Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
17:23 CET.
Censura

«Mi presencia virtual en Cuba es un hecho»

Invitado a escribir las palabras de catálogo de la retrospectiva de Gustavo Pérez Monzón en la XII Bienal de Artes Plásticas de La Habana, el crítico y poeta Néstor Díaz de Villegas se proponía regresar a Cuba para la exposición. Al final, no pudo ser así, y tampoco su texto estuvo en la presentación.

La Cisneros-Fontanals Art Foundation (CIFO), organizadora de la exposición, adujo haber devuelto los catálogos por errores de impresión y lo sustituyó por un plegable impreso en los talleres de Granma. Durante la inauguración en el Museo Nacional de Bellas Artes, Ella Fontanals Cisneros agradeció "a Corina Matamoros y a Néstor Díaz de Villegas por sus valiosos textos". Sin embargo, el texto de este último no aparecía en el plegable.

Con él hablamos acerca de estos pormenores.

¿Qué te llevó a escribir un ensayo sobre la obra de Gustavo Pérez Monzón para su exposición en la Bienal de Artes Plásticas de La Habana?

Gustavo Pérez Monzón y yo entramos a la Escuela Provincial de Arte de Las Villas en 1967, a los 11 años de edad. Allí estudiaban entonces Zaida del Río, Flavio Garciandía y Leandro Soto, entre otras futuras estrellas de la plástica cubana. Es una etapa poco conocida, la prehistoria de nuestro arte contemporáneo. Nada se había escrito sobre la EPA, sobre sus métodos de enseñanza, sobre los planes para la formación masiva de artistas.

Yo estuve allí, conozco la génesis, y también soy una especie de pintor frustrado, con todas las connotaciones políticas y estéticas que ese hecho acarrea. Hace años que quería escribir un ensayo donde dilucidara el famoso "abandono" en la obra de Gustavo Pérez Monzón, cómo renunció a seguir pintando y por qué. Cuando llegó el momento de organizar la muestra se barajaron varios nombres para el ensayo principal del catálogo. La elección recayó en mí por una cuestión de afinidad generacional con el artista y de complicidad intelectual con los nuevos curadores del Museo Nacional de Bellas Artes, para quienes nuestra experiencia sigue siendo un misterio. Terminé ocupándome de darle nombre a toda la exposición —Tramas— y a varias de las piezas que permanecían sin titular.

¿Cuándo saliste de Cuba y qué problemas políticos te llevaron a emigrar?

En 1974 fui arrestado en el preuniversitario Jorge Luis Estrada, en Cienfuegos, y acusado de diversionismo ideológico. Mis acusadores fueron dos compañeros de clase y el director de la escuela. Pasé poco más de cuatro años en la prisión de Ariza y salí de Cuba en mayo de 1979, con un contingente de presos políticos.

¿Has sido publicado dentro de Cuba?

Que yo sepa, las únicas menciones de mi nombre en Cuba se deben al comisario Pedro de la Hoz, en un libro mediocre sobre la contrarrevolución villareña, y a la generosidad de mi amigo Omar Pérez, que me dedicó un poema en la revista Casa

Pero no creo que a estas alturas sea importante para un autor del exilio "ser publicado en Cuba". Mi blog N.D.D.V. se lee en la Isla, mis artículos circulan por las redes sociales, en correos electrónicos y memorias flash.

El catálogo de la exposición de Pérez Monzón no apareció tal como fuera planeado. Publicaron las palabras de la curadora Corina Matamoros, pero no las tuyas. ¿Fuiste avisado de ello por Gustavo Pérez Monzón o por alguien de CIFO? ¿Qué crees de lo ocurrido?

Es lamentable que el catálogo no estuviera listo para el día de la apertura. Tendré que aceptar la versión de las imágenes oscuras hasta que pueda obtener información sobre lo sucedido. Aunque no puedo evitar la sospecha de que el verdadero problema haya sido mi imagen oscura.

El catálogo de Tramas requirió una labor enorme de organización por parte de CIFO, del Museo de Bellas Artes, y de varios de los colaboradores que vivimos fuera de Cuba, entre ellos el traductor Carl Good, que realmente hizo un trabajo extraordinario con las versiones al inglés. ¿Se echó por la borda todo ese enorme esfuerzo debido a presiones de la Seguridad del Estado? Es posible.

