Sábado, 1 de Octubre de 2016
23:57 CEST.
Literatura

El proyecto independiente Claustrofobias logra un stand en la Feria del Libro de La Habana

La edición 24 de la Feria Internacional del Libro de La Habana nos sorprende gratamente: el proyecto Claustrofobias tiene por primera vez su propio stand en La Cabaña.

Desde hace tres años funciona este proyecto independiente en la ciudad de Santiago de Cuba. Según el escritor Yunier Riquenes, su coordinador, el objetivo es promover la literatura cubana en el mundo, una labor que no realiza a cabalidad ninguna institución oficial cubana.

Naskicet Domínguez Pérez, quien se ocupa de la mercadotecnia, el diseño y la programación, trabaja para expandir el alcance del proyecto; usa redes wifi, páginas web, redes sociales, todos los medios que le permitan articular una promoción verdadera y más eficiente para el libro, los autores y la literatura cubana.

Acompañados de la editora Zaylen Clavería, estos dos jóvenes han trabajado sin descanso desde hace tres años en el ambicioso proyecto, que crece. Para finales de 2015, esperan tener un catálogo completo de las publicaciones cubanas, haciendo hincapié en las editoriales provinciales, las más necesitadas de promoción. Trabajan también para alojar en su web la mayor cantidad posible de revistas cubanas, que podrán ser descargadas por los lectores desde Claustrofobias.com.

La programación permite que el sitio sea leído también desde tabletas y teléfonos móviles. Cada día aumenta el número de visitas a la página y su aceptación. Todo esto lo han logrado publicando "a ciegas", por correo electrónico. "A veces nos enteramos de que un artículo subió bien a la página porque un amigo nos comenta que lo leyó", explica Riquenes.

Algunas instituciones han apoyado a Claustrofobias desde su creación. La Asociación Hermanos Saíz les ayuda sobre todo en los temas legales y les asigna un presupuesto, que resulta simbólico, pues Domínguez y Riquenes mantienen el proyecto sobre todo con dinero de su bolsillo. Yunier insiste en que todavía necesitan un patrocinador que ayude con los gastos reales del proyecto.

La Dirección Provincial de Cultura de Santiago de Cuba les propuso proporcionarles una sede, pero Claustrofobias prefirió permanecer independiente, alojada en la casa particular que se encuentra en Aguilera 406 (1) entre Calvario y Carnicería, en la ciudad oriental.

Bajo el slogan "Desde Cuba cabe el mundo", Claustrofobiasacoge también a los autores cubanos que viven fuera del país, y apuesta por promover a los menos visibles, desde escritores noveles hasta editores, diseñadores y demás personas que trabajan en la industria del libro.

Sobre su stand en la Feria, Riquenes comenta: "Nosotros tuvimos un stand en la Feria de Santiago durante dos años. El año pasado, Zuleica (Romay, presidenta del estatal Instituto Cubano del Libro) lo visitó y nos dijo que el Instituto nos podía apoyar con un stand en la Feria de la Habana. Y aquí estamos".

Romay también solicitó a Claustrofobias la confección del material audiovisual del libro digital En el hondón de la tierra cubana. Conversar con Olga Portuondo, que se acaba de presentar en la sala Nicolás Guillén de La Cabaña.

Con todo lo logrado hasta ahora, producto justo de su trabajo, Claustrofobias se propone un gran reto: hacer su página .cu. "Tuvimos un espacio en Cubarte durante dos años, pero nunca pudimos trabajar en él", comenta Naskicet Domínguez. "No se podía programar nada y, aunque hice todo tipo de gestiones, me peloteaban. Pero .com no es el perfil de nosotros, queremos ser .cu".

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

La verguenza de los cubanos se le fue para el ano y el ano lo tienen la cabeza y el cerebro en el estomago.

Imagen de Anónimo

Caballeros, acaben de desmayar lo del morro y los fusilados. En Paris el mismo sitio donde guiillotinaron a centenares es hoy una plaza de festejos. Asi es como se limpia el karma de un pais. 

Imagen de Anónimo

Y esta gente de los "proyectos independientes" van Al show castrista en la Fortaleza del Morro, donde tsntos cubanos fueron fudilados y torturados????

Verdad que son unos descaraos!!! Los cubanos no tienen verguenza!