Lunes, 11 de Diciembre de 2017
12:11 CET.
Artes escénicas

Amén de los héroes, un bravo para Alina

Cuando en los primeros años de la década del 90 estudiaba en la Alianza Francesa, no solo me fasciné con el bello idioma de los galos y su singular fonética, sino que aprendí muchas cosas de su cultura. Una de las que más me impresionó fue que antes de que instauraran el euro como moneda oficial, los francos llevaban impresas imágenes de El Pequeño Príncipe, el insuperable libro de Antoine de Saint-Exupéry.

Acostumbrada desde niña a ver en los billetes solamente rostros de héroes y de mártires, me parecía algo genial tributar y perpetuar el arte incluso a través del dinero. También supe que muchas de las calles principales de París llevan nombres de artistas o escritores.

A lo mejor mi alma de bohemia siempre ha hablado más alto, y por eso creo que un país no se distingue solo por sus santos y sus héroes, sino también por sus artífices.

Fue justamente por aquella fecha, cuando en el Festival Internacional de Teatro de La Habana de 1993 conocí personalmente a Alina Rodríguez, esa paradigmática actriz cubana que hace solo pocos días ya no está entre los vivos. Y de quien no escribí una reseña luego que supe de su muerte, solo por dos razones. La primera, que me dolió tanto como duele la partida de un amigo. Y la segunda, porque estaba esperando que la Televisión Nacional dedicara algún programa a su memoria o retransmitiera, tal vez, la última de sus entrevistas que le hiciera Amaury Pérez en su espacio Con dos que se quieran 2. (En la que dicho sea de paso, Alina estuvo genial.)

Pero no hubo ninguna trasmisión dedicada a la popular actriz, solo una pequeñísima reseña periodística de Yosvani Noguet que salió en el noticiero del mediodía y que fue recortada en la emisión de la noche, porque debía de quedar espacio para el homenaje a Hugo Chávez en los 61 años de su natalicio. Ese mismo día era también el cumpleaños de Melba Hernández y la fecha de muerte (suicidio) de Haydée Santamaría.

Así que el fallecimiento de una de las más grandes figuras de las artes dramáticas en Cuba quedaba en segundo plano cuando de efemérides políticas se trata.

Alina Rodríguez fue una actriz del teatro, el cine y la televisión. Nació en Camagüey, el 4 de octubre de 1951. Y tanto el público como la crítica especializada han definido sus actuaciones de impecables. Licenciada de Artes Escénicas en 1982, integró el grupo Teatro Estudio, donde interpretó piezas memorables como El parque, La boda o El premio flaco y por las que fue premiada. No lo fue menos en la televisión, en telenovelas como La séptima familia o Tierra Brava, donde hiciera una magistral interpretación del personaje Justa Quijano.

También el cine tuvo su concurso en 11 largometrajes de ficción, pero sin duda su María Antonia (1990), de Sergio Giral y la Carmela de Conducta (2013), de Ernesto Daranas, marcaron hitos en la filmografía nacional.

Nadie como Alina Rodríguez logró escenificar a la mujer cubana desde diferentes enfoques, edades, conflictos o status social.

Huérfanos han quedado las tablas, la televisión y el cine. Desprovistas las calles habaneras de aquella sonrisa inigualable.

Al menos la televisión cubana le queda debiendo un merecido homenaje a una grande entre las grandes, a una actriz, a una auténtica cubana, que no fue heroína, ni figura política, ni falta que le hizo, ni creo que le interesara. Pero ojalá y a alguien se le ocurra ponerle su nombre a un teatro.  Deberíamos hacer como los franceses. Porque un país no es solo, y es más, que mártires y héroes vernáculos o foráneos, también es sus artistas. Un bravo para Alina.

Amaury Pérez entrevista a la actriz Alina Rodríguez

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Que espectacular actriz, la admiré, la admiro y la seguiré admirando cada vez que vea alguna actuación de ella, E.P.D.

Imagen de Anónimo

BRAVO POR ALINA, POR SU TALENTO Y POR ESTAR PRESENTE EN NUESTRAS VIDAS CON SU ARTE UN APLAUSO Y MUCHAS GRACIAS POR EL ARTE QUE NOS REGALASTE

Imagen de Anónimo

Actuación memorable en Alicia en el pueblo de Maravillas, de carpetera de Hotel criticando el sistema..El que no vió esa pelicula, la recomiendo..De Castrista nada.. Informate Anonimo de las 2:25..Y la conocí personalmente..

Imagen de Anónimo

Para anonimo de las 2:25..Podria ser Castrista pero lo cortés no quita lo valiente..Era tremenda artista, mi-jo....

Imagen de Anónimo

A mi todavia me parece mentira que esta maravillosa actriz haya fallecido. Cuando era universitario la veia a veces por el barrio pues creo que viviamos cerca. Pero la conozco mas por su impecable trabajo en la TV y el cine. Y comparto la opinion de la autora de este articulo pues tambien me he quedado con un dolor como si fuera la perdida de un amigo. 

Imagen de Anónimo

Una castrista más

Imagen de Anónimo

En Cuba solo le dan homenajes o noticias importantes a los del Comité Central....Esas  noticias hace años no existem allá..Cuba es un país surealista..Beyoncé,cualquier cantante o actor  de fama internacional visitan la isla y como solo existe Juventud Rebelde y Granma, los cubanos no se enteran de nada...No existen revistas de celebridades, de famosos, etc..Es el pais mas desinformado del planeta..

Imagen de Anónimo

Excelente homenaje a esta gran actrís y seguramente un ser humano excepcional. Su actuación en "Alicia en el pueblo de maravillas", donde interpreta el personaje de Dulce, recepcionista del hotel, aunque secundario es esencial en la película. Sin dudas su muerte es una gran pérdida. Es una pena que en Cuba se le conceda tan poca importancia a la cultura. A veces nos creemos el ombligo del mundo, y como bien compara Dariela Aquique Luna con Francia, tenemos mucho que aprender de otras naciones... En fin... !

Imagen de Anónimo

En la misma entrevista que cita el autor Alina dice muy claro que nacio en medio de un campo (campamento o alvergue de macheteros de caña) en la provincia de CAMAGÜEY