Viernes, 30 de Septiembre de 2016
13:00 CEST.
Literatura

Ediciones La Luz lleva a la Feria del Libro obras de Gastón Baquero y Daína Chaviano

Ediciones La Luz presentó en la actual Feria Internacional del Libro de La Habana obras dos autores que han estado ausentes de las editoriales cubanas durante décadas: Gastón Baquero y Daína Chaviano.

Este proyecto editorial, que comenzó hace tres años con una campaña por la lectura, bajo la máxima martiana "En la luz hay virtud", ha mantenido un trabajo sostenido de promoción y edición de libros necesarios para la cultura cubana, con un catálogo que incluye tanto autores de dentro y fuera de la Isla como premios Nobel.

Luis Yusseff Reyes, su director, consideró que el empeño de llevar el libro a politécnicos y universidades disparó las visitas de un público joven al Ateneo provincial de Holguín.

"Creo que hemos sido infatigables en nuestra campaña de ir a todos los sitios. A veces la apatía del lector no es más que la responsabilidad de las editoriales que no acercan su catálogo y esperan que sea el lector quien vaya por ellos", afirmó.

Ediciones La Luz es uno de los cinco sellos editoriales de la Asociación Hermanos Saíz, junto con Ancora, Aldabón, Reina del Mar y Sed de Belleza. Tiene dentro de sus propuestas a Emily Dickinson con traducción de Rafael de Jesús; El mar como un cielo, de Saint-John Perse; Cartas a mi hija Indira, de Jawaharlal Nehru; La isla en versos: Nuevas voces de la poesía cubana, compilados por Luis Yuseff y Yanier Palao; Confesiones eróticas y otros hechizos, de Daína Chaviano, y Una señal menuda sobre el pecho del astro, de Gastón Baquero.

"Pienso que ahora hay una buena plataforma, a pesar de que hay limitaciones materiales para la producción porque son caros los insumos; pero nos queda la posibilidad de preparar un plan que sea atractivo y que a la vez constituya un desafío para las personas que trabajamos dentro de las editoriales", dijo Yusseff.

Responsabilizó, en buena medida, a las editoriales por no aprovechar coberturas y ganar espacios. Mencionó a Daína Chaviano y a la heredera de Gastón Baquero como ejemplo de ello.

"Daína Chaviano radica en Estados Unidos hace más de 20 años. Si la memoria no me falla, lo último que publicó por acá fue El abrevadero de los dinosaurios (Letras Cubanas 1990) y regresa para el lector cubano con Confesiones eróticas y otros hechizos. Ella ha tenido la amabilidad de confiar en nuestro trabajo y creo que de algún modo le hemos devuelto esa confianza porque el libro se han agotado prácticamente" en la feria, señaló Yusseff.

"Y este otro volumen que creo que es fundamental para la cultura cubana: los ensayos de Gastón Baquero, gracias sobre todo a la voluntad de su heredera Rita Pérez Baquero, radicada en Nueva York", agregó.

Con el "visto bueno" de la heredera y de la editorial Verbum, los responsables de La Luz prevén tener lista, para la próxima feria, la poesía completa de Gastón Baquero.

La idea "es llevar al lector cubano esa zona de la literatura que se ha quedado en lo exógeno por razones migratoria o lo que sea, y que puede resultar atractivo a todos", dijo Yusseff.

"Estamos hablando de grandes autores que siguen aportando desde cualquier posición geográfica en la que se encuentren a la cultura cubana, a ese gran cuerpo lírico de la nación que está sostenido por grandes poetas, narradores e investigadores", añadió.

Interrogado sobre si Ediciones La Luz estaría dispuesta a publicar, por ejemplo, a ensayistas prestigiosos como Rafael Rojas, con una postura crítica sobre la situación en la Isla, Yusseff respondió: "Me gustaría mucho poder trabajar con autores de esa magnitud, depende a veces de los derechos de autor". No obstante, el Gobierno suele bloquear la publicación en la Isla de analistas con posturas contrarias a sus intereses en materia política.

"Ediciones La luz estaría apostando también por autores como Reynaldo Arenas, que es tan interesante. Nuestro sello en el año 1999 fundó el premio Celestino de Cuento, que ya va por su decimosexta edición y del que ahora mismo está abierta la convocatoria hasta el día 30 de marzo", indicó. "Es un autor que nos sigue siendo atractivo y que sigue siendo para nosotros un desconocido porque su obra en Cuba se limitó a Celestino antes del alba".

"Pero existen limitaciones reales en la gestión editorial cubana y en la negociación de los derechos de autor", insistió Yusseff.

El director de La Luz se refirió además a los planes de creación de pequeñas editoriales independientes. Los consideró "un avance que hay que aplaudir en el panorama editorial cubano".

"Pienso que diversificará las propuestas y esa misma diversidad nos hará peculiares, aunque estas editoriales puedan ser de tiradas muy cortas. Ojalá que surjan otras propuestas de sellos de este tipo y que tengan un alcance comercial más allá del territorio en que sean creadas", dijo.

Descartó que tras la diversificación haya "una voluntad de descentralización".

"Como quiera que sea, Ediciones La Luz es un sello de la AHS. Lo que sí creo que la batalla realmente debe ser contra el dogma", concluyó.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

Siempre me parece sospechosa la matraquilla de alguien que repite la misma cantaleta. Por si el anonimo que se llena la boca para hablar de la Chaviano no lo sabe, ella no es la primera ni la única autora del exilio a la que contacta una editorial de la isla para publicar su obra. Poetas como Ramon Fernandez Larrea, que es tan vertical como ella en contra del gobierno cubano, también publicó una antologia de su poesía en la pasada feria de la Habana. quienes quieren seguir el estilo de la brigada Vigilia Mambisa se quedaran atrás. No hay que castigar a un pueblo confundiéndolo con un gobierno. Yo aplaudo a los escritores cubanos exiliados que, sin hacer concesiones políticas como Larrea y Chaviano, permiten que sus textos lleguen al pueblo de la isla y le tiendan una mano a los infelices de allá para decirles que no están solos.

