filosofía y estilo arquitectónico brutalista. Las Unités fueron construcciones duramente criticadas pues, al contrario de la original, carecieron de la gran amplitud de proporciones, instalaciones comunitarias y áreas verdes. Habitada hoy por profesionales de la clase media, Ciudad Radiante es popular entre sus residentes.

El Pabellón suizo, en la Ciudad Universitaria de París (1931), el Centro de Artes Visuales Carpenter, en la Universidad de Harvard, Massachusetts, la Capilla de Nuestra Señora del Alto, en Ronchamp, Francia y el Pabellón Philips (Bruselas, 1958), son algunas obras emblemáticas de Le Corbusier, entre otras muchas, amén de sus numerosos proyectos que no llegaron a materializarse pues fue un trabajador incansable.

La única obra de Le Corbusier en América Latina es la Casa Curutchet (La Plata), vivienda familiar construida entre 1949 y 1953, devastada por un incendio en septiembre de 2004. Lucio Costa y Oscar Niemeyer, célebres arquitectos latinoamericanos y universales, se cuentan entre sus más fieles seguidores, siendo Brasilia un cálido homenaje a su pensamiento. Mientras, La ciudad blanca (Tel Aviv), centro cultural y económico de Israel, está bajo su influencia y constituye el último legado de un período dorado de la arquitectura y el urbanismo modernos.

Hoy Le Corbusier sigue siendo un mito de planificación urbana. Su Ciudad Contemporánea (1933), propuesta para tres millones de habitantes en el centro de París, donde la acción conjunta de las losas de hormigón y los pilares metálicos no pueden compararse con los muros de carga tradicionales. Hoy, cuando la arquitectura decontrustivista cierra la puerta a las mescolanzas del posmodernismo, las ideas de Le Corbusier siguen vigentes: lo material, lo funcional y lo estilístico es puesto a prueba en el trabajo con piezas prefabricadas que se combinan o moldes de hormigón que se desplazan en tecnología globalizadora que hace de la cultura de la construcción un espectáculo, que hace del edificio un objeto escultórico, un logo urbano.

Toda una poética industrialista relacionada con la chapa y el perfil de acero a los bloques deslizantes de hormigón, donde la movilidad, la carga, el desplazamiento se articulan y descoyuntan como el abatimiento de planos propios del cubismo, que gira y se traslada desarrollando o replegando el cuerpo de la construcción. Las texturas que ofrecen las superficies, todas tienen como objeto la luz.

De la ciudad como utopía, monumentalidad no para impresionar sino para provocar nuevos pensamientos y relaciones con el entorno, a la vocación escultórica de los arquitectos contemporáneos (Frank Gehry, Santiago Calatrava…), se constata tanto el desconcierto como el afán de conquistar un lugar en el escenario mediático de la arquitectura de autor. Mientras, la ciudad es implacablemente absorbida por la extensión  del urbanismo basura.

El 27 de agosto de 1965, desobedeciendo las órdenes de su médico, Le Corbusier fue a nadar, cuando pasaba vacaciones en su cabaña de Roquebrune-Cap-Martin, en el Meridiano francés. Fue encontrado muerto por unos pescadores, presumiblemente de un ataque al corazón.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Como arquitecto digo que Le Corbusier tiene mucho que ver con Cuba. La arquitectura sovietica de "bloques de viviendas" como Alamar en La Habana y tantos otros repartos por toda la isla son los hijos mal paridos de las teorias de Le Corbusier, lo mismo que el famoso prototipo de ESBECS, hoteles de hormigon armado como Pasacaballo, Hanabanilla y Zaza, y unos cuantos disparates mas producidos en serie.A Azucena Plasencia le falto enlazar su articulo con el lector promedio de este sitio y habia por donde hacerlo aunque creo que muchos hubieran saltado enseguida a decir que queria entonces "cubanizar" un tema universal.

Imagen de Anónimo

por favor un poco de luz para ambos comentarios!

Imagen de Anónimo

Azucena Plasencia, da la mismo que este al favor o en contra del regimen, siempre escribira asticulos que le interesa a muy pocas personas. No cambia.

Imagen de Anónimo

......y que tiene que ver este patriota con Cuba?........o es que me equivoqué y abrí Diario de París!!!........