Sábado, 1 de Octubre de 2016
00:18 CEST.
Entrevista

«Lo que me toca, lo que debo defender»

Nonardo Perea es un artista gay que cultiva diversas facetas como la literatura, la fotografía y el video. También colabora con periódicos digitales DIARIO DE CUBA y Havana Times. Hablamos con él sobre su trabajo y las dificultades que encuentra para llevarlo a cabo.

¿Cómo empezaste en tu arte en una sociedad tan machista como la cubana?

Mira, desde muy jovencito supe que tenía actitud para ciertas cosas, sin embargo no le prestaba atención, con 11 años gané mi primer concurso de dibujo, recuerdo que cuando fui a ver la exposición me quedé impresionado porque vi cosas muy buenas y no le di valor a mi trabajo, en cambio fui el que obtuvo el primer premio.

Creo que de haber recibido ayuda de mis padres habría sido hoy en día mucho mejor, y tal vez no hubiese perdido tanto tiempo como el que perdí. Soy de los que piensa que cuando eres un niño son los adultos los que pueden hacer por ti, pues uno no es capaz de decidir por uno mismo, estás en sus manos. Siempre que le decía a mi mamá "Ay, me encanta la fotografía, me gustaría ser modelo", nunca me tomó en cuenta.

Siempre he sentido alrededor mío cómo la gente me ha subestimado por el simple hecho de ser como soy. Lo poquito que he logrado hasta ahora ha sido gracias a Dios, que ha puesto en mi camino esa luz que he necesitado para seguir  adelante y abrirme camino sin hacerle daño a nadie.

Escribes narrativa, eres fotógrafo, artista visual, ¿cómo has podido aunar tantas especialidades?

Comencé con la narrativa, lo hice cuando tenía 14 años, escribía novelas de terror, inspirado tal vez en los momentos que estaba viviendo. Llenaba libretas completas de capítulos, pero nada era bueno, aunque tenía mis lectores y lectoras en la escuela que siempre me pedían un poco más. Esas novelas las perdí porque tenía un padrastro que, además de ser un gran golpeador, era un antilector que se encargaba de destruir todo lo que yo escribía. Al parecer la literatura era cosa de maricones y, según él, yo no podía dedicarme a eso.

La literatura en serio llega en el año 2000, que es cuando por mi cuenta decido presentarme en el taller literario del municipio de Marianao, y enseguida comienzo a ver los frutos de mi trabajo, ganando varias menciones en encuentros literarios. Luego de un par de años paso a formar parte del taller literario de La Habana Del Este, en Alamar, con los especialistas Nancy Maestigue y Pablo Rigal, a quien les tengo que agradecer el trabajo que hicieron conmigo, pues me ayudaron mucho en el camino de la literatura, y estando con ellos obtuve varios premios municipales y nacionales.

Después de cinco años por intentar entrar en el Centro de formación literaria Onelio Jorge Cardoso, lo conseguí en el curso del 2003 y, junto a la escritura, comienza mi trabajo de fotografía y audiovisuales. He incorporado todas estas especialidades porque considero que soy una persona creativa, me gusta estar todo el tiempo haciendo algo, tener que contar o mostrar en imágenes. Puedo decirte que más que la narrativa en estos momentos estoy enamorado de la imagen, me parece que son cosas que llegan más al público y que pueden trasmitir lo que no consiguen las palabras. La literatura continuo haciéndola, pero como dice el dicho, y  suena a lugar común, pero hay que reconocer que una imagen vale más que mil palabras.

¿Por qué el tema gay en tus obras?

Si fuese una persona negra, creo que mi trabajo giraría en base a lo racial. Lo he dicho varias veces: no hay nadie que sepa más de sus problemas que uno mismo. Si fueses homosexual te darías cuenta del grado de homofobia  al que estamos expuestos, y si fueses negro te darías cuenta de que aún el racismo está muy lejos de erradicarse.

