Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Artes plásticas

'Ruido salvaje' abre el intercambio entre museos de EEUU y Cuba

Un centenar de obras de arte urbano, político y militante del Museo del Bronx de Nueva York aterriza en La Habana en el primer intercambio entre pinacotecas de EEUU y Cuba, reporta EFE.

La muestra Ruido salvaje, que se gestó hace tres años, se inaugura hoy en el Museo de Bellas Artes de La Habana, e incluye piezas de conocidos artistas de la vanguardias de los setenta como Vito Acconci o David Hammons; de otros más ligados a la comunidad del Bronx como Tim Rollins, Willie Cole o Sophie Calle; e incluso una selección de las famosas polaroids de Andy Warhol.

Un total de 54 artistas cuyas obras buscan subrayar los puntos de confluencia de la vida urbana del Bronx y La Habana, dos poblaciones "muy fuertes y poderosas", muy ricas culturalmente gracias a su carácter mestizo y la fuerte influencia de la comunidad afrodescendiente, explicó la directora del Museo del Bronx, Holly Block.

"El Bronx ha sido refugio de emigrantes desde hace más de 100 años. Algunas veces cuando estoy en el Bronx tengo la sensación de estar en La Habana porque compartimos arquitectura, tenemos conexiones culturales similares y un número importante de la población es bilingüe en español", precisó Block.

Aunque la idea de este proyecto surgió antes del 17 de diciembre, cuando Cuba y EEUU anunciaron el restablecimiento de sus relaciones, Block consideró que este intercambió cultural —que se sellará con otra muestra de artistas cubanos en año próximo en el Museo del Bronx— va a sentar un "precedente" para establecer una "colaboración formal entre instituciones de ambos países".

"El cambio es inminente, definitivamente va a suceder. La pregunta es cuánto tiempo tomará esta transición, pero al menos esto puede servir de ejemplo para que otros museos de Estados Unidos. Por eso es tan importante lo que está sucediendo hoy aquí, estamos haciendo historia", afirmó Block, que casualmente vivió en La Habana ese 17 de diciembre, un "día lleno de felicidad", dijo.

Como símbolo del deshielo entre los dos países, sobre la fachada de la sede del Museo de Bellas Artes se izará una enorme bandera afroamericana, obra de David Hammons, que representa las barras y estrellas estadounidenses, pero en los colores negro, verde y rojo, propios de la cultura africana, una herencia notable tanto en EEUU como en la Isla.

"Fue muy interesante constatar las comunidades culturales que tenemos, estando aparentemente tan lejos, en dos países que han vivido un disenso histórico memorable durante tantos años. Sin embargo ha habido más comunidad que diferencia", señaló, por su parte, Corina Matamoros, comisaria del Museo cubano de Bellas Artes y promotora de esta iniciativa.

Además de la bandera de Hammons y las polaroids de Warhol, destacan en la exposición piezas como la de Willie Cole, una pizarra escolar en la palabra "America" se convierte en un acrónimo del que desencadenan otros conceptos que definen el continente y aluden a la emigración, el mestizaje y la multiculturalidad.

En honor a la lucha por los derechos de los afroamericanos de los años sesenta y setenta en EEUU, la muestra incluye la pieza "X", un 'collage' de Tim Rollins, creado con páginas de la biografía del activista Malcom X, sobre el que hay pintada una enorme x en negro.

La obra de Rollins está especialmente vinculada al palpitar del Bronx, fruto de la interacción directa con la comunidad; igual que la de Sanford Biggers, presente en la muestra con un grabado de una peineta 'afro', que es puño cerrado en la parte superior y desemboca en un montón de raíces, en alusión a sus orígenes africanos.

También hay espacio para la fotografía con una selección de retratos de la francesa afincada en Nueva York Sophie Calle, así como Jamel Shabazz, quien ha retratado las calles de esa ciudad desde que su madre le regaló una cámara con solo 13 años.

La muestra incluye dos lienzos de los artistas cubanoamericanos Ana Mendieta y Emilio Sánchez, así como una bicicleta tejida en fibras vegetales del brasileño Grover Lopes y un retrato de Mao Tse-tung del artista chino Zhang Gong, quien sobre una tela barnizada con salsa de soja y carmín rojo recortó el espacio que corresponde al rostro del líder de la China comunista. 

Una bienal polémica

La XII Bienal de La Habana, que arranca este 22 de mayo con el lema "Entre la idea y la experiencia", enfrenta este año también la polémica por la represión del régimen contra la artista Tania Bruguera que ha motivado el rechazo de varios creadores. La creadora se encuentra actualmente retenida en la Isla y amenazada con un proceso legal por intentar realizar en la Plaza de la Revolución la performance El susurro de Tatlin.

"Le pido al museo [Bronx Museum] que retire mi pieza mientras no se haya liberado a Tania Bruguera, y le pido a mis compañeros dentro de la exposición que hagan lo mismo. No sean espectadores pasivos", escribió el artista Paul Ramírez Jonas en el marco del debate "La Bienal de La Habana: ¿participar o boicotear?", dedicado al caso de Bruguera.

"Formo parte de una expo llamada Wild Noise (Ruido salvaje), y eso es justo lo que quiero: hacer ruido", añadió el creador, quien radica en Nueva York.

Ramírez Jonas dijo que le hace "muy feliz" el diálogo actual entre La Habana y Washington y subraya que "esta apertura implica que ahora podremos tener intercambios culturales donde finalmente estarán incluidas nuestras simpatías y diferencias".

Sobre esta polémica, la directora del Museo del Bronx dijo que "ya sea creando una performance en un espacio publico o trabajando con inmigrantes, Bruguera ha llamado la atención del mundo, provocando no solo a espectadores, religiosos y políticos, también al Gobierno cubano".

"No he visto a Tania en Cuba. Para la exhibición Ruido salvaje nos hemos enfocado en trabajos de nuestra colección permanente, hechos por artistas con sede en Estados Unidos, por tanto, el trabajo de Tania no está incluido en la muestra. Creo firmemente en el intercambio cultural, y en que es una herramienta vital para mejorar la comunicación y el diálogo. Aunque nunca planeamos incluir a Tania en la exhibición, apoyo su trabajo y me siento triste por sus circunstancias en Cuba", declaró Block, según recoge un artículo de Christian Viveros-Fauné publicado por Artnet News.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Ay Holly, que clase de personaje!!! Todo el mundo a por lo suyo y a Tania que le pase un camión por arriba... La casa de Tania esta a dos cuadras del museo, se dice amiga pero no la ha ido a ver... si no hubiera pasado esto ya se hubiera inventado aunque sea ir a mear a su casa... Doble moral y todos en la misma, no quieren ser reganados por Ruben del Valle o Jorge Fernandez que se han ocupado de a los artistas extranjeros que preguntan ponerle el picao malo a tania y al final se creen la version oficial y ninguno se quiere ensuciar y saber de primera mano que sucede. Si estuviera alli le cantaba las 40 a todos, porque no es si te gusta o no lo que hace es ser solidario con quien esta en una situacion jodida e injusta, sus colegas no ven la hora que la metan presa.

Imagen de Anónimo

"Algunas veces cuando estoy en el Bronx tengo la sensación de estar en La Habana" Pero que estaria fumando Holly Block que le produce esa sensacion?  LLevo viviendo en New York 40 anos y he visto como ese borough  se ha ido deteriorando fisicamente como tambien la moral de sus pobladores.  Como me dijo un amigo nacido en el Bronx " En el Bronx el que triunfa es el que se va a vivir a otro lugar. Quizas ella se refiera de que como en Cuba, toda la gente que vive en el Bronx quiere salir de alli.  A pesar del gran esfuerzo y buenos resultados del museo del Bronx aun le falta mucho para que se puedan comparar con el museo de Brooklyn, no hablar del Metropolitan u otros museos publicos de la ciudad.  El Bronx es un lugar peligroso para visitar.  La gente se comporta salvajemente en las estaciones del metro, las calles sucias bordeadas de edificion en ruinas o mal cuidados.  Fui al museo del Bronx hace algunos anos y la gran mayoria del publico asistente al evento no eran residentes del Bronx.