Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:46 CET.
Festival del Caribe

El festival del medio milenio

Nuevamente julio y Santiago comienza su mes de fiestas con el XXXV Festival del Caribe, en esta edición dedicado al 500 aniversario de la fundación de la ciudad y a la mancomunidad de las Bahamas, las islas caribeñas homenajeadas. El evento, que se realiza del 3 al 9 desde hace más de tres décadas,  contó con el apoyo del Gobierno de la vecina nación, lo cual se vio corroborado por la activa presencia en las diferentes actividades de la embajadora de esa nación en Cuba y de su Primera Dama.

Como en otras ediciones, la desorganización se hizo presente desde el primer día con la llegada retrasada de las delegaciones foráneas y la tardía preparación de la ciudad con los distintos motivos alegóricos que debían anunciarlo. Esta vez las danzas callejeras de los grupos portadores y la presentación de conjuntos musicales estuvieron manifiestamente reducidas por la vorágine constructiva que padece Santiago con motivo de la celebración de su medio milenio. Debido a ello, zonas habituales como la tradicional tarima del parque Céspedes y la Quema del Diablo en la Alameda fueron trasladados.

Presentando un programa con muchas actividades ya establecidas, destacan las sesiones teóricas del coloquio "El Caribe que nos une", que se mantuvieron en las salas del teatro Heredia.  Allí se fundó la red de carnavales del Caribe, cuyo objetivo es crear conciencia de una identidad común y promover el reconocimiento de estas festividades como parte del arte y la cultura de la región, además de realizar un encuentro de historiadores de las primeras villas fundadas por los españoles, a propósito del cumpleaños de la ciudad sede. 

Uno de los grandes éxitos del evento fueron los dos conciertos ofrecidos en el teatro Heredia por Johnny Ventura y su invitada Maridalia Hernández. El espectáculo La Gallera repletó la instalación y mostró a un Johnny que, a sus 75 años, mantiene la vitalidad y el mismo tono de voz de sus años mozos. Acompañado de excelentes músicos, el merengue dominicano fue ejecutado, y bailado, magistralmente, ciñéndose en su instrumentación a sus formas primigenias. El gracejo innato y la elegante sobriedad del cantante hicieron olvidar las carencias escenográficas.

Las exposiciones de artes visuales también sufrieron de las reducciones, lo que influyó en una notable mejoría con respecto a ediciones anteriores donde las maratónica cantidad de exhibiciones adolecían de calidad. Destaca la muestra sobre las festividades del Yunkanoo de Mario Picayo, fotorreportaje de contundente colorido y de arraigada identidad, posteriormente corroborado por los personajes de esta festividad tradicional bahamesa que participaron en el Desfile de la Serpiente el domingo 6 de julio.

Gratamente impresionados quedaron los espectadores de la exposición central de la delegación bahamesa en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño titulada De Columbus  a Yunkanoo. La muestra es una selección de la galería nacional de ese país y hace un recorrido por diferentes etapas históricas y culturales desde el descubrimiento y conquista al reconocimiento internacional de esta fiesta de origen africano. Son obras patrimoniales, fechadas entre 1857 hasta la actualidad,  que demuestran un quehacer artístico productivo y cualificado donde están presente la pintura figurativa, el dibujo y la fotografía.

Sin dudas, el pueblo santiaguero lo que más disfrutó fueron las noches caribeñas trasladadas al popular barrio de René Ramos. Allí, centenares de personas se reunían cada noche para compartir cervezas, escuchar música y quizás apreciar algún que otro espectáculo musical o danzario sin cuestionar la calidad de lo presentado. Para ellos el festival es el preludio del carnaval, momento de prueba de las diferentes congas para las competiciones que se avecinan. También es la oportunidad de arrollar detrás de una conga, la manera en que se concluye cualquier actividad por estos días.

Fue un festival digno, que no tuvo la masividad y la promoción de los anteriores, al estar los recursos empeñados en las venideras celebraciones. Para la delegación de Bahamas las felicitaciones por la calidad de sus muestras, lástima que estas estuvieran opacadas por las aceleradas construcciones realizadas para embellecer la ciudad.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de fezfernandez

Que bonito esto de que los pueblos del Caribe se unan para celebrar nuestra cultura y la gozadera. Ojala se puedan hacer los futuros festivales en una Cuba libre.

Imagen de Anónimo

Un poquito más y nos quedamos sin ver a Ventura.