Lunes, 11 de Diciembre de 2017
12:11 CET.
Cine

'La ciudad': opinan espectadores

La ciudad, película del realizador cubano Tomás Piard, se centra en tres historias donde la migración constituye el hilo conductor y origina la catarsis entre los personajes, que no tienen nombres, solo sus sentimientos, sus amores y remembranzas. Los encuentros "casuales", se producen en la ciudad, siendo esta como un telón de fondo para mostrarnos el dolor, la pérdida, los recuerdos y los adioses en una Cuba actual.

Piard es el guionista, mientras que la dirección de fotografía y de arte es del binomio Raúl Rodríguez y Nelson García. Su música original fue compuesta por el cantautor Patricio Amaro. La producción es de RTV Comercial y Cubavisión, en asociación con el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Y el elenco está integrado por  María Luisa Jiménez, Dania Splinter, Herminia Sánchez, Patricio Wood, Omar Alí, Héctor Echemendía, Carlos Solar, Martha Salema, y Aidana Febles.

Uno: es la historia de dos amigas y una traición del pasado, la que provocó la obligada migración, y que supone mítines de repudio incluidos, allá por la década de los 80. Dos: trata sobre dos amigos —con evidente homosexualidad en la etapa juvenil—, que se reencuentran y hablan de sus vivencias. Tres: es el comienzo y final de una relación amorosa entre dos desconocidos, truncada por un viaje. Todas recrean ambientes iluminados en la calle, y tensión en los espacios cerrados, donde la fotografía tiende a jugar con el dramatismo.

Según palabras de su director, la composición de las imágenes destaca una Habana hermosa, alejada de la pobreza y la marginalidad, presente en anteriores cintas nacionales: "Yo amo a esta ciudad y esta ciudad también es la que se ve en la película y es lo que yo quería mostrar; es un homenaje a esta ciudad. Si estoy tratando de levantar a la gente del fango, no puedo utilizar la estética de la miseria; yo tengo que enaltecer nuestros valores; si hay algo que nos enseñaron nuestros próceres fue a amar a esta tierra, a esta ciudad, al cubano de a pie".

Opinan espectadores

Juan Carlos (caricaturista): "Hay dos historias funestas, y una historia loca, en este caso el tercer relato. El director trató de hacer algo espiritual, pero a veces a difícil captar esas cosas de las personas, uno se da cuenta de los pocos diálogos, más bien se basa en los sentimientos de la gente, es lo que se siente sin conversar tanto, pero me parece que pierde fuerza porque la gente se aburre un poco, el tempo es demasiado lento. A pesar de haber actores como María Luisa Jiménez, con una vasta experiencia en la televisión, si las historias no están bien contadas todo se hunde, pues le falta garra. Las imágenes son vacías, ese principio del primer cuento es muy largo, la extensión de las escenas también lo son, parece que forma parte de un estilo del director, que a mi modo de ver no es funcional."

"En las últimas producciones del cine cubano, cuando uno ve películas como Conducta, que pone la parada muy alta, y si las cintas que vienen después no están a la altura, no las sientes, es como si no las vieras; se queda uno con un gran vacío si las historias no llegan profundo a la gente. Ernesto Daranas, con el guión, la puesta en escena, la producción y dirección de actores logra llegar y dejar huella en el público. Después de Los dioses rotos, este director se supera a sí mismo en Conducta. Ojalá que haya otros directores de cine cubano que logren lo que este director tuvo con sus dos realizaciones."

Marta (estudiante de arte): "La fragmentación de las historias no está lograda, y el defecto radica en la escritura de un guión que se nutre de lugares comunes, y que a la vez es reiterativo, que se revela sin dejar nada  a la imaginación, no se puede trasladar siempre el lenguaje popular a un medio, en este caso el cine, sin aportar simbolismo y nivel poético, digo, si se pretende hacer un cine de autor, siguiendo los pasos de la Nouvelle Vague de los grandes directores franceses  como Truffaut, Goddard, Chabrol o Rohmer, por ponerte algunos ejemplos, en estas producciones los diálogos y las imágenes conformaban la estructura del filme, pretendiendo ser improvisados por la agilidad y las soluciones, y los actores eran creíbles,  de carne y hueso. El tratamiento de todo esto  aquí falla, porque no hay ese lirismo ni el intimismo que necesita para armar las historias y hacerlas sólidas".

León (taxista particular): "El tema de la migración es importante para los cubanos, y nos gusta verlo reflejado, aunque en esta película se evapora, resulta tediosa. Los personajes no se notan reales, a pesar de tener buenos actores. En mi simple opinión de espectador. Me gustó más Vestido de novia, por lo menos en ella se mostraban las atrocidades que hizo el Gobierno con las personas de diferente orientación sexual".

Ada (jubilada): "No entiendo por qué hacen este tipo de películas de tanta tristeza, los ancianos queremos ver comedias que nos quiten la depresión que padecemos todos  los cubanos. La vida diaria de por sí ya es una batalla a sufrir para la gente de bajos ingresos. Hacen falta cosas alegres y bonitas que nos levanten el ánimo, aunque critiquen la realidad".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Otro bodrio que solo le gustara a Piard. Un realizador que se ha pasado toda su vida coqueteando con la dictadura castrista para que le permitan sus pajas mentales y cinematograficas.