Mis temas son gay porque es el tema que me toca, el que siento debo defender. Ya hay muchas personas que me han criticado, incluso homosexuales, que están en contra de los travestis y transgéneros. Esa es otra cosa porque también existe mucha homofobia entre los propios gay, e intolerancia, y eso es algo que no entiendo. En vez de unirnos y tratar de mejorar nuestra situación como comunidad, pues lo que hacemos es crear grupitos y ponerle a todo nombrecito raros, por ejemplo: intersex. Supongo que sean cosas del desarrollo.

¿Por qué el desnudo, lo erótico, en tu trabajo artístico?

Te confieso que siempre he tenido problemas para desnudarme. Ni siquiera mi madre me ha podido ver desnudo ya de adulto, porque es algo que me da vergüenza, pero para realizar ciertos trabajos de fotografía y video, siempre que medie el arte  estoy en disposición de hacerlo, aunque tenga que hacer de tripas corazón. Luego me siento muy satisfecho con el trabajo terminado y me hace pensar que valió la pena.

Me encanta trabajar sobre el erotismo, es algo que está presente en buena parte de mi obra literaria, audiovisual y fotográfica. Considero que todos somos seres enigmáticos y que cada ser humano tiene su dosis de erotismo, ya sea en su interior o a simple vista. Una mirada, un gesto, ver a un mulato de espaldas, desnudo, es como tener un orgasmo femenino, que ha de ser muy diferente a un orgasmo masculino ¿o no?

¿Por qué tú eres el sujeto casi siempre en tu obra visual?

Ahora mismo podría decirte que es por un problema de presupuesto, ¿Cuánto podría costarme pagar uno o varios modelos, femeninos y masculinos? Y la otra, que estén dispuestos a realizar lo que se les pida,  por ejemplo: meterse dentro de un tanque con agua, muchos no estarían de acuerdo, o los desnudos que son tan polémicos y poco deseados, porque la gente ve su cuerpo como un templo, y por lo general mis fotos son un poquito subidas de tono, y el tema gay no es el fuerte de mucha gente.

Trabajo conmigo, porque me siento cómodo, no me censuro, tengo en la cabeza lo que quiero, soy preciso, a veces improviso, hay cosas que salen bien, otras no tanto. Sí me gustaría trabajar con mucha gente, para no repetirme, pero como no cuento con un presupuesto, pues voy tirando conmigo mismo y con algunos amigos y amigas que han colaborado desinteresadamente en mis proyectos, y a las que no les he pagado un centavo por las sesiones.

He tenido a Efraín Galindo, Yusimí Rodríguez, Day, Nurielys, mi amigo Reynier que, además de aparecer en algunas fotos, alguna vez se ha ocupado del vestuario y el maquillaje. También mi novio ha aparecido en cortometrajes en escenas de corte sexual, y cuando he necesitado música original he tenido la posibilidad de contar con la ayuda del músico Ernesto Tejeda.

Como ves, no he estado tan solo en mi obra visual, solo que sí he trabajado mucho conmigo, cosa que quisiera cambiar, y si alguien lee esta entrevista y le interesa trabajar conmigo de manera desinteresada por amor al arte pues que me escriba a mi correo (Marlomron@ gmail.com) y enseguida nos ponemos de acuerdo y nos vemos para mi próximo proyecto que ya está por comenzar.

¿De dónde se nutre tu talento? Artistas, influencias y tendencias artísticas.

Yo creo que hay cosas que nacen con la persona, independientemente de que uno se perfecciona con el paso del tiempo.

A ver, cómo puedo decirte que he publicado dos libros, uno de cuento y una novela, tengo tres libros más escritos. Además, he realizado exposiciones personales y colectivas de fotografía, y no tengo noveno grado, apenas estudie, leo poco, no conozco la literatura de los grandes y he logrado hasta cierto punto lo que me  he propuesto. Es cierto que tengo influencias de otros artistas, pero ¿quién no las tiene? Vivimos en un mundo donde, si te pones a ver, todo es reciclable. Aprecio la obra de Andy Warhol, aunque no he visto todo lo suyo. Existen puntos en común pero no es Andy Warhol es Nonardo Perea, con todas sus precariedades y defectos.