Imagen de Anónimo

Ah, siempre la envidia, siempre tienen que decir lo mismo. ¿Sabe una cosa? Para mí la Chaviano no es una buena escritora. Y parece que viene de muy cerca el anónimo ya que se conoce hasta el prólogo. Pues bien, considero una traición lo que ha hecho. ¿Por qué alguien tiene que ser de tercera, porque  critique? Vaya pensamiento superficial. Quién sabe si el que la critica está muy, pero muy por encima de ella. Al menos, tiene dignidad. Y yo admiro a la gente digna. Lo que ha hecho esta señora, en busca de llamar la atención, es caer. Caer. Y vaya manera de hacerlo: traicionando al exilio. No siendo solidaria con sus intelectuales, con su gente, con los suyos. Dentro de poco la veremos en el foso donde tantos se fusilaron, en la cabaña. Naturalmente, a ella no le importa un pepino. Sólo publicar. Puede, incluso, mudarse a La Habana y, no lo dudo, dedicarle un libro a los Castro. Mira, con eso buscaría tremendo espaldarazo de la izquierda internacional que es quien rige academia, ediciones, agencias literarias. Todo. El que hace eso no está pensando en Cuba ni la cabeza de un ajo. Sino en que, por publicar en la Isla, se fijen en ella. A mí con ese hueso. Qué poco se valora a sí misma.

Imagen de Anónimo

La ignorancia es atrevida. Sería bueno que los que escriben cascarita de piña hubieran leído el prólogo que escribió Daína Chaviano para la edición de su libro en Cuba. Un texto muy vertical, sin concesiones, que no deja duda de su posición política y que cuesta creer que hayan permitido publicar allá. Los escritores cubanos tienen derecho a ser leídos por su público natural. Aplaudo que Daína Chaviano haya permitido que su libro se publique en Cuba. Supongo que muchos de los que la crítican son escritores de tercera, a los que nadie quiere publicar en la Isla. Pura envidia.

Imagen de Anónimo

La labor de Yusseff es excelente. Y la apruebo. La aplaudo. Pero yo prefiero seguir apagado. Me considero un exiliado. Y primero muerto antes de que me publiquen en Cuba. Mi dignidad de cubano es más importante que mi ego, que mi narcisismo. Y si soy bueno, mi obra saldrá a la luz, la tendrás propia, antes o después de mí. Y si soy malo, por mucho que haga en vida no va a brillar. Hay que ser humilde. Y en el caso de Cuba, esperar. Me encantaría publicar en mi Isla, pero respeto a los que han sufrido. A Heberto Padilla, a Virgilio que tuvo mucho miedo, a Cabrera Infante que se negó a ser publicado allá, a Reinaldo Arenas. No. Primero la libertad, el decoro. Ya habrá tiempo para que nos lean. El tiempo es lo que nos va a sobrar. ¿Cuál es el apuro de publicar ahora, aún con la tiranía de los Castro teniendo en prisión incluso ahora, por ejemplo, a uno de los nuestros, a Ángel Santiesteban Prats. No.

Imagen de Anónimo

Gracias al poeta Luis Yuseff, editor principal del sello Ediciones La Luz, que sigue defendiendo ese proyecto porque prefiere “destacar las luces” de la literatura cubana (como dijo en una entrevista) que a veces andan escondidas dentro y fuera de la isla. Gracias por rescatar la obra de poetas como Delfín Prats, Lina de Feria, Roberto Manzano y otros más jóvenes, además de clásicos como Emily Dickinson.

Imagen de Anónimo

Bueno, Daína es una escribidora que ha nadado con suerte. No tiene nada que ver con el gran Poeta que es Gastón Baquero. Habría que saber si Baquero estuviera con vida si hubiese permitido ser publicado en la tierra donde no pudo vivir. Lo de la Chaviano es otra cosa. Seguro que ella rogó eso a Yusseff. Hacer bulla para que hablen de ti, bien o mal, propio de gente de la farándula, pero no de escritores serios. Hay gente para todo. A quien no le interesa la palabra patria ni el sufrimiento de sus hermanos. No todo el mundo tiene alma martiana, o cubana. Y no se le puede pedir peras al.

Imagen de Anónimo

Para el Anónimo 24 Febrero 12:37 am:

La ignorancia al hablar es patente en tu comentario cuando ni siquiera sabes escribir el nombre de la escritora sobre la que hablas. De todos modos, el artículo no habla de comparar escritores, sino de la publicación de autores cubanos exiliados que tienen demanda entre los lectores, y cuya obra es valorada en la isla.

Imagen de Anónimo

Me alegra la publicación de autores cubanos del

exilio en la isla infinita.  

Imagen de Anónimo

Diana Chaviano al lado de Baquero? creo que esa escritora esta bastante sobrestimada...

Imagen de Anónimo

Encomiable trabajo el de Yusseff. Sin embargo, mientras el estado decida quién publica y quién, no, cada obra tendrá los tonos de la dictadura.  "Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada". Lo mismo. Mientras no haya libertad en Cuba todo seguirá igual. No importa que se publiquen una o dos obritas de cubanos en el exilio, muertos, o no. Yo, mi caso, prefiero seguir anónimo, sin ser reconocido, sin publicar en mi "patria, pero sin amo." Libre de cuerpo. Y de espíritu.