Viernes, 30 de Septiembre de 2016
21:26 CEST.
Ballet

Terminó el Festival

El XXIV Festival Internacional de Ballet de La Habana ha concluido. Esta edición tuvo como lema "Por Shakespeare, la danza", en homenaje a los 450 años del natalicio del escritor inglés.

Fragmentos de La tempestad, Romeo y Julieta, Otelo, Hamlet, fueron interpretados por bailarines cubanos y extranjeros en los teatros Mella y Nacional, mientras que en la gala de apertura, en el teatro Karl Marx, Anette Delgado y Dani Hernández bailaron Shakespeare y sus máscaras.

Pero no fue el dramaturgo inglés el único homenajeado. El Ballet Nacional de Cuba dedicó también piezas a Gertrudis Gómez de Avellaneda por los 200 años de su natalicio y a Esther Borja en su centenario.

Como ya es costumbre, el Festival llevó a escena obras clásicas del ballet, que este año fueron La bella durmiente, El lago de los cisnes y Giselle. Los roles protagónicos corrieron a cargo de  primeros bailarines del BNC como Viengsay Valdés, Yanela Piñera, Sadaise Arencibia, Víctor Estévez, Arián Molina, con invitados como el bailarín ucraniano Iván Putrov, quien declaró estar encantado de bailar por primera vez con Viengsay Valdés.

La función única de Giselle estuvo a cargo de Anette Delgado y Dani Hernández. Estas actuaciones siempre son bienvenidas por los aficionados.

"Los clásicos son la especialidad del BNC, uno nunca se cansa de verlos", declara un espectador que vio dos funciones de la misma obra, con diferente elenco.

Pero, sin lugar a dudas, la presentación más aclamada de El lago de los cisnes fue la de Yolanda Correa y Joel Carreño. Un espectador asistente comentó: "Se acabó el dinero. Son unos bailarines increíbles, además de la química que tienen sobre el escenario, que es única". No en balde el Karl Marx en pleno se levantó de sus asientos a aplaudirlos con fervor, en la ovación más sonada del festival.

Sin embargo, todas las opiniones no coinciden. Eduardo, balletómano desde hace más de 50 años piensa que "el BNC se ha quedado atrás. A veces me parece que ha quedado encallado en otra época, mientras el resto del mundo evoluciona. Nada más hay que ver las coreografías de los participantes extranjeros".

Como consecuencia de esto, el público del BNC no está bien preparado para apreciar en su justa medida las coreografías más modernas. Y eso salta a la vista.

Ciertamente, se presentaron joyitas del ballet contemporáneo. Baste mencionar la pieza Motley, del Ballet Nacional de China, tal vez la más innovadora de todas. Con música de Dou Wei y coreografía de Zhang Disha, Motley marcó la diferencia. Los bailarines, Qiu Yunting y Wu Sicong, dieron una muestra de perfección tal que resultó sobrecogedora. No siendo siquiera primeros bailarines, cabe preguntarse como puede haberlos mejores en el Ballet Nacional de China. Aunque recibieron los aplausos de rigor, se notaba desconcierto en el auditorio.

Ni siquiera la tan admirada Viengsay Valdés logró sacar de sus seguidores el aplauso del que siempre es acreedora, al interpretar la pieza El desequilibrio. El hecho de ser esta un poema bailado, con significado más bien abstracto, condicionó la reacción, menos calurosa que lo habitual.

El público cubano tiene también sus preferidos de siempre. Es el caso de Paloma Herrera, del American Ballet Theatre. "¡Bravo!" es la calificación que el público unánime le da a su actuación. Y bien que la merece. En el Chaikovski pas de deux, interpretado junto al bailarín Gonzalo García, del New York City Ballet, Paloma, más que bailar, parecía fluir como agua.

Joaquín de Luz, del New York City Ballet, levantó también al público del teatro Mella interpretando una coreografía de estreno en Cuba, Cinco variaciones sobre un tema, que le dio la oportunidad de probar su talento indiscutible. Durante su actuación eran perfectamente audibles los "oh" que arrancaba de la audiencia.

Los halagos del público, ovación de pie incluida, no le faltaron a la pareja del Royal Ballet de Flandes Aki Saito y Wim Vanlessen. Minutos antes de empezar la función del último día, un golpe en la cabeza hizo que la bailarina tuviera un corte en la frente. Detuvo la hemorragia con un poco de hielo y salió a escena para interpretar la coreografía Love fear loss con gran técnica y una belleza conmovedora. "¡Mami, qué lindo!", se oyó decir a una pequeñita entre el lunetario.

Una reacción similar, incluso más entusiasta, obtuvo la actuación del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires. Su pieza Tango, con música de Astor Piazzola, conmocionó al auditorio de tal manera que lo hizo levantarse de sus asientos en medio de gritos de admiración. "Es lo mejor que he visto en todo el Festival", aseguró una de las asistentes.

El Festival ha terminado, para muchos con éxito. Pero queda la impresión de que el BNC, con su tan loada técnica y su maestría para interpretar los clásicos, tiene una cuenta pendiente con la contemporaneidad.

"Alicia Alonso no ve, pero decide", opina Yanier, un jovencito entusiasta del ballet. "Mientras ella sea la que mande, lo clásico seguirá desplazando a lo moderno. Es una lástima".

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo 9 Nov. 2014 4.09: Tú como muchos foreros solo destilan veneno y tú escribes,'por que no se dice una palabra de Fernando Alonso' para tu información te trsmito esta información,que si hubieses tenido interes en el tema la buscarias,como he hecho yo en internet:...

24 festival internacional de ballet de la habana | Tumblrhttps://www.tumblr.com/.../24+festival+internaciona...Diese Seite übersetzenEstrenan en La Habana Festival Internacional de Ballet ... Esta edición está dedicada al dramaturgo inglés William Shakespeare, el más ... La cita de la danza en Cuba incluirá un homenaje al centenario de Fernando Alonso (1914-2013), ...

Imagen de Anónimo

No entiendo la preocupación que tiene la articulista con esa cuenta pendiente con la contemporaneidad que ella vé en el BNC ya que los cubanos tienen una compañia llamada Danza Contemporanea de Cuba,que a mi juicio crearia una concurrencia entre las dos compañias,a unos les gusta los clásicos y a otros lo contemporaneo.

Imagen de Anónimo

Parece que algunos que opinan aca estiman que jamas llegaran a viejos.

Imagen de Anónimo

Solamente a una persona que no está en su sano juicio (decrépita) se le ocurre presentarse así ante el público.

Imagen de Anónimo

El Ballet de Cuba al igual que la revolución envejecen a la par de sus controladores. Los vejetes en vez de dejar a la juventud avanzar a la velocidad de sus energias, le ponen planchas en los pies para que vayan al rítmo de sus achaques.

EN CUBA LO QUE NO ES VOLUNTARIO ES OBLIGATORIO

Imagen de Amadeus

Lo único que no entiendo es que si Alicia no ve, cómo es posible que sepa si le están poniendo una coreografía moderna o clásica. La explicación sería que Simón decide por ella.

Imagen de Anónimo

Mundo de contradicciones. Cómo es que la dictadura fomentó y financió el ballet exhibiéndolo hasta hoy como uno de los grandes logros de la revolución, si es una verdad de perogrullo que la gran mayoría de los bailarines son homosexuales? Para ellos no hubo UMAP? Raro, raro... 

Imagen de Anónimo

El BNC es un reflejo del resto. Lo que es verdaderamente bochornoso es que no lo dedicaran a Fernando Alonso en su centenario. 

Imagen de Anónimo

Y no se dice una palabra de Fernando Alonso que acaba de morir?  El homenaje deberia haber sido a el.  Sin el y su familia ni Alicia Alonso ni nadie en Cuba estarian bailando ballet.  Ademas, la foto usada en este reportaje es la mejor representacion grafica no solo del estado del ballet en Cuba, sino de Cuba en su totalidad.  Un pais ciego, y moribundo siendo arrastrado por unos jovenes de sonrisas forzadad que mira hacia abajo cuidando el paso de quien los obligan a vivir en servitud.

Imagen de Anónimo

Directo, informativo, valorativo. Gracias. (Beba Bolinaga)