Tuve la ilusión, falsa quizás, de que era posible dialogar, de que mi interpretación del arte de los 80 había sido, si no aceptada, al menos tolerada en Bellas Artes. No me explico por qué Eugenio Valdés, el nuevo director de CIFO, o el curador, René Francisco Rodríguez permitieron que el plegable que substituyó el catálogo apareciera sin mi texto. Por lo menos mis palabras debieron estar disponibles, por una cuestión de elemental cortesía. Nadie me avisó de lo sucedido.

¿Crees que vaya a publicarse alguna vez, y circule dentro de Cuba, el catálogo con tus palabras?

Está programado que la exposición viaje a otros museos de Europa y los Estados Unidos, y espero que para entonces el problema de las imágenes oscuras se haya resuelto. Probablemente, el catálogo esté circulando ya dentro de Cuba de manera clandestina.

Gustavo Pérez Monzón no ha tenido hasta ahora reconocimiento suficiente dentro de Cuba. ¿Esta exhibición hará justicia a su obra?

CIFO ha adquirido casi toda la obra de Gustavo, por lo que puede afirmarse que ahora está en buenas manos.

La obra de Gustavo Pérez Monzón pudo haber terminado en el despacho de Raúl Castro, o en algún recinto del Comité Central, como pasó con la de Servando Cabrera, la de Tomás Sánchez y la de Kcho, y se le hubiera hecho justicia igualmente. Quiero decir, que coexisten en Cuba hoy dos tipos de reconocimiento artístico: el del mecenazgo cultural castrista y el de los curadores y comisionados.

Los curadores de Bellas Artes son especialistas con ojo exquisito, van de compras con dinero de CIFO, y si adquieren la obra de Pérez Monzón, ¡pues mejor! Creo que lo mismo debería pasar con las obras de Tomás Esson, Ramón Alejandro y Julio Pichón. Eventualmente, cualquier obra terminará en el Centro Asturiano o en el Museo Nacional de Bellas Artes, que son las dos alas de El Escorial de los Castro.

El crítico uruguayo Luis Camnitzer, uno de los especialistas del arte cubano de los 80, ha vuelto a La Habana para la Bienal. ¿Qué opinión tienes de la interpretación que da la crítica extranjera del arte cubano contemporáneo?

El problema del arte contemporáneo cubano es, básicamente, un asunto de déficit crítico. En 1989 teníamos a Luis Camnitzer realizando el trabajo de renormalización de la cultura oficialista, y eso, debido a que ningún cubano estuvo a la altura de las circunstancias. ¡Solo un crítico extranjero podía equivocarse tan absolutamente!

No hay una historia cubana, sino uruguaya, francesa o americana, de esos eventos. ¿Por qué? Porque un cubano hubiera tenido que decir, de entrada, que se trataba de un movimiento artístico contrarrevolucionario, algo que ninguno de nuestros conocedores estaba dispuesto a admitir. De manera que el arte de los 80 ha sido un poco la lata que los críticos patearon calle abajo a ver dónde llegaba.

Camnitzer toma ese momento de ruptura, el inicio de un movimiento contestatario fraguado en las escuelas de arte, y lo falsea. ¡Hasta pone hablar a Arturo Cuenca como  todo un revolucionario! Camnitzer tergiversa la significación política del arte de los 80, la crisis de donde arranca el proceso, la época en que aparece Gustavo Pérez Monzón, y con él, el decadentismo.

Y ahora, 25 años más tarde, encontramos de nuevo a Luis Camnitzer en la Bienal de La Habana.  Imagino que el ministro de Cultura pague por su estadía en Cuba ("Luis Camnitzer regresa a Casa", dice el titular de Granma) solo para que le salga al paso a cualquier desviación teórica. Ahora enfrenta a la Tania Bruguera de El susurro de Tatlin con la de Los orígenes del totalitarismo y dice que la primera es "superficial, declarativa y demagógica".

Hay que tener en cuenta que se trata del  mismo experto que en los años 70 estudió las acciones violentas de Tupamaros y Montoneros como ejemplos de performance. Entonces, cuando Camnitzer afirma en su página de Facebook que la segunda Tania "pone al represor en posición similar a la de un index eclesiástico medieval", cabría preguntarse quién es ese "represor". Bueno, para empezar, es el mismo que lo invita a Casa, el que enseñó el arte de la performance a los Tupamaros.

