Martes, 27 de Septiembre de 2016
01:21 CEST.
Cine

Vestido de cruda realidad

"Nunca esperé ver una película como esta en este país" o algo parecido dice el personaje de Rosa Elena, interpretado por Laura de la Uz, en Vestido de novia, primer largometraje de ficción de la realizadora Marilyn Solaya.

El filme se ubica en la Cuba de 1994, y Rosa Elena se refiere a Fresa y chocolate. Un ligero desliz en la película. Fresa y chocolate fue estrenada durante el décimoquinto Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, en diciembre de 1993. Pero lo más importante es lo que sí refleja brevemente: los molotes en los cines y los policías "organizando" la entrada a fuerza de empujones, bastonazos y sprays, porque la gente intuía que una vez finalizado el festival, "desaparecerían" la película.

Y la gente tuvo razón.

Transcurrieron más de diez años antes de que Fresa y chocolate regresara a las salas cinematográficas cubanas. La pregunta de Rosa Elena se la hicieron muchos cubanos entonces; ahora se la repetirán, pero refiriéndose a Vestido de…, basada en la historia de la primera mujer transexual cubana.

Ahora, sin embargo, los temas relacionados con la comunidad LGBT, se vuelven cada vez más comunes en nuestras pantallas, no solo en las de cine. Casi todas las telenovelas brasileñas exhibidas por nuestra televisión incluyen alguna trama o personaje homosexual (aunque los censores del ICRT eliminen muchas escenas). Como Fresa y chocolate en su momento, Vestido de novia fue premiada por el público durante la última edición del Festival del Nuevo Cine…. Pero a diferencia de aquella, ha vuelto a exhibirse en los cines, menos de dos meses después de la cita. Incluso la entonces polémica Alicia en el pueblo de Maravillas se habría proyectado en los cines ahora sin necesidad de llenarlos con militantes del Partido. Habría sido inútil. La película habría circulado de flash en flash, como Vestido de novia desde antes del festival.

La directora Marilyn Solaya había abordado ya la historia de la primera mujer transexual cubana en su documental En el cuerpo equivocado, del año 2010. Un amigo que asistió a la Jornada contra la Homofobia donde se proyectó el filme y estuvo presente su protagonista, me la describía como una mujer común, un ama de casa cualquiera.

"Nada que ver con el swing de los travestis, no se me habría ocurrido que antes era un varón". Justo eso transmite la Rosa Elena de Laura de la Uz, sin exageraciones ni cambios de voz. Rosa Elena, al ser confrontada por su pareja Ernesto (Luís Alberto García), afirma: "yo siempre he sido una mujer". Por eso, Laura de la Uz se limita a ser una mujer, eso sí, una mujer sufrida y acechada por su pasado en un cuerpo de varón.

Todo lo contrario resulta la interpretación de Isabel Santos: excesiva y abrumadora…como suelen ser los travestis. Pero en justicia, esta no es Isabel Santos haciendo el papel de un travesti, sino un travesti muy parecido a Isabel Santos. Las interpretaciones de esta actriz suelen garantizar que una película quede en la memoria de los espectadores. Esta no será la excepción. El elenco lo completan el ya mencionado Luís Alberto García, Mario Guerra, Manuel Porto, Alina Rodríguez y Jorge Perugorría, todos con interpretaciones irreprochables.

 

Previo al estreno oficial Vestido de novia, el 21 de enero, el diario Granma publicó el artículo "Vestirse de género", de Diana Ferreiro, quien reconoció que "no deja de ser una película valiente, arriesgada, no solo por los temas que visibiliza, sino por la forma en que lo hace, aunque por momentos, la denuncia se torne demasiado insistente". Aunque no deja de tener razón, sería más difícil perdonarle a Marilyn Solaya no mostrar, no solo los prejuicios de que ha sido víctima esta comunidad, sino la represión policial y la violación de sus derechos. El filme también muestra de qué están hechos quienes reparten golpes "en nombre de la Revolución y la soberanía nacional".