Madonna es otra que ha estado presente en mi vida como musa inspiradora, cada vez que veo sus presentaciones en vivo y escucho su música me hace sentir y ver cosas que ningún otro artista consigue. Ella es un patrón a seguir para mí, y la sigo desde que era un adolescente.

Te voy a contar algo que me sucedió en mis inicios literarios, fue en un encuentro de escritores en Marianao, se trataba de algo competitivo, leí mi cuento y al momento del debate uno de los jurados se quedó maravillado con mi narración, y  me dijo: "Tú escribes muy parecido a Virgilio Piñera". En ese momento yo no sabía quién rayos era Virgilio Piñera, y con mucha franqueza se lo dejé saber, luego me propuso que leyese su obra, y con el tiempo leí un par de cuentos de Virgilio, y me pareció que el jurado estaba loco, porque si yo escribía igual que Virgilio Piñera, evidentemente era un genio, y estoy muy distante de ser el escritor que quisiera ser algún día.

Háblame de tu experiencia como realizador en el proyecto del ICAIC KINOCUBA. ¿Qué fue lo que sucedió en el evento?

Hay ciertas cosas de las que me resulta difícil hablar, porque me han hecho daño. Nunca he hablado de esto, ni lo he hecho público. En primera, porque no me gustaría hacer sentir mal a ciertos amigos que están implicados en este proyecto audiovisual que convocó el ICAIC, llamado KINOCUBA. El primero se realizó en 2011 y, gracias a mi amiga Milena Almira y Ernesto René, fui invitado a formar parte de dicho proyecto que consistía en unir a cierta cantidad de realizadores jóvenes, unos 40, y en una semana  cada uno realizaría un cortometraje.

Todo se hizo con el auspicio de instituciones como la Asociación Hermanos Saíz, La Madriguera, La Muestra Joven, el Centro Pablo de la Torriente Brau y una institución llamada DAR que según tengo entendido, es una asociación Cristiana si mal no recuerdo. Dicha institución había prestado para el evento las computadoras donde se podían editar los cortos, otras instituciones ayudaban con equipos de sonido, cámaras. En fin, todo para llevar un trabajo en equipo.

Las condiciones del evento eran que se debía hacer un corto y no llevar una idea previa, o sea, ellos pondrían un tema, que fue el de la amistad y allí, al momento crear un guión, decidí hacer algo de tema gay. Ahí sobrevino el problema, enseguida los religiosos que estaban trabajando en el equipo, todos los jóvenes al mando de un chico llamado Axel, pusieron el grito en el cielo, llamaron a la organizadora, mi amiga Milena Almira, y le plantearon su incomodidad, e incluso se negaron a que mi material fuese editado en sus máquinas. En un momento necesité maquillaje para el personaje que interpretaría y la muchacha encargada de eso me dijo con sus palabras que ella no podía maquillarme porque yo era homosexual, y sencillamente estaba en contra de mi sexualidad y su religión no le permitía maquillarme.

Algo que me dio risa fue que mi amigo Efraín, que también es homosexual pero no un homosexual evidente, fue maquillado por ella. Tremendo tropel que se armó por mi corto, al final se determinó que hiciese dos trabajos porque me puse renuente, en tres y dos, y les dije que ese era el que iba, porque lo había concebido así, y no iba a cambiar de parecer. Ahora lo cuento fríamente, pero la actitud de aquellas personas me pareció además de arcaica desligada de Dios por completo. ¿Qué tiene que ver la religión con un trabajo de cine, donde se entiende que el artista debe ser creativo y puede tener la libertad de crear?

Fue una experiencia desagradable, pero me hizo comprender lo equivocado que están algunos seres humanos, que de humanos tienen bien poco.

Un libro tuyo de narrativa estuvo 10 años en la editorial Extramuros, ¿por qué crees sucedió esta dejadez y falta de respeto en tu caso personal?

