Domingo, 17 de Diciembre de 2017
10:46 CET.
Centenario

Orson Welles, el gran contemporáneo

A 100 años de su nacimiento —6 de mayo de  1915— hoy que el cine deviene en el audiovisual, cuando hay obras maestras realizadas en video digital (Blue-ray)  y para ver en TV,  que no en las salas, vale la pena hacer recuento y memoria del legado de  Orson Welles, genio indiscutible de la cinematografía mundial, situado por derecho en lo que ya parece ser la prehistoria de la imagen en movimiento.

El ciudadano Kane: el grado cero

El cine, que es logos y no lenguaje según Sartre, tiene su actual expresión de modernidad, alcanza grados de significación notables a partir de la realización de El ciudadano Kane, ópera prima de Welles, obra considerada entre las 100 mejores películas de todos los tiempos: ocupó el lugar número uno de las encuestas por más de 60 años.

Las innovaciones en la fotografía, la música, la edición, el sonido y el guion de este filme forman parte hoy del arsenal técnico standard del actual audiovisual.

En la fotografía, la utilización del campo de fondo, al estilo de la perspectiva de los maestros del Renacimiento, donde  vemos las  acciones que suceden al fondo, nítidamente enfocadas  a la par que las del  primer plano, otorga majestuosa profundidad a las escenas de El ciudadano Kane. La iluminación privilegia el claroscuro,  influencia del expresionismo alemán. Los efectos ópticos, la notable organización de los movimientos de cámara, el uso poco ortodoxo de los contrapicados, el empleo agresivo de las grúas en dollys y travellings, logran una notable puesta en escena.

Premio Oscar al guion original (Herman J. Mankieiwicz, Orson Welles), la narración en sucesivos flashbacks, expone los diferentes puntos de vista de múltiples narradores sobre el ciudadano Charles Foster Kane, personaje inspirado en el magnate de la prensa norteamericana William Randolph Hearst. La utilización del documental, de los noticiarios de la época en medio de la ficción, unido a los saltos en el tiempo a través del montaje o la edición, es otro de los notables recursos narrativos en este filme. El tiempo es sabiamente condensado por Welles: es célebre la escena del desayuno de Kane con su primera esposa: el fracaso de un matrimonio de 16 años se  resuelve en cinco secuencias de dos minutos de duración al colocar en igual decorado a los actores cambiados mediante el maquillaje y el vestuario, en franca denotación del tiempo transcurrido.

Welles también fue  pionero en efectos especiales al rodar escenas de multitudes, conglomerados de gente utilizando miniaturas para abaratar los costos de la producción, y en banda sonora, al trasladar sus experiencias en sonido en la radio, para crear atmósferas, emociones. Técnicas auditivas como el lightning-mix le permitía realizar secuencias complejas por medio de sonidos o frases relacionadas, creando así una banda sonora continua. También solapaba o empalmaba diálogos, según le pareciera para lograr verosimilitud. Precursor del J-cut, introducía el sonido de la escena siguiente antes que la imagen.

Siempre experimentando, dirigió un falso documental F de Fake (Fraude), 1973, que anticipa algunas propuestas del cine posmoderno.

La música de El ciudadano Kane, del compositor Bernard Hermann, quien había colaborado con Welles en casi todas sus obras radiofónicas, entre ellas la conocida Guerra de los mundos (1938), adaptación del libro de G.H. Wells, constituye otra de las innovaciones del filme, y el 50% de su éxito, según el propio director. Hermann introduce lo que denominó música radiofónica, es decir, entradas musicales de cinco a quince segundos de duración para sugerir una determinada respuesta emocional o una acción precisa. Además, utilizó combinaciones poco frecuentes de instrumentos de viento-madera y flautas graves.

Welles persona

George Orson Welles nace en Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos, el 6 de mayo de 1915 y muere en Los Angeles, California, el 10 de octubre de 1985. Actor, hombre de teatro, desde que apareciera en un escenario de Chicago a los tres años de edad, a los 10 dirigiría su primera representación  en la escuela donde estudiaba; a los 17 trabajaría en Broadway y fundaría su propio grupo a los 19, el Mercury Theatre. Alcanza la fama a los 23 con su obra radiofónica La guerra de los mundos (1938), para la cadena CBS,  por lo que la productora RKO le contrata para dirigir, escribir y producir  dos filmes, con plena libertad creadora, algo inusual en el Hollywood de entonces. A los 24 comenzaría su juego de aprender el cine para estrenar, a los 26 años, El ciudadano Kane. Por su rigor de descubrir jugando, podríamos considerarlo como el gran contemporáneo.

Amigo de presidentes  y toreros, muere de un ataque cardíaco en su casa de Hollywood. Sus cenizas fueron depositadas en España, en la finca de recreo de San Cayetano, Málaga, propiedad de su amigo el torero Antonio Ordoñez, de acuerdo con lo deseado por su esposa e hija "porque ese fue el lugar donde se sintió más feliz en su vida". En los últimos años se había ganado la vida realizando videos publicitarios para una marca de vinos californianos. Entre otros filmes inacabados por falta de financiamiento deja El otro lado del viento, protagonizado por John Huston, rodada en blanco y negro entre 1970 a 1976, que será estrenada por la productora Royal  Road Entertainment como homenaje en su centenario. Al morir, solo tenía un montaje provisional de la película de 45 minutos.

Hombre de teatro, adaptó al cine tres obras de Skakespeare —Macbeth (1948), Otelo  ( 1952) y Campanadas de medianoche (1965). Extraordinario actor, solía emplear el dinero ganado con sus actuaciones para financiar, en parte, sus propios filmes. Deja obras maestras de la cinematografía en 35mm como Sed de mal (1958).

Abrumador, original, barroco, precoz, desmesurado talento, como un fantasma, Orson Welles se encuentra fuera del tiempo: la desenvoltura de su mirada al encontrar sus propias reglas para hablar del poder y la corrupción, temas recurrentes en su filmografía,  le tornan  en una leyenda del siglo XX, que llega hasta el XXI.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

El Ciudadano Kane sigue siendo una película magistral. Comparto las opiniones de este texto, especialmente el último párrafo. Esperemos que en el siglo XXII aún se recuerde la genialidad de Orson Welles.