Pero el valor de la película no se limita a la denuncia; la historia tiene la virtud de enganchar y conmover desde el principio, a pesar de que algunas escenas resulten forzadas, quizás en el afán de la necesaria denuncia, como la entrada de Ernesto a la sala donde están curando a Sisi (Isabel Santos) después de ponerse los senos por una vía ilegal, o la poco orgánica recogida de travestis a los que se monta en un ómnibus después de despojarlos de sus pelucas.

Marilyn Solaya ha escogido un tema silenciado por mucho tiempo y del que mucho queda aún por decir, aunque cada vez es menos tabú, y la forma de abordarlo le ha merecido una buena acogida por parte del público. Según el Dr. Julio César González Pagés, a quién cita Diana Ferreiro en su artículo, el hecho de que la película obtuviera el premio de la popularidad durante el festival de cine demuestra que hay una generación de cubanas y cubanos que ven desde otro punto de vista estos problemas. Y afirma: "Tal vez nos imaginamos un país más homofóbico de lo que es."

Pero el Dr. González Pagés no solo olvida que Fresa y chocolate, exhibida en la misma época de esas redadas de travestis que muestra el filme, también obtuvo el premio de popularidad en su momento, sino que Fidel Castro, quién según el documental En el cuerpo equivocado, envió flores a su protagonista tras la operación, fue el principal promotor de las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Promoción), y que tras aquella primera operación se continuó reprimiendo a los homosexuales y travestis.

Muchos cubanos que apoyaron aquellas políticas, se sienten traicionados ahora con la presencia del tema en los medios y en filmes como este. No basta que las autoridades se esfuercen por promover la tolerancia y el respeto a las diferencias (sexuales, no políticas), sin reconocer las atrocidades cometidas, para que la mentalidad cambie.

Por mi parte, también quiero ser optimista y confiar en que la sociedad cubana es hoy menos homofóbica y transfóbica que veinte años atrás.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

La intención era buena, pero la película es malísima. 

Imagen de Anónimo

Como se puede comporar semejante programa de television con Fresa y chocolate, por favor, de ahi la crisis de legitimidad de la prensa cubana, da la impresion de que nunca pueden llegar al blanco, que horror. Felicidades por Mariela en su nuevo empleo de productora cinematográfica.

  

Imagen de Anónimo

Nadie "descubre" su orientacion sexual luego de una operacion de cambio de sexo. La identidad de genero es una cosa y la orientacion sexual otra. A quien le gusten las mujeres le seguiran gustando independientemente de cuantas operaciones se haga. Yo soy transexual y estoy casada con una mujer, claro que se lo que soy: FELIZ

Imagen de Anónimo

Se sabe que no hay nadie más cerca de la homosexualiadad que un homófobo. Fidel tiene un hermano homosexual y yo no dudo que su odio por los curas católicos y de hecho por la iglesia católica, venga por haber sido abusado por uno de ellos durante su bregar por las escuelas católicas en Santiago de Cuba.

Imagen de Anónimo

Conozco a una transexual que se opero porque queria ser mujer, luego encontro mas gustosas a las mujeres y en vez de regresar a hombre se convirtio en lesbiana, ahora esta confundida y dice que no sabe que cosa es. 

Imagen de Anónimo

La historia de susel, se remonta a Cuando era un bebe, que su madre por ser testigo de jehova, y tener tantos prejuicios, lo vestía de varón y era hembra, hasta donde la conoci, era buena persona, ayudaba a los vecinos y todos la queríamos y respetabamos , está o estubo casada por muchos años, su preferencia sexual nunca fue problema, solo los débiles y acomplejados del barrio se burlaban de ella

Imagen de Anónimo

La película no es creíble. A pesar de las magníficas actuaciones se debieron tener en esos papeles verdaderos trasgéneros. Nadie se cree que un hombre inteligente no descubra, en la intimidad, a un ser humano convertido en mujer mediante operaciones. Por favor.

Imagen de Anónimo

Pero si esa pelicula cuenta con todo el voto y fervor de Mariela CASTRO!!...

Imagen de Anónimo

Mavis Susel no fue "la primera transexual cubana" sino la primera transexual cubana que fue operada en Cuba.