Tú te proponías viajar a La Habana para la apertura de esa exposición. ¿Qué te lo ha impedido?

Mi esposa y yo creímos que era el momento de regresar a Cuba. La exposición en Bellas Artes parecía ser el evento perfecto, y sucede que el museo está en mi barrio, donde pasé algunos años de mi adolescencia. Es un lugar muy querido. Recuerdo la tarde en que un custodio me señaló a un anciano elegante, de traje y corbata, que se paseaba por la colección de arte griego, y me dijo: "¡Ese el Conde de Lagunillas!"

Pero entrar a Cuba significa, para el exiliado, pagar un tributo por un pasaporte falso y la llamada "habilitación", una especie de "limpieza de sangre", una práctica medieval, y después un boleto costosísimo por media hora de vuelo, y entonces la entrada a tu propio país se convierte en un asunto policíaco. Entras como súbdito, no como ciudadano.

En mi caso, la habilitación policial nunca llegó, a pesar de que mis nuevos amigos del Museo Nacional de Bellas Artes me esperaban, y también mis viejos amigos del Teatro de los Elementos, en Cumanayagua.  Tal vez regrese en ferry, que es el medio batistiano de transporte entre Cayo Hueso y La Habana, mucho más eficiente, y probablemente más económico. Pero no me doy por vencido. Mi viaje de regreso está en veremos, pero mi presencia virtual en Cuba es un hecho.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 54 ]

Imagen de Anónimo

Excelente, Amadeus. De eso se trata. Ahora, ¿quién le creerá sus artículos pasados y futuros? No seré yo. Por mí como si quiere regresar a Cuba y convertirse en miembro de la UNEAC y en la mano derecha de Barnet, que lo dudo. Está en su derecho. Lo malo de estos espíritus natilla, es que son tan lánguidos, que en su supuesta sabiduría, en su inspiración, no se dan cuenta de la metida de pata. En la Cuba comunista nunca será creíble, confiable. Y ya, para nosotros, tampoco. Se jodió, por traidor y cretino. Naturalmente, está en su derecho de hacer lo que le venga en ganas. ¿Chochera? ¿Decrepitud? ¿Demencia senil? Lo hacía más joven.

Imagen de Amadeus

@ Anónimo - 31 Mayo 2015 - 11:16 pm.De lo que aquí se trata no es del "derecho" de Néstor Díaz de Villegas para viajar a Cuba, que lo tiene como como todo hombre libre en una democracia, sino de algo más que eso: su credibilidad.Néstor ha sido el referente del anticastrismo por excelencia. Sus textos incendiarios y sus magníficos análisis históricos es lo único que nos ha quedado en esta parte del exilio para paliar la frustración de una patria perdida. No pongo en duda la integridad política de Néstor más que probada, pero sí que me ha quedado un mal sabor en la boca con este incidente.Hay una diferencia entre viajar a Cuba para ver a la familia, incluso para aliviar la nostalgia, que viajar a la Bienal y decirlo con la misma tranquilidad de Danny Glover.Hay un refrán en alemán que reza. “No se puede predicar agua, bebiendo vino"  y es la moraleja que nos deja.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 31 Mayo 2015 - 3:07 pm.  escribió:" Yo detesto, odio a muerte a todo aquel que traiciona a Cuba."  " Con la patria no se juega."Eso mismo decían de tí y de todos los que nos fuimos de Cuba, los ardientes fidelistas, "comunistas" y otros comecandelas.  Es más, estoy seguro de que esas frases las aprendiste allá, se te grabaron de tanto escucharlas.  Quizá si hasta tú mismo las proferiste un dia, dirigidas a amigos y otros que adoptaban otras posiciones o "presentaban" su salida del país. Ahora resulta que hay que renunciar a derechos para amar a Cuba.  En otras palabras, lo que hizo FC durante mucho tiempo tú piensas es lo correcto. Que ningún cubano visite Cuba. ¿Y hasta cuando?  ¿Hasta que aquello sea una democracia ejemplar, un país libre y desarrollado?  ¡Qué lindo! ¿Y a quien le dejas esa tarea?  Llegar cuando la mesa está servida y darte un banquete no es muy patriótico.  ¡Vaya sacrificio y amor a Cuba! El mismo que mostraban los que decían "esto, que lo resuelvan los americanos, yo me voy a vivir mi vida, acá no hay futuro".  Y nada más. Ahora se enojan porque "los americanos" no lo "resolvieron" como ellos querían, sino como convenga a sus intereses.  El pueblo cubano felíz y esperanzado y ustedes por la calle de la amargura.  No soy amigo de D de Villegas, no comparto muchas de sus ideas, pero es su derecho ir a Cuba.

