Lunes, 18 de Diciembre de 2017
10:04 CET.
Sociedad

Concurso de pelo afrocubano intenta llamar la atención sobre el racismo

Una joven artista transformó un centro cultural de la capital cubana en un escenario para una competición de peinados afrocubanos, una inusual reflexión sobre el racismo, tema polémico en la Isla, informa la AP.

La performance, este fin de semana, formó parte de la  Bienal de La Habana, que presentó un sinnúmero de obras o instalaciones sobre temas diversos, pero pocos de ellos se centraron en los estándares de belleza racial y la discriminación en el país.

Susana Delahante, artista de reconocimiento internacional de 30 años de edad, invitó a las mujeres para competir en varias categorías, pero al final, las 70 inscritas solo se presentaron en dos apartados: pelo natural y trenzado.

"Es un primer paso por reivindicar un poco este tipo de pelo", dijo una de las participantes, Ania de Armas, de 22 años, y recién egresada de la carrera de Historia del Arte.

Vestidas de vivos colores y peinadas por ellas mismas, por sus hermanas o amigas, las mujeres —de entre 5 y 75 años de edad— subieron a una especie de pasarela frente a unas 300 personas que se congregaron a verlas y terminaron eligiendo con sus aplausos a las ganadoras.

Las que se llevaron los primeros lugares fueron Felicia Solano de 72 años en la categoría de natural, y Marbelys González, de 15, en la de trenzado.

Delahante y muchos de los participantes en el concurso lo describieron como una manera de reconstruir el orgullo de las mujeres afrocubanas, en una sociedad donde el pelo rizado y la piel negra son vistas por algunos como menos hermosos que la nariz recta y la tez pálida.

Según el último censo de población de la Isla en 2012, hay 64,1% de blancos, 26,6% de mestizos y solo un 9,3% personas de raza negra, pero investigadores dudaron de la eficacia representativa de estos porcentajes pues durante las entrevistas de la encuesta las personas debían decir por sí mismos su propio color de piel.

"El proyecto (de concurso) está relacionado con la estética del cabello afronatural, el tipo de cabello con el que me identifico. Está basada en mi historia personal, en cómo la gente me mira", dijo a la AP, Delahante.

"Pensé que me gustaría hacer algo que legitime mi cabello, este tipo de cabello que está subvalorado. Y el concurso te habla de algo que tiene un mérito y por ello puede ser premiado", agregó la artista.

El racismo en Cuba y la reflexión sobre el fenómeno, es un tema particularmente delicado pues el discurso del Gobierno niega su existencia.

Con la revolución, muchos negros y mulatos tuvieron acceso a la educación, viajaron, se incorporaron a trabajos antes solo permitidos a los blancos, pero aún así la discriminación continuó en las familias y en las prácticas sociales.

Los negros son mayoría en las cárceles y en los trabajos menos remunerados, mientras tienen menos presencia empleos en empresas extranjeras y otros con acceso a la divisa.

"Persiste el racismo en Cuba", explicó a la AP el investigador de Casa de las Américas, Roberto Zurbano. "La revolución no se cuestionó la herencia racista y no hizo una autocrítica de la condición racial del propio proceso".

"La igualdad consistía en todas las medidas universalistas: educación, salud, vivienda, trabajo, no está mal, pero hubo políticas para sectores específicos. ¿Qué pasó con las prostitutas? Las llevaron a estudiar. ¿Con los campesinos? Hicieron tres leyes de la reforma agraria. ¿Con la mujeres? No se acabó el machismo, pero ellas se emanciparon muchísimo", explicó el experto.

"Hay dos sectores en los que se trabajó mal, los homosexuales y los religiosos; pero los negros no tuvieron ni una política afirmativa, ni negativa", señaló Zurbano, quien indicó que para las autoridades el problema del racismo "no existía".

Hay pocos afrocubanos en la televisión, menos que antes en las universidades, los cargos directivos del país son mayoritariamente blancos y, según los expertos, también son menos los negros que reciben remesas del extranjero.

La importancia del concurso como el que preparó Delahante no escapó a Zurbano, para quien precisamente "el pelo es uno de los ícono más queridos de la identidad negra" femenina.

Para mujeres participantes como Naomi Santana, una bibliotecaria de 25 años, una competencia como esta es un hito en el reconocimiento de su identidad.

"Me estoy acercando a la cultura afrocubana, antes llevaba el pelo alaciado y esto es un reconocimiento social que hacía mucha falta", expresó sonriente Santana, moviendo su largo y rizado cabello suelto con el que fue una de las finalistas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 19 ]

Imagen de Anónimo

Que manera de comer mierd@ y de vacilar.

Imagen de Anónimo

anonimo 17Jun 2015 -10.11 am:  Algo a los que en estos foros no estamo acostumbrado;Felicidades, usted ha dado una magistral respuesta y una lección para los que han querido olvidar o desconocen la historia de Cuba,pronto bajarán de cartelera este artículo ya que has tocado un punto que no responde a los intereses.

Imagen de Anónimo

anónimo  15 Jun 2015 - 1.28: Los tre que mencionaste Guillen,Menéndez y Lázaro Peña;cuando Fidel Castro era un estudiante de la escuela católica Belen,ya eran comunistas por lo que,si estudiaras la historia de Cuba entenderias que la revolución actual es una continuación de la lucha de tiempos remotos;Guillen el Poeta Nacional en tiempos de la seudo república fue obligado a el exilio,Lázaro Peña sufrió prisión en múltiples ocaciones y Menéndez fue asesinado décadas antes del triunfo de la revolución por orden de EE.UU. y el militar asesino fué ajusticiado en los dias que precedieron al triunfo de la revolución

Imagen de Anónimo

Aclaración al Anónimo - 15 Jun 2015 - 11:59 pm.Desde el léxico antroplógico no se puede argumentar una clara diferenciación, ya no de texturas, que de eso no se ha citado en absoluto obra alguna, sino de comportamientos  y apariencias que, por qué no, se pueden exponer en tono jocoso, pero reflejan una verdad irrefutable y consecuente con la propia mezcla presente en la nación cubana.Si se habla del negro, así, a secas, no se es justo con la amalgama de pieles alegremente coloreadas que se cruzan a diario en nuestras calles. Se es negro con un largo etcétera, que no discrimina, en la acepción negativa del término; discrimina para delimitar cuánto y cómo se es negro, porque se puede ser congo, sin ser colorao, y blanconazo sin llegar a la mulatez. Se puede, y de hecho se es, negro azul con orgullo por la pureza, pero un cerúleo, señores, roza lo sublime. Eso es innegable.Claramente (no es un eufemismo), no es lo mismo adjudicar responsabilidades afirmando: !Fue un jabao! que precisar: !Fue un jabao colorao!

Imagen de Anónimo

El comentarista anónimo de 15 Jun 2015 - 4:20 pm y que firma al final Ileana Fuentes, tomó el rábano por las hojas. Cuando mencioné el carácter frívolo, me refería a toda actividad de pasarela y ambiente snob, donde se recree la belleza o se hagan proposiciones sobre el vestir, o se subrayen lo étnico, aunque sea armado por una artista plástica, no deja de ser por eso una actividad frívola, sobre todo en contraste con leyes afirmativas y una actitud vigilante frente a las transgresiones y ofensas en este sentido, que sí harían mucho por terminar de una vez con estas injustas e inhumanas desigualdades, pués ninguna persona debe sentirse mal por su construcción biológica. No sé si IF es blanca o negra, pero creo sentir y ojalá me equivoque, pues demuestra gran inteligencia,  un cierto resentimiento al habla de este tema. Los asuntos humanos necesitan ante todo cordura. No es necesario insistir que respeto muchísimo sus ideas, las cuales comparto en parte.A los otros comentarios que intentan matizar, clasificar o no sé qué otra maniobra pseudocientífica, sobre los colores, texturas y otros detalles de la piel humana, les alerto que toda esa nomenclatura, si no es una broma folklórica, es un disparate desde el léxico antropológico.

Imagen de Anónimo

No estoy del todo de acuerdo con la clasificación del de la 3,21pm, porque también hay que establecer los términos utilizados hoy para agrupar esos grupos mencionados. por ejemplo, ¿que entendemos por 'chardos' o 'ninchardos'?

Imagen de Anónimo

PERDONENME, PERO EN CUBA NO HAY AFROCUBANOS, EN CUBA SOLO HAY CUBANOS, SIN IMPORTAR EL COLOR DE LA PIEL. ESE TERMINO DE AFROCUBANO LO IMPUSIERON LOS CRIMINALES DE BIRAN Y SUS ACOLITOS, ESA ES UNA PALABRA QUE DEBIA DE PROHIBIRSE EN CUBA, EN CUBA SOLO HAY CUBANOS.

Imagen de Anónimo

Yo soy producto de blanco español y mulata clara cubana, mi aspecto es blanco, me parezco mucho a mi padre. Me vine a enterar de que mi madre era un poco "diferente" cuando ya tenía como 10 años, y una compañera del colegio me vio de lejos con mi madre y al día siguiente me preguntó si era la criada. Fue mi primer choque con el racismo, algo que considero completamente estúpido, las personas deberían de clasificarse sólo por sus hechos y acciones no por el color de su piel.

Imagen de Anónimo

El trato a los esclavos en EE.UU. fue mucho más cruel, brutal e inhumano que en Cuba, porque los españoles les permitieron conservar sus tradiciones todas y poco a poco les fueron cediendo status, primero como empleados domésticos, artesanos de valía, plateros, talabarteros, etcétera,  y después como músicos escribanos y otras manifestaciones del espíritu, en el Sur de EE.UU. que fue donde imperó la esclavitud, se les trató sólo como bestias de trabajo, borrándoseles totalmente su memoria ancestral. Algo que podía aliviar su horrorosa condición. El famoso Día de Reyes era un apogeo total de la negritud en la isla, incluso bajo la esclavitud, y participaban de estas fiestas blancos y negros, ricos y pobres. La agitación de un trapo, el Anaquillé, que representaba al Corpus Christi y la burla a las personas que vestían elegante, la Culona y el Diablito, muy revoltoso, que era el espíritu de los muertos, era recibida con risas por todos. Según Ortíz, este es el proto carnaval y la raíz del choteo y el relajo cubano. Por ello tal vez sea mas intensa en EE.UU. la reparación de estas injusticias.

Imagen de Anónimo

La mayoría de los comentarios a este artículo reflejan precisamente el grado de racismo, de ignorancia sobre el tema, de la falta sensibilidad general, y de un desconocimiento total de la experiencia y vivencia de ser una persona afro-descendiente. La clasificación que desglosa el Anónimo de las 3:21 pm sirve para entender la falsedad intencional de las estadísticas del último censo (2012) que arroja un 64,1% de blancos, 26,6% de mestizos y solo un 9,3% personas de raza negra, estadísticas que reflejan la composición demográfica del PODER, de la élite, no de la población.  Los analistas independientes de este tema -como Roberto Zurbano, entre otros- señalaron lo falseado de las estadísticas, que en realidad se aproximan más a una realidad contraria: 65 % de afrodescendientes, y 35 % de blancos.   Y en cuanto al comentario sobre la frivolidad de destacar los cabellos afros: por ahí comienza la des-blanquización de las cubanas, el retomar con orgullo uno de los aportes genéticos de sus ancestros africanos. Pregunten, si no, por qué no se permitió en general a las cubanas erguir sus cabezas a lo Angela Davis. Asignatura pendiente y urgente. Sara Gómez, Elvira Cervera, Inés María Martiatu, todas desde la diestra de Ochún, aguardan el día de las reivindicaciones.  Ileana Fuentes