Todavía lo estoy averiguando. Ese fue mi primer libro de cuentos, lo único que sé es que el título del libro, Vivir sin Dios, aparecía en una lista pero no estaba en físico en la editorial. Un día, en una feria, coincido con varios escritores donde estaba presente la editora Dulce María Sotolongo y me habla del libro, me dice que no está en la editorial y que aproveche y lo vuelva a llevar. En un inicio ella iba a ser la editora, pero después no sé qué pasó y la edición corrió a cargo de Lourdes Cairo.

Meses después llevo nuevamente el libro y finalmente me lo publican. Tampoco fue tan pronto, al parecer el original se perdió, tal vez alguien lo cogió para ir al baño, quién sabe, aquí cualquier cosa puede suceder. Pero bueno, finalmente salió y estuvo bien, fue un libro que enseguida se agotó, aunque solo fueron quinientos ejemplares. Veremos si algún día se hace una reimpresión.

¿Qué posibilidades tienes de avance, en cuanto a publicación de tus obras narrativas, exposición de fotografías y colocar videos?

De sobra se sabe que este no es un país de posibilidades. Al contrario, es un país lleno de adversidades, donde para un creador sin recursos es casi imposible salir adelante. Muchos de mis proyectos se quedan varados y nunca ven la luz, por problemas de no tener esto o aquello. Es realmente frustrante…

Como escritor tengo las mismas posibilidades que tienen todos los escritores desconocidos, las de mandar a concurso y ver si se tiene suerte para ganar y ser publicado, que es la manera en que funcionan aquí las cosas. En cuanto a la fotografía, ahora mismo no tengo cámara, en realidad nunca la he tenido, trabajo con cámaras que me prestan, y he recibido la ayuda de personas que me hacen el favor de tomarme las fotografías.

Sobre los videos, la conexión de internet aquí es tan precaria que resulta imposible poder subir algo a la red. En fin, que estoy jodido por todas partes, pero como no soy el único jodido me queda la esperanza. Es por eso que contra viento y marea continúo haciendo mi obra, y aunque muera en el intento solo espero que se quede y perdure para que otras generaciones que tal vez tengan un poquito más de suerte que yo puedan valorarla, y de alguna manera descubrir el trabajo realizado en la maldita época que estamos viviendo.

Algunas fotografías de Nonardo Perea

Nonardo Perea: "En fin, que estoy jodido por todas partes, pero como no soy el único jodido me queda la esperanza. Es por eso que contra viento y marea continúo haciendo mi obra, y aunque muera en el intento solo espero que se quede y perdure para que otras generaciones que tal vez tengan un poquito más de suerte que yo puedan valorarla, y de alguna manera descubrir el trabajo realizado en la maldita época que estamos viviendo".

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Excelente entrevista, creo que a personas como Nonardo deberian ayudarlas en sus proyectos para asi hacerle mas facil el proceso de creacion, es muy bueno todo lo que he visto, seguramente tiene muchas otras cosas que mostrar, y nos gustaria poder apreciarlas.

Imagen de Anónimo

mUY BUENA ENTREVISTA Y FOTOGRAFIAS, COSAS ASI DEBERIAN DE VERSE MAS A MENUDO.

Imagen de Anónimo

Me gustaron mucho la entrevista y las fotos. Por favor, no dejen de traer este tipo de cosas nuevas que ocurren dentro de Cuba y de las que poco sabemos los que vivimos en el exilio hace años. Felicidades a Nonardo por su trabajo y a Marcia por la entrevista.

Imagen de Anónimo

Bravo. Felicidades, Nonardo. Fotos buenas. Y excelente narrativa de libertad.

Imagen de Anónimo

No soporto a los evangelizadores de ningún tipo, ni  los religiosos ni a los políticos, me enciende que  alguien asuma que su verdad es única y por ende debe ser asumida y aplaudida por mi, lo peor es que seguramente tampoco es su idea, los papagayos repetidores cansan si, pero siguen igual de peligrosos.

Mucha fuerza a Nonardo y a todos los que opten por el camino personal y la cabeza propia siempre que no pretenda imponerse.