Lunes, 11 de Diciembre de 2017
12:11 CET.
Cine

Universo Piard

Un mes de prefilmación, dos semanas de rodaje, nueve actores y una rica banda sonora, con música original de Patricio Amaro, y La ciudad, largometraje de ficción del director Tomás Piard (Ítaca, Boceto, Eco…) está lista para su exhibición, a nivel nacional, desde el día 14 de este mes, fecha de su premiére en la capitalina sala Charles Chaplin.

Tres cuentos hilados por la constante presencia paisajística de La Habana, Capitolio incluido como protagonista principal, aluden al tráfico doméstico de separaciones y reencuentros, leit motiv recurrente en la cinematografía cubana contemporánea y en las artes del patio, en sentido general.

Imagen y tiempo, tiempo y espacio: la ciudad que Piard ama se impone rumorosa en su luz, realidad del día a día en una Habana construida por los muertos, habitada por tercos fantasmas, regida por su insoslayable desmemoria.

Tiempo diseñado por el desencanto de los grandes relatos de la modernidad y la posmodernidad, el delirio de un pasado que permanece pendiente y cuyo carácter incompleto señala aperturas hacia la posibilidad del porvenir, La ciudad, diatriba y canto, clama por la redención y el perdón en tres resabidas y humildes historias.

La oscura y pesada pobreza de los bordes está aquí desdeñada, desconocida, barrida por la preciosa fotografía de Raúl Rodríguez, quien recupera la riqueza de parajes y mitos; cada cuento, un tratamiento diferente de luces y lentes para lograr la atmósfera precisa.

Las dos primeras historias tratan del pasado (aún presente). En "Uno", las impecables actuaciones de Luisa María Jiménez, Herminia Sánchez y Dania Splinter desarrollan el tema de la traición a la amistad en plena efervescencia del proceso revolucionario, de las expulsiones y destierros de religiosos y anticomunistas. Y de resistir la extrañeza para recuperar, al final, al otro, la otra, para no perderlo. Se trata del perdón. Cuestión difícil para muchos.

En "Dos" (Patricio Wood, Héctor Echemendía y Omar Alí), la ciudad es un destino, y a la vez, alma errante: aquí el amor soñado y prohibido, imposible, se trueca en hermandad. Esta es la historia más débil de las tres y no se puede pedir más a los actores.

Martha Salema, actriz fetiche de Piard, en roles de personajes silenciosos, enigmáticos, protagoniza junto a Carlos Solar y Aidana Febles "Tres", último cuento, el del futuro, donde se trata la aventura de vida de los jóvenes en la actualidad. Los chicos se aferran a la salida del país como único medio de salvación personal, profesional y ciudadana. El desarraigo, esa enfermedad de moda que lleva al olvido del ser y del ayer, es opción sin consuelo.

En fin, Piard sigue siendo el mismo, con sus velos, su refinamiento artístico en decorados y detalles. Es notable la ausencia de humor en sus filmes, ese humor que hace dudar de convicciones y revitaliza. Sus serios personajes no han tenido la dicha y el derecho de vivir en paz.

Mientras, la ciudad nos sueña. En sus diferentes rincones se odia y se ama. Toda ciudad, dijo alguien, en principio es una utopía.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

y nada la tojosa " luisa maria jimenes" enseñando las tetas  y encura propiciando pajas en el cine ,perdon ya esta mayorcita para esos papeles ,el cine cubano es una mierda out del manikomio colectivo vi _" la pelicula de ana" otro cosa insufrible todo jineteo,que chulo ,que extranjeros en cuba no hay nadie normal todas eramos putas jjajjajaj ex jinetera  

Imagen de Lector de DDC

No me extraña el fracaso de esta nueva película de Piard, porque desafortunadamente se quedó estancado en aquellos años de cine club, animado por Popo, en la Habana Vieja. Aquellos días en que un gran director de cine le envió de obsequio una lata de película virgen y el ICAIC se la robó. Sus ídolos, referentes de aquella época, le han hecho los pies de barro. Piard, como su alter ego Jean-Luc Godard, hace un cine para sí mismo, una estética que puede cosechar más bostezos que aplausos. Y conste que esto no es defecto de maestría o dedicación, sino un problema de aquellos que no entienden que el cine es también un espectáculo. Hay que tener talento para exponer la tesis de manera no soporífera, tan importante como el noble propósito de dar la mejor obra de arte posible.

Imagen de Anónimo

La cita es: ¨ Toda ciudad es un destino porque es, en principio, una utopía, y Lima no escapa a la regla.¨  (Sebastián Salazar Bondy) LaM

Imagen de Anónimo

Otro bodrio que solo le gustara a Piard. Un realizador que se ha pasado toda su vida coqueteando con la dictadura castrista para que le permitan sus pajas mentales y cinematograficas.