Sábado, 1 de Octubre de 2016
14:00 CEST.
36 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano

Se acabó, se acabó

Diverso, vital, llegaba a su fin el 36 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, celebrado en La Habana, en la primera quincena de este mes de diciembre, siendo La pared de las palabras (2014), de Fernando Pérez; Vestido de novia (2014), de Marilyn Solaya; Relatos Salvajes (2014), del argentino Damián Szifrón y Fátima o El Parque de la Fraternidad (2014), de Jorge Perugorría, los filmes más perseguidos por los espectadores.

El encuentro de las cinematografías latinoamericanas y sus hacedores —cineastas, productores, profesionales de la imagen— abordaba lo propio, lo típico y la realidad en su ambivalencia, su dicotomía de etnias y culturas diversas para fracturar viejas máscaras. Inventar, imaginar, soñar el futuro, desnudar la hipocresía, el enmascaramiento de la civilizada sociedad contemporánea y, ¡constatar que somos parte del universo!. Se proyectaba en las pantallas de las salas oscuras, en imágenes encaminadas más que a la razón, al deslumbramiento. Las obras vistas tenían la Historia como presente. Así, el cine ha sido en estos días el encuentro con los otros, con el mundo y su modernidad de la cual los cubanos han sido desalojados, desplazados, desterrados por más de 50 años, simulando logros.

DocTV y la felicidad

Para las televisoras públicas de 16 países miembros, DocTV, programa de fomento a la producción y teledifusión del documental latinoamericano, convocaba, en su quinta edición, a los creadores para trabajar el tema de la felicidad, y las "diversas formas de sentirla, vivirla y expresarla en América Latina". Se premia por país un proyecto inédito, de 52 minutos de duración, con un monto de 70.000 USD. "Se esperan relatos de experiencias e historias transformadoras que muestren que otros mundos y otras realidades son posibles". ¡Ah!

La investigadora, profesora y analista norteamericana Ann Marie Stock, presentaba en el Salón 1930, del Hotel Nacional de Cuba, su libro Havana, de la serie World Film Locations —que ya ha publicado ciudades como Los Ángeles o Roma entre otras, que han sido lugares del rodaje de célebres filmes. El libro ostenta, además de profusión de fotos, mapas de los lugares donde se ha filmado. Todo un documento para especialistas y cinéfilos.

Fernando Pérez y la pared

Fernando Pérez, tras cuatro años de espera, llegaba al Festival con su primer filme realizado de forma independiente, La pared de las palabras, obra que pese a ser de las últimas exhibidas, lo colocaba en la preferencia del público en pocas horas, para competir en buena lid por el Premio de la Popularidad.

El director número uno de la cinematografía cubana ha puesto su obra, para la exhibición y distribución, en manos del ICAIC, y espera llevarla, en gira, por todas las provincias de la Isla, en encuentro inusitado con los espectadores. El tema —un chico discapacitado, en fase terminal y una madre que le ha dedicado su vida, abandonando otros afectos familiares— es solo un pretexto para ahondar en cuestiones como la solidaridad, el límite del sacrificio, la reconciliación, y el dolor, que va más allá de lo personal, pera extenderse, ampliarse a ese conocido "dolor por Cuba", con simbolismos entrañables muy bien manejados. Una realidad que a muchos no les agradará ver.

"Nuestra aspiración —declara Pérez— es que el audiovisual cubano logre reafirmarse en la producción independiente, en la existencia de un instituto de cine más flexible y dinámico, y que exista una ley de cine que regule, no que controle la producción independiente".

¡Y hasta el 37!

El 2015 augura llegar al 37 Festival Internacional del Cine de La Habana, con buenas noticias para los cineastas del patio: las bases para legalizar la actividad independiente de los realizadores están echadas, luego de pacientes negociaciones en que se han visto involucrados el Ministerio de Cultura, el ICAIC, juristas y bancos. Y claro, los creadores, que han resistido y resisten desde el llamado G20, grupo de 20 cineastas que en enero de 2013 comenzaron una asamblea ininterrumpida y permanente con la que han obligado a las autoridades a escucharlos y a conciliar con ellos, articular estrategias.

 Esperemos. Nada más, sí, pero nada menos.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Esperando la segunda parte de "El ojo del canario" que podría llamarse "Martí el Apóstol" como la biografía de Mañach que es la fuente del director.