Martes, 12 de Diciembre de 2017
17:58 CET.
Artes plásticas

Apoyar a otros artistas

Conocer a un príncipe sirio en La Habana es un acontecimiento bastante inusual. Si además de príncipe es también Premio Nobel en ciencias médicas, políglota y embajador, entonces el hecho mismo de existir un sujeto con estos exponentes clasificaría como "un milagro". Pero existe. Gracias a la gestión interdisciplinaria e independiente de Riera Studio y de Art Brut Project, es posible conocer al Josvedy Jove Junco. O El Sirio, como le llaman todos.

Riera Studio es, a criterio de su director general, Samuel Riera, "un espacio de exhibición independiente desde el discurso alternativo que el arte propone […] y sus salones muestran arte de diferentes tendencias y preocupaciones, además de atender con especial interés a creadores con problemas mentales y/o desamparados socialmente; por lo que las actuales tendencias de art brut, outsiders o mental art son de significativa importancia en nuestro trabajo".

Con sede en una propiedad particular —ubicada en calle Marta Abreu, entre 20 de mayo y Enrique Villuenda, El Cerro—, Riera Studio y Art Brut Project se proponen incentivar la exploración estética en individuos con otras capacidades mentales y biológicas. Como bien suponen Samuel Riera, Daniel Klein y Derbis Campo —líderes de Art Brut Project en Cuba— "a diferencia de las instituciones médicas que en su práctica no van más allá de un diagnostico de sanidad y de trazar un tratamiento que busca, llanamente, insertar a estos individuos en nuestras realidades y no a la inversa; es decir, entender nuestras realidades a través de sus universos creativos y personales, nos proponemos extraer a estos artistas del desamparo social, que en definitiva suele ser mucho más cáustico que la propia desatención médica y sanitaria. Todo ello sin condicionar ni coartar sus capacidades creativas".

El pasado 4 de julio, quienes acudieron a la inauguración de la exposición personal de El Sirio —diagnosticado con esquizofrenia paranoide— para dialogar con un sujeto que, como anotaba María de los Ángeles Matienzo en las palabras al catálogo, "se aprovechó de la infinitud del tiempo para vivir […] haciendo incisiones a la realidad por costados que no estamos acostumbrado a ver, pero no por eso menos acertados", se sorprenderían al encontrar en los espacios de Riera Studio una vastísima colección de artistas que han encontrado enArt Brut Project el sentido social y su lógica de vida.

Impresionan las obras de Misleidys Francisca Castillo —de 28 años, con hipoacusia bilateral severa y trastorno de espectro autista que la mantiene en total aislamiento social— "que mostrara un gran interés por los lápices de colores y las acuarelas hasta que un día comenzara a pintar figuras masculinas de marcados patrones faciales y de gran tamaño, que luego recorta y pega a la pared".

Las de Carlos Javier García (El Profe) —de 43 años, graduado con título de oro en la Universidad de La Habana hasta que en la década de 1990 comenzó a presentar trastornos severos de conductas agresivas y fue sometido a más de 8 electroshocks que lo llevarían a un estado de enajenación permanente— "que accionan la realidad de las matemáticas con imaginerías personales creando un mundo híbrido de sujetos que siempre están en su conciencia".

O las obras de Boris Santamaría, de 43 años, "quien lleva su nombre por el mártir Boris Luis Santa Coloma, que fue novio de su tía durante las luchas clandestinas […]. Sus padres, también incorporados intensamente a las actividades de la Revolución, no pudieron dedicarse a su crianza en forma estable por lo que en la adolescencia decide irse del hogar y comenzar una vida callejera inmersa en el alcohol, las drogas, los psicofármacos y la promiscuidad sexual. Llegaría hasta la mendicidad total durmiendo en bancos de hospitales, paradas de ómnibus y otros locales públicos de la ciudad, hasta que establece amistad con algunos artistas y desde el 2008 comienza una serie de dibujos sobre papel donde expresa, por medio de rostros de hombres, mujeres y niños, toda su angustia y desajuste mental como consecuencia de una vida precaria llena de conflictos".

En colaboración con profesionales de la psicología y de las artes visuales, Riera Studio y Art Brut Project sostienen sus indagaciones desde irrefutables postulados científicos que demuestran la sanación como resultado de conjugar el arte, la cultura y las ciencias médicas en pos de la resiliencia. Aunque abiertos a colaboraciones con instituciones médicas, "ninguna autoridad se ha interesado en los extraordinarios resultados que actualmente exhibe Art Brut Project, aun cuando estos son más que evidentes en más de una treintena de artistas y exposiciones realizadas en Riera Studio, que realmente le han llevado a estos individuos una verdadera calidad de vida".

Ejemplo de ello es El Sirio, de quien la curadora de su exposición expresa en justas palabras "Art Brut Project y Riera Studio son solo un escalón en su vertiginosa carrera artística. Después de años de ser incomprendido, de rondar por el asfalto vertical que impone Alamar con su arquitectura, el artista ha encontrado el lugar que necesitaba para ser reconocido […] y lo único que se puede hacer es disfrutar de esta oportunidad y beber de su manantial creativo".

Artistas en Art Brut Project

Una galería y un proyecto independiente apoyan la obra de creadores con problemas mentales y desamparo social.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Que raro que Kcho no aparece en este grupo?

Imagen de Anónimo

que pena que en Cuba no tengan conocimiento de la psiquiatria moderna y le metan mano al electrochock como solucion de sus enfermos mentales. Bravo por ese proyecto y grande es ese arte. De hecho uno de los museos mas importantes del Art Brute esta en suiza y es increible el precio que alcanzan esas obras. Recuerdo el triste caso del querido Mayari, que fue un brillante estudiante universitario hasta que se enfermo y lo destrozaron con los electrochocks. Grande el Sirio.

Imagen de Anónimo

La calle se llama Enrique Villuendas. Cuidado con la "resiliencia". Bravo por el trabajo con y de los artistas marginales.

Imagen de Anónimo

Muy buena iniciativa. En Horabuena !!!! Cuba se levanta.