Martes, 27 de Septiembre de 2016
19:54 CEST.
Cine

Del reino de la oscuridad

En la sala Charlot de la Cinemateca de Cuba se estrenó el filme ruso Leviatán (2014) del director Andrey Zvyagintsev. Fue un privilegio para los miembros de la Asociación de la Prensa Cinematográfica (ACPC) y del cine-club Orson Welles,más algunos enterados.

Leviatán, que aún no ha sido vista en su país de origen por considerarse "antipatriótica, antirusa, oportunista" y otras lindezas por el estilo, es el cuarto largometraje de Zvyagintsev (El regreso, 2003; El destierro, 2007; Elena, 2011), todas vistas en Cuba, exceptuando El destierro.

Considerado uno de los más importantes directores de la era postsoviética, Zvyagintsev ha merecido premios internacionales sin cuento desde su ópera prima El regreso. Leviatán ha ganado el Globo de Oro a la mejor película extranjera (EEUU), paso previo a la nominación para el Oscar, a la que fue nominada; premio al mejor guión en Cannes, a la mejor fotografía en Sevilla, a la mejor interpretación en Venecia, del círculo de críticos de Londres, el BAFTA entre otros… Amén de la cálida acogida tanto de crítica como de público en casi todas las pantallas del mundo.

El filme

Con notables intertextualidades y guiños artísticos —al filósofo y político inglés del siglo XVI Thomas Hobbes y su doctrina de derecho moderno como la base de las sociedades y los gobiernos legítimos; a la Biblia y su relato sobre el monstruo marino del Antiguo Testamento, Leviatán, mitad serpiente, mitad ballena, terror y leyenda de los hombres de mar— Zvyagintsev logra componer un acabado retrato de la Rusia contemporánea, postsoviética (¿una república eclesiástica y civil?), donde la corrupción de los funcionarios, la indefensión del ciudadano ante el sistema y la falta de libertades individuales se exponen a la manera dostoievskiana, trágica.

En un paisaje helado de gran belleza natural, (Mar de Berent, al norte de Rusia), vive Nikalai (Kolya) con su segunda esposa, Lilya, y su hijo adolescente, Roma. Advertido de expropiación por el alcalde Vadim, quien quiere su granja para construir "un negocio para la comunidad", Kolya llama a su amigo Dimitri, abogado, quien llega de Moscú dispuesto a defenderle, hasta que golpeado, amenazado de muerte —él y su pequeña hija—, es puesto fuera de combate por los guardaespaldas del maléfico Vadim.

Kolya, quien ha heredado de sus abuelos y sus padres esta tierra de pescadores, donde trabaja en un pequeño taller de mecánica, es extorsionado por policías corruptos que le hacen trabajar en el arreglo de sus camionetas. Con ellos bebe vodka, sale de picnic y de "caza", en una de las secuencias más divertidas (y simbólicas) de la película, cuando tiran al blanco sobre los retratos de antiguos dirigentes soviéticos: Lenin, Stalin, Breshnev, Gorbachov…

Pesimista, fiel a la cita de Hobbes de "el hombre es un lobo para el hombre", Zvyagintsev, cineasta de 51 años a quien muchos califican de sucesor de Tarkosvki, no da respiro: la Rusia profunda permanece como en tiempos de los zares, nada ha cambiado, se sigue reverenciando el poder feudal y eclesiástico. Cuando al abogado Dimitri le preguntan por Dios, responde que "solo trabaja con hechos", mientras el Pope asegura a Kolya que todo es obra de Dios, cómplice y hermano de fechorías.

Así, la granja es arrasada por los bulldozers, Vadim logra su deseo de posesión, mientras Kolya va a prisión acusado de asesinar a su esposa, quien en realidad se ha suicidado.

Con 141 minutos de duración, un costo de 7 millones de euros, subvencionada en el 37% por el Estado, el filme ha sido rechazado oficialmente por el Ministerio de Cultura ruso, quien prepara a la carrera una ley que prohíba la circulación de obras que atenten contra la ideología, el sistema: "las películas que insultan a las autoridades en el poder no deben ser financiadas con el dinero de los contribuyentes".

La excelencia de las interpretaciones, Elena Lyadova (Lilya), Roman Medianov (Vadim), Vladimir Vdovichenkov (Dimitri), Alexei Serebriakov (el estoico, sufrido Kolya), sumadas a la regia fotografía, largos planos generales de las bellezas naturales de esa región del noroeste ruso, la música de Phillip Glass, el casi científico guión a dos manos de Zvyagintsev y Oleg Negin y la segura dirección de Zvyagintsev, hacen de Leviatan una obra artística de primer orden.

La cinemateca

Miembro de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF) y de la Unión de Cinematecas de América Latina (UCAL), la Cinemateca de Cuba celebra sus 55 años este 2015 con una amplia e intensa programación de estrenos de filmes cuyo interés artístico, social, técnico, político, histórico o cultural los hacen merecedores del debate y la correspondiente documentación.

Esta vez nadie se quedó al debate y solo algunos pocos se acercaron al presentador del filme, Mario Naito, investigador y crítico, para solicitar mayor información. Rescatar el hábito de ver filmes en las salas, ante la pantalla grande, contribuir a una mayor educación y apreciación cinematográficas a través del diálogo entre los críticos y el público, es uno de los retos que afronta hoy la Cinemateca, ante el deterioro y desaparición gradual de las salas en el país.

La tradición de ver buen cine, de un movimiento de cinéfilos, se remonta a los lejanos años 60 y permaneció casi inalterable hasta finales de los 80, cuando la irrupción de las videocaseteras. Ahora solo el Festival de Cine de La Habana logra romper por algunos días la falta de películas interesantes, convocando grandes audiencias para ver cine de todo el mundo, una vez al año.

 La restauración de joyas fílmicas, patrimonio de la nación, es otra de las tareas emprendidas este año por la institución, a través de intercambios con otras cinematecas, como el reciente convenio con la californiana UCLA, que restaurará películas anteriores a la revolución, incluidas las del período silente.

Este parece ser un buen año para todos los amantes del cine en el país.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Nadie se quedo al cinedebate? En verdad, los cubanos han cambiado...

Imagen de Anónimo

Hola, seria posible incluir Spoiler Alert en el titular?

Imagen de Anónimo

ojala, esos deseos se puedan concretizar, la cinemateca fue parte de la cultura cubana que mas tiempo duro y refugio donde uno podia alimentarse de arte dentro del desastre y el empeño del ministerio de cultura en destruir la cultura y politizarla hasta los tuetanos, permitiendo toda la vulgaridad anticultural en todas las ramas del arte, fundamentalmente en la musica, sobre  Leviatán  muy buen film, lo recomiendo, sobre todo por su fotografia y nivel de actuacion.