Imagen de Anónimo

Nadie que apoye al Máximo Führer causante de tanta muerte, tanta miseria, tanta destrucción en Cuba tiene mi respeto. Yo destierro a Néstor de mis amigos, pues no merece mi amistad. Yo detesto, odio a muerte a todo aquel que traiciona a Cuba. Este acto de Néstor es barbárico, cavernario y muestra que algo en su cerebro no anda bien, pues este no es el mismo que yo admiraba. Solo lo perdonaría si, el tiempo, me muestra que está enfermo y que sus neuronas, producto de algún mal, no le permiten razonar con claridad. Por el momento, lo aparto de los que consideraba cercanos. Los amigos de mis enemigos, los son míos. Yo soy un hombre de vergüenza. Ésa que Néstor Díaz de Villegas acaba de perder. Y no valdrán justificaciones. Hay actos que no tienen explicación. Y éste, de máxima responsabilidad, es uno de ellos. Con la patria no se juega.

Imagen de Anónimo

Estimado gramatico de las 11:12: !como se ve que se sintió Ud. aludido por esa "chuzma"! Debería Ud. empezar por no llamarse amigo de otro que merece su respeto aunque no piense como Ud. Y desde luego tener los suficientes co___ de revelar su nombre si verdaderamente valora esa amistad.      

Imagen de Anónimo

Querido mío de las 7:27 pm, temo que si no sabe escribir la palabra «chusma» correctamente, ni entiende el famoso poema de Gertrudis Gómez de Avellaneda, la palabra no se refiere allí al vulgo, ni comprende por qué los amigos de Néstor, que no es tan famoso ni la cabeza de un guajalote, estamos que ardemos por lo que consideramos una soberana traición. No sólo traición. Uno se imaginaba que era un hombre profundo, serio y se aparece con esta superficialidad. Superficialidad llamo a que haya mostrado tal ego y haya hecho semejantes declaraciones, como si fuera una famosa estrella de Hollywood que ganara un Oscar. Enojados y defraudados.  Le aconsejo que antes de escribir aprenda ortografía y, si se va a referir a cualquier poema trate al menos de fijarse bien cómo se escribe una palabra. Ya ve, entre los cubanos y un puñado de iberoamericanos, el nombre de la Avellaneda es reconocido, como el de Santa Teresa o Sor Juana Inés de la Cruz. Pero a nuestro querido filocomunista , ¿quién? Por favor, seamos más cuerdos.

Imagen de Anónimo

Una vez más, repugna ver cómo la chuzma diligente prefiere atacar a un con-ciudadano en vez de al Estado que le niega sus derechos. Por muy en desacuerdo que estemos con las acciones del Sr. Díaz de Villegas, nada justifica que se le acuse a él, en vez de al Estado cubano y sus autoridades, que son los verdaderos responsables de este fiasco. Deberíamos todos, como prueba de coraje, y a pesar de cualquiera de nuestras opiniones, solicitar y hasta exigir la entrada al país, como lo hizo Néstor, con tal de poner en evidencia la discriminación que practica el Estado contra ciudadanos que el mismo Estado se ufana en amparar con papeluchos de visas y pasaportes. Que esa sea la mayor lección para el Presidente Obama, que hace ojos ciegos ante esa bochornosa realidad.    

Imagen de Anónimo

El estrangulador de Flagler Street se abrió de patas.

Imagen de Anónimo

Que hablen mal, pero que hablen... ¿Verdad, Néstor?

Imagen de Anónimo

Ay, Néstor, la cagaste. Te llenaste de mierda desde el cogote hasta los calcañales. Qué cagada. Ahora, ¿quién va a confiar en ti?