Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Artes escénicas

Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami: 30 años contra viento y marea

Del 9 al 26 de julio Miami recibió a doce compañías teatrales y danzarias procedentes de Brasil, El Salvador, España, Estados Unidos, México, Uruguay y Venezuela en el marco del XXX Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami. En esta ocasión, el evento que dirige Mario Ernesto Sánchez rindió tributo a Brasil, por lo que fueron invitadas tres agrupaciones integradas por artistas de ese país: Viver Brasil Dance Company, con sede en Los Angeles, que inauguró el evento con el espectáculo La paz trasciende; el Colectivo Artístico As Travestidas, de Fortaleza y Porto Alegre, que presentó BR-Trans, y Nettles Artists Collective, una compañía establecida en Nueva York, que trajo la obra La niña de mis ojos, en colaboración Metasocial Institute.

Como parte del homenaje al teatro brasileño, tanto el afiche general como el del Día Internacional del Niño los realizó la artista plástica brasileñoamericana Naza; además, el Premio a una vida de dedicación a las artes escénicas 2015 le fue conferido al director Antonio Filho.

Un variado programa

El Salvador estuvo representado por el grupo Teatro del Azoro de San Salvador, que llegó con Los más solos, mientras que España estuvo presente con dos propuestas procedentes de Madrid: el espectáculo didáctico-musical Zarzuela para niños, a cargo de Zarzuguiñol, y la comedia Escriba su nombre aquí, a cargo de Cuartoymitad.

Miami aportó tres montajes: Cena para seis, de Teatro Prometeo; Alguna cosita que alivie mi sufrir, de Teatro Avante, y Príncipe azul, de Adriana Barraza Black Box y Nobarte.

Desde Ciudad México llegaron los miembros de Teatro de Babel-DramaFest con Simulacro de idilio, mientras que de Montevideo, Uruguay, el grupo Complot trajo Ex-Que revienten los actores. La obra Golondrinas, del colectivo venezolanoestadounidense Sinteatro Intimus, con sede en Nueva York, también formó parte de la programación.

El festival tuvo siete sedes: Carnival Studio Theater del Adrienne Arsht Center for the Performing Arts of Miami-Dade County, Teatro Prometeo del Miami Dade College, On.Stage Black Box Theatre del Miami-Dade County Auditorium, Koubek Center Theatre del Miami Dade College, Adriana Barraza Black Box, Interamerican Campus del Miami Dade College y Community Center de Key Biscayne.

El tradicional programa educativo que se desarrolla en el marco del evento estuvo dedicado este año al tema "Paradigmas recientes en las artes escénicas latinas y latinoamericanas" e incluyó charlas de los salvadoreños Egly Larreynaga y Luis Felpeto ("El proceso de dramaturgia y la dirección teatral") y del estadounidenses David George ("Antunes Filho, Nelson Rodrigues y Toda desnudez será castigada"). También se organizaron los paneles "Perspectivas sobre el teatro latino en Estados Unidos" (con la participación de Kimberly del Busto Ramírez, William Stark, Elsa Gilmore Bennett y Jason Ramírez) y "Teatro como foro para la experiencia latina y latinoamericana" (con Teresa Marrero, Rómulo Pianacci y Beatriz J. Rizk).

En el Día de los Niños, además de la función a cargo de Zarzuguiñol, se realizaron talleres de diferentes disciplinas artísticas: canto, danza, artes plásticas y, por supuesto, teatro. Los niños no solo fueron espectadores, sino que se convirtieron en actores al crear, junto a sus profesores, trabajos cuyos resultados mostraron sobre el escenario montado en el Interamerican Campus del Miami Dade College.

Dos exposiciones se organizaron en el marco del evento: Brasil en el Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami (1986-2014), con imágenes tomadas por Asela Torres, fotógrafa cubana asentada en Miami, y una muestra retrospectiva de los carteles que han promocionado el evento a lo largo de sus 30 años, realizados por artistas como el argentino Pérez Celis y los cubanoamericanos José Bedia, Baruj Salinas, Arturo Cuenca, Armando Tejuca y Rubén Torres Llorca, entre otros.

Con buena acogida

Durante las tres semanas que duró, el público premió el festival con su asistencia y sus aplausos, y de manera especial acogió y reconoció la calidad de espectáculos como Ex-que revienten los actores (Uruguay) y Escriba su nombre aquí (España). La primera de estas obras, que aborda el tema de los secretos y las dinámicas familiares bajo un régimen totalitario, específicamente el de la dictadura cívico-militar que se impuso en Uruguay de 1973 a 1985, trasciende lo particular y se convierte en una indagación acerca de a qué deben apostar los seres humanos: si a la felicidad o al dolor, en una hilarante reflexión sobre la necesidad de buscar respuestas para seguir adelante. La pieza, escrita y dirigida por Gabriel Calderón, juega libremente con el tiempo y tiene un montaje vertiginoso que descansa en un nivel interpretativo de todo el elenco que raya en la excelencia.

La propuesta de Escriba su nombre aquí, del grupo madrileño Cuartoymitad, revela, desde el primer momento una intención lúdica y festiva a la hora de abordar los esterotipos que rigen muchas conductas y actitudes en relación con la sexualidad, la religión o la pertenencia a determinada comunidad. Con una puesta ágil, que usa pocos elementos escenográficos y opta por un sencillo diseño de luces, los actores sacuden jocosamente preconceptos que aún perviven en gran parte de la sociedad. La obra ha sido escrita y dirigida  a cuatro manos por María Prado y Fernando de Retes.

También fueron muy bien recibidas las propuestas gestadas en la ciudad: Alguna cosita que alivie el sufrir (Teatro Avante), una pieza clave de la dramaturgia del exilio cubano, escrita en inglés por René R. Alomá, y que vuelve a reponerse, luego de su estreno en español hace 30 años por el grupo, con algunos integrantes del elenco original; Príncipe azul, una comedia drámatica del argentino Eugenio Griffero, con una puesta en escena de Jacqueline Briceño que mediante un efectivo desempeño de sus dos intérpretes cuenta una historia de amor frustrada, y la pieza de suspense en clave de absurdo Cena para seis, escrita por Cristina Rebull y codirigida por esta y Joan Yarrow, que reúne en un comedor a seis personajes unidos por un crimen.

Ya se cerraron las cortinas y se apagaron las luces. Los espectadores nos hemos quedado a la espera de la próxima edición del festival y con el deseo de poder ver nuevos ejemplos del teatro que se hace hoy en Miami y en otros lugares del mundo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

La corrupción en el ambiente teatral miamense: salas que han ido cerrando una tras otras, mientras un solo grupo (una sola persona) acapara los grants, los sponsors, el dinero, el apoyo.

Imagen de Anónimo

Triste escenario: es esto lo que le depara la democracia al Teatro en Cuba? Dios nos libre.

Imagen de Anónimo

El anonimo de las 6:52 pm ha dado en el clavo. La razon por la cual hasta los propios miamenses creen que Miami es un desierto cultural la tiene la prensa. En Miami hay montones de opciones, pero no existe ninguna cartelera cultural que refleje realmente lo que ocurre en la comunidad hispanohablante. Uno se entera a traves de los blogs, de Twitter y de Facebook, si tiene suerte.

Imagen de Anónimo

Pero la prensa de esto que pomposamente llamamos "Exilio Cubano" casi ni lo mencionó. Ahora que pasó es que me vengo a enterar. 

Imagen de Anónimo

Miami es la capital de provincia de todas las provincias de Hispono America.  

Imagen de Anónimo

Felicitaciones a Mario Ernesto Sanchez por su incomiable labor contra viento y marea durante estos 30 anos.   Su dedicacion y amor a la cultura y el teatro son admirables.  Honor a quien honor merece.En Miami se comenzo a hacer teatro a partir de los anos 60.  Tomen nota los ignorantes, mal informados o mal intencionados que creen que esta ciudad era o ha sido hasta tiempos recientes un paramo cultural.