Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
23:50 CET.
Artes visuales

Saltar vallas

Un grupo de creadores residentes en Canadá y Cuba ha lanzado un proyecto audiovisual dirigido a colegas y gente en general de La Habana. A través de correos electrónicos, dada la carencia de internet en la Isla, el objetivo es el de informar a los artistas del patio de las novedades que existen en el mundo, para que los de aquí ponderen, maldigan o elogien a la capital, desde los distintos géneros en que se expresan.

Lázaro Bermúdez es el coordinador del equipo, que aún no llega a seis meses de formado. Sin apenas difusión, convocaron y premiaron, en la primera etapa del proyecto (mayo-junio) concursos sobre literatura, crónica periodística, relato breve y carteles. Todos sobre La Habana, claro. Erick Leyva ganó en la modalidad de cartel, con un jurado de lujo: Nelson Ponce, Pepe Menéndez, Raúl Valdés (RAUPA), diseñadores estrellas de Casa de Las Américas y profesores que a su vez declaraban desierto el Premio de Publicidad.

La convocatoria, puesta en circulación en las redes sociales y en havanastreetview.com, fue cálidamente acogida tanto por estudiantes de Historia del Arte, del Instituto de Diseño Industrial (ISDI), como profesionales de la plástica y las letras. Todos enviaron trabajos en cuanto se enteraron.

Para premiar a los ganadores llegaba de Toronto Lázaro Bermúdez, el coordinador, quien desarrollaría la ceremonia con buen ambiente y la atmósfera inspiradora de la Fábrica de Arte. Explicar a los de acá en qué consiste el proyecto y las etapas en que se llevará a cabo, por momentos resultó algo didáctico y condescendiente con los "analfabetos" del ciberespacio, cuya orfandad tecnológica es bien conocida. Quedan como posibilidades el otorgamiento de becas, la realización de talleres, conferencias… Todo se hará sobre la marcha, quemando etapas y cada una dependiