Sábado, 16 de Diciembre de 2017
11:55 CET.
Artes Plásticas

Artistas con ventas en el exterior, instalados en la élite económica de la Isla

Archivado en

Mientras cientos de cubanos disfrutaban en el Malecón habanero de una suerte de playa con sus sillas y sombrillas y que, en realidad, era una instalación del joven artista Arles del Río, la prestigiosa casa de subastas Sotheby's vendía en Nueva York otra de sus piezas por 11.875 dólares, 42 veces más que el salario anual del trabajador promedio de la Isla, reporta la AP.

Del Río es novio de Vilma Rodríguez Castro, nieta de Raúl Castro, y uno de los artistas que ha logrado entrar a formar parte de la élite económica de la Isla, gracias a un ávido mercado externo, fenómeno que podría incrementarse con el "deshielo" en las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

"Cuando yo estudiaba en (la escuela de arte) San Alejandro, mis padres casi me echan de la casa porque no escogí una carrera 'de verdad' y, hoy por hoy, hay una competencia por que los niños estudien música o pintura", dijo a la AP Max Delgado, un artista que hace grabados.

Comparado con el salario medio, que según el Gobierno es de unos 24 dólares al mes, "viven muy bien", dijo el crítico de arte y ensayista Rafael Acosta de Arriba. "Los artistas cubanos están muy estimulados, pero desde afuera porque en Cuba no hay un mercado de arte doméstico".

Las regulaciones que rigen el trabajo de estos artistas también contribuyeron a fomentar la situación singular que viven: a finales de los años ochenta un decreto ley estableció la figura del creador independiente, lo que les permite comercializar su obra de manera directa.

Así, los artistas tienen la posibilidad de vender a coleccionistas extranjeros, estadounidenses en particular, sin que estos contravengan el embargo, pues no se trata de un producto estatal.

Con el dinero, una pequeña élite de artistas, pintores, músicos, actores y bailarines fueron comprando casas en barrios residenciales, arreglando espacios para convertirlos en centros culturales o galerías propias y adquiriendo autos. Se les puede reconocer cenando en los mejores restaurantes de la ciudad o llegando con un chofer.

Aunque creadores de otras disciplinas forman parte del fenómeno, es más singular entre los artistas plásticos, quienes en el mundo suelen pasar apremios económicos.

Ingresos nada despreciables

En la subasta de Sotheby's, realizada hace dos semanas, las obras de los cubanos superaron las expectativas: una pieza de Alexandro Arrechea se vendió por 118.000 dólares; tres piezas de Los Carpinteros, por 60.000, y una escultura del colectivo The Merger, por 50.000.

Kcho, Roberto Fabelo, Manuel Mendive, Rigoberto Mena, Wilfredo Prieto, Glenda León, los hermanos Capote y Esterio Segura son algunos de una lista de por lo menos 50 de creadores de primer nivel que venden sus obras en el mercado internacional y otro centenar que, a media carrera, tienen ingresos nada despreciables.

Además, vender en el extranjero les permite a los artistas no pagar aproximadamente el 50% de los impuestos que la ley cubana establece para los ingresos personales.

"Esta situación se debe en primer lugar a la creación de una economía de doble carril, con un sector conectado al mercado y otro con los remanentes de la economía de comando heredada del periodo entre 1970 y 1991", dijo el analista cubano residente en Estados Unidos, Arturo López-Levy.

La explicación económica hace énfasis en la existencia en la Isla de dos monedas: el CUC, que el Gobierno equipara al dólar, y el peso cubano, a 25 por CUC.

Los creadores que consiguen ventas en dólares en el extranjero pueden adquirir valiosos bienes como casas y autos; el peso cubano, en cambio, es la moneda que reciben los trabajadores estatales.

Junto con la medicina y la ciencia, el arte y la música son campos que el Gobierno cubano utiliza para su propaganda, pero a lo largo de estas décadas y a diferencia de los científicos, las autoridades comenzaron a considerar a los artistas una suerte de embajadores culturales y les concedieron algunos privilegios.

Según López-Levy el sector artístico "negoció" con el Gobierno estos beneficios que "incluyeron facilidades de viaje al exterior, incluyendo (…) los tiempos de estancia, contrataciones en CUC, posibilidades de adquisición de bienes a través de autorizaciones restringidas (cartas) y otros mecanismos".

Cuba, 'una de las áreas más vitales para el arte contemporáneo'

El fenómeno probablemente crecerá con el mejoramiento de las relaciones entre Washington y La Habana. Una prueba del interés por el arte cubano fue el arribo de por los menos 2.500 estadounidenses a la Bienal de La Habana que concluirá el 22 de junio.

Don Pappalardo, fundador y presidente de Troika, compañía consultora en arte y mercadeo en entretenimiento del sur de California, quien viajó a la Bienal de Arte, opinó que Cuba "es una de las áreas más vitales para el arte contemporáneo en el mundo de hoy".

