Lunes, 11 de Diciembre de 2017
14:23 CET.
Artes Plásticas

Artistas guanabacoenses rinden homenaje a las ruinas de su Villa entre las ruinas de la Galería de Arte

"Guanabacoa es un lugar del que acostumbramos a hablar como algo que ya fue", dice José Alberto Ge Nueva, director de la Galería Concha Ferrán, en la inauguración de la exposición colectiva de cinco artistas plásticos del territorio, el pasado miércoles 19 de agosto. "Había una vez una Villa que fue rica. Había una vez una Villa que fue próspera. Había una vez una Villa que fue hermosa".

Palabras llenas de nostalgia por un lugar que (había una vez) fue declarado Monumento Nacional.

La inauguración, programada para el sábado 15 de agosto, tuvo que ser suspendida por lluvias, porque hace tiempo la Galería perdió su techo y aún no se sabe cuándo lo volverá a tener. A pesar de ello, especialistas culturales y artistas perseveran en su trabajo.

Chivo que rompe tambó es el título de la muestra fotográfica de los artistas Hansel Leyva, Yoel Guerra, Jorge García y Christian Erland. Imágenes de la Villa tomadas por estos fotógrafos fueron proyectadas en las paredes de la Galería con fondo musical de Bola de Nieve, otro guanabacoense, orgullo de sus coterráneos.

Ruinas, personas sentadas en el parque nocturno, escombros, el sobreviviente letrero lumínico del cine Carral, hoyos en las paredes, una guagua doblando por una céntrica esquina, el moho invadiendo los muros de una iglesia, transeúntes bajando por una calle, personajes cotidianos superpuestos a descascaradas paredes, formas humanas como fantasmas viviendo dentro de las mismas ruinas. Nada escapa a los cuatro lentes que miran su Villa poniendo vida en la destrucción.

Como parte de la muestra, la performance del artista Gabriel Estrada: Sobre una plataforma de madera, descalzo y sin camisa, el artista sostiene una piedra de unas 50 libras, rescatada de entre los escombros de lo que un día fue la afamada Escuela de Música de Guanabacoa. Luego de unos minutos, el director de la Galería sube a la plataforma y la piedra cambia de manos. Poco a poco, todos los asistentes cargan la piedra. De uno en uno, a veces de a dos, el público sostiene la piedra, que no puede tocar el suelo. Tres muchachas besan la piedra mientras se ayudan a levantarla. El resto del público aplaude cada vez.

Según declara Grettel Gutiérrez Santos en el texto del plegable que acompaña la exposición, "Chivo que rompe tambó se suma a los tantos esfuerzos de artistas guanabacoenses por salvar la Villa, y es precisamente una alerta ante el peligro de atentar contra nuestro patrimonio, no solo los que habitamos en ella, sino también un grito hacia las instituciones encargadas de su restauración".

Sin embargo, como era de esperar, no había ningún representante institucional. Nadie del Gobierno o del Poder Popular. Ni siquiera un discreto funcionario cultural del Municipio. Al parecer, ni el arte ni los gritos de socorro forman parte de su contenido de trabajo.

A pesar de ello, los artistas de Guanabacoa afirman su intención de que la última piedra de la destruida Escuela de Música sea la primera en la construcción de una Guanabacoa de la que se pueda hablar en presente… y en futuro.

Performance de Gabriel Estrada

El artista Gabriel Estrada ha rescatado una piedra de las ruinas de lo que un día fue la Escuela de Música de Guanabacoa. De mano en mano entre los asistentes a la performance, la piedra no puede tocar el piso. Un alegato en defensa de la antigua Villa de Guanabacoa, al este de La Habana, hoy en ruinas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

SOY UNA DE LAS QUE BESO A LA PIEDDRA COMO SIMBOLO DEL AMOR QUE LE TENGO AL PATRIMONIO DE GUANABACOA, AUNQUE SE ENCUENTRE EN RUINAS, LA PIEDRA ERA CIERTAMENTE PESADA, SOBRE NOSOTROS, LOS QUE LA CARGAMOS O COMPARTIMOS SU PESO RECAE CON IGUAL FUERZA LA NECESIDAD DE LUCHAR POR LA DEFENSA DE NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL TANGIBLE COMO INTANGIBLE ANTES QUE GUANABACOA SEA EN VES DE LUGAR LLENO DE MANATIALES Y RODEADO DE LOMAS UNA CIUDAD EN PELIGRO DE EXTINSIÓN CULTURAL Y SOCIAL  

Imagen de Anónimo

 Besar a una piedra es el final que todos compartimos.  Incluso aquellos que no quieren ir a cielo besaran una piedra. Nadie se escapa de ese beso, porque las piedras son la mejor reto a la vida. Las piedra son agentes de cambio y cuando las besamos lo viejo muere abriendo el camino a lo nuevo.

Imagen de Anónimo

Qué verguenza ! Es la imagen de todo un país, no solamente de Guananbacoa.