Lunes, 26 de Septiembre de 2016
09:18 CEST.
Fotografía

El historiador Rafael Acosta recorre en un libro la fotografía cubana del desnudo desde mediados del siglo XIX

El historiador oficialista Rafael Acosta de Arriba recorre en un libro la fotografía cubana del desnudo desde el siglo XIX, informa el diario El País.

El volumen, titulado La seducción de la mirada (1840-2011), ha sido publicado por la editorial cubana Polymita e incluye más de 400 imágenes de 93 artistas.

"Este proyecto surgió hace cinco años, como estudio del erotismo del cuerpo", dijo Acosta (La Habana, 1953), citado por el diario español. "Pero no es un libro de desnudos", aclaró.

Las primeras imágenes recogidas son de inicios del siglo XX, cuando empresas comercializadoras de puros "las incluían como postalitas en las cajas de los cigarros para incentivar las ventas", explicó Acosta. Al principio, las modelos eran de prostitutas.

Para el ensayista, "el primer nombre relevante de la fotografía del cuerpo en Cuba es Joaquín Blez" (1886-1974), de quien se exhibió en 1927 una colección de desnudos.

Blez, retratista de la familia del presidente Mario García Menocal, fue uno de los fundadores en 1939 del Club Fotográfico de La Habana, del que formaban partes miembros de la clase media y alta cubana.

El más destacado integrante de ese club fue Roberto Rodríguez Decall (1915-1995), consideró Acosta, "por sus imágenes de sutil erotismo, de una delicadeza que supera el hieratismo de sus antecesores".

El autor señaló que, si antes de 1959 la difusión de imágenes de desnudos en publicaciones y exposiciones era escasa, con la llegada al poder de Fidel Castro se produjo "una pausa en esta clase de fotografía".

"No hay espacio para ella porque la imagen tiene otros fines, políticos", indicó.

A esa etapa, no obstante, pertenece "La vida y la muerte", conocida como "La miliciana de Korda", que muestra el torso desnudo de una mestiza, quien posa "con un pantalón de miliciano y una metralleta checa apoyada entre sus pechos espléndidos", destacó.

El original de la foto está perdido. Según Guillermo Cabrera Infante, la imagen causó problemas a Alberto Korda porque no gustó a la embajada de la entonces Unión Soviética en La Habana, recoge El País. Las autoridades cubanas habrían confiscado reproducciones y negativos.

En su ensayo, Acosta dedica también espacio a los códigos utilizados a partir de los años ochenta del siglo XX por los nuevos retratistas cubanos, quienes "comienzan a utilizar el cuerpo para lanzar discursos contestatarios sobre religión, feminismo o los gays, por ejemplo".

Incluye a fotógrafos como a Marta María Pérez Bravo, Abigail González, René Peña, Cirenaica Moreira, Juan Carlos Alom, Jorge Otero, entre otros.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Por cierto, Joaquín Blez era hijo de Felicia Marcé, primero viuda de Oscar de Céspedes y luego casada con el padre del fotógrafo, que era un hacendado... en Birán. ¿Adivinan quién era el vecino? Ángel Castro. Blez guardaba en su archivo las demandas judiciales de su padre contra Ángel Castro por "abigeato" (robo de ganado) y "suplantación de límites" (recorrer las cercas en la noche)... Felicia Marcé fue la que cosió LA PRIMERA BANDERA DE CUBA, la de Céspedes, la que se conserva y no CAMBULA (ESA SE DESHIZO porque era de tela de mosquitero) y por eso en los 40 cuando falleció fue enterrada con honores militares como Coronela del Ejército Mambí. La historia de Cambula la han inventado después... Blez tenía en su archivo varias colecciones de fotos eróticas, de una "princesa" indú en La Habana de los 20 y de las ruinas de Pompeya.

Imagen de Anónimo

ACOSTA DE ARRIBA, EL EX-CENSOR DEL ARTE CUBANO... No lo olvidemos.