"La creciente expectativa en torno a Cuba probablemente atraerá a coleccionistas que están buscando la última tendencia", expresó Pappalardo, ávido coleccionista. "Algunos precios subirán, lo que es ideal para los artistas. Algunos precios pueden exagerarse, lo que es ideal para los inversionistas en colecciones de arte, pero no siempre es bueno para los demás".

"También hay artistas que hacen una obra interesantísima y se están comiendo un cable, pero al mismo tiempo se está valorizando el arte cubano, se están recibiendo los beneficios de que el mundo te compre a precios del mundo y tú puedas vivir y hacer obra a costo de aquí", expresó el creador Delgado.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Amadeus

El fenómeno del "arte cubano" es una consecuencia del mismo que ocurre en el arte contemporáneo. El comercialismo se ha hecho dueño del mercado donde con las excepciones de siempre, la gan mayoría de los galeristas son gente improvisadas, nuevos ricos , pero sobretodo especuladores que han descubierto que el arte es inversión, que buscan sacar una tajada del gran pastel "descubriendo nuevos talentos" o inventado tendencias. Como el Don Pappalardo que con una frase como: "Cuba es una de las áreas más vitales para el arte contemporáneo en el mundo de hoy" ya está especulando y creando un nicho comercial para ciertos sectores.Cuba está de moda y es por eso que Kcho & Co. "cotizan el la bolsa". Ocurrió con el "manga" hace un par de años y hoy nadie quiere oir hablar de eso. Si Cuba algún día entrara en la normalidad política y democrática, no creo que el Kcho and Co. les veamos más por Sotheby. La competencia es muy grande y hay mucho artista con igual y más talento que los cubanos.

Imagen de javier monzon velazques

Los artistas plasticos cubanos de exito-todos lameculos de los castro- forman una elite social que gana cientos de miles de dolares con sus obras en el extranjero. Los que no ofrecen su lengua para tan sucio menester, vegetan en las calles de la Habana Vieja o en exhibiciones caseras, aunque sus trabajos tengan mas calidad que la de los oficialistas. Eso es Cuba Chaguito!

Imagen de Anónimo

En Cuba todo parece una relación entre el carcelero y el preso, todo es le concedieron, le permitieron, le prohibieron, lo dejaron salir, es decir no hay una conciencia de respeto al ser humano como persona independiente y libertad para decidir y hacer lo que quiera, dentro de las reglas de libertad y respeto.

Imagen de Anónimo

es triste la vida de los cubanos muy triste mas aun cuando los propios hijos de cuba no saben interpretar el momento historico q se mal vive , una cuba llena de desilusion sin fe ni esperanza llegando a desear muchas veces el mal de los otros por verse mas parejo en vez de emparejar en la bienhechuria esto es triste muy triste ese es el legado q nos han dejado

Imagen de Anónimo

Los artistas que gracias a su obra y su talento han logrado mejorar sus condiciones de vida no tienen nada de qué arrepentirse y son son élite que lo sean, al menos ellos viven como viven gracias a su talento y a su trabajo. Ahora bien hay una subclase entre los artistas de todas las manifestaciones no solo plásticos  casi siempre los más mediocres, que han hecho carreras lamiendo las botas del poder, pegados a la oficialidad recibiendo las migajas de viajecitos y premios oficiales.  Esos si son y deberían ser el blanco de todas las críticas y del rechazo ciudadano. También aquellos que se creen vip (los pobres) porque una millonaria con residencia habitual en Cuba de vez en cuando alza su dedo para invitarlos a las fiestas de su mansión o yate, son una cuadrilla de lameculos de la peor especie y muchos, muchos más de los que creemos,  el culo se les aprieta por tal de estar al lado y que los vean de la susodicha dama. Vomitivo.

Imagen de Anónimo

Este es un articulo tonto y maliciosamente interpretado, como siempre ha hecho el Comunismo en cualquier parte del Mundo. Acentuar la envidia, la minimizacion de valores artisticos y creativos me parecen el hilo conductor de este articulista. los artistas producen, lo hacen muy bien y son uno de los pocos sectores que con la aparente apertura economica de los 90s han echado palante una subindustria que produce mas que el turismo cubano, y en su mayoria en manos privadas que subemplean a mas cubanos con sueldos nada despreciables. Dejemos de siempre estar ninguneando al que tiene talento y sobresale por encima de los otros.

Imagen de Anónimo

Que tengan cuidado. De la misma forma que el régimen se hace con las tierras entregadas en arrendamiento cuando son rentables, puede adueñarse sin problema alguno de la obra de estos "artistas". Por ejemplo, yo si fuera Padura abriría una cuenta en un paraíso fiscal para colocar el dinero que le den del premio Princesa de Asturias. Es un buen consejo de amigo. Cualquier caso antes que Fidel Castro se quede con el dinero