Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Artes Plásticas

La Alcaldía de Nueva York otorga una beca a Tania Bruguera

La Alcaldía de Nueva York ha elegido a la cubana Tania Bruguera para ser la primera artista en residencia de la Oficina de Asuntos del Inmigrante, según publica The New York Times.

"Me emociona enormemente apoyar su trabajo que utiliza el arte para forjar un nuevo modelo para la mejora de nuestros servicios públicos a través de la práctica creativa", dijo Tom Finkelstein, comisario cultural de la ciudad, quien mencionó el Movimiento Inmigrante Internacional, un proyecto que Bruguera empezó en Nueva York con el apoyo del Queens Museum.

La cubana será la primera artista residente para la oficina de asuntos migratorios del alcalde, un puesto inusual, de un año, con el cual se pretende promover entre los inmigrantes indocumentados un nuevo programa de tarjeta de identificación municipal, IDNYC, indica la nota.

Bruguera, quien recibió su pasaporte recientemente tras ser retenido por las autoridades cubanas desde diciembre de 2014, podría comenzar su beca en Nueva York este mes, asegura un comunicado.

Sin embargo, tras la devolución del documento, la artista expresó que no saldrá de Cuba hasta que no tenga una confirmación oficial de que puede entrar de nuevo sin problemas. 

La artista figuró entre los 110 activistas detenidos el pasado 12 de julio en otro domingo de represión en La Habana.

Al mismo tiempo, el Museo de Arte Moderno (MOMA)  anunció que ha comprado para su colección permanente la obra  Sin título (La Habana 2000), una 'video-performance-instalación' creada para la Bienal de La Habana de 2000.

La obra fue expuesta en una de las bóvedas de la Fortaleza de la Cabaña, lugar "que solía ser, desde tiempos de la colonización española hasta unos años antes de la exhibición, una cárcel militar para prisioneros de conciencia", indica la creadora en su web.

En el espacio oscuro se encontraba una pantalla de televisión colgada del techo donde se mostraban imágenes de Fidel Castro."El suelo cubierto de bagazo de caña de azúcar en descomposición crea una situación de inestabilidad que dificulta el caminar", indica.

Solo cuando el espectador giraba hacia la entrada podía ver "una serie de figuras masculinas erectas, desnudas en la oscuridad, repitiendo gestos tales como inclinarse, frotarse o golpear partes de sus cuerpos", señala la artista, y explica que la pieza fue censurada por las autoridades cubanas tras la inauguración, prohibiéndose su repetición en los restantes días de la Bienal, "argumentando que la desnudez masculina en espacios públicos está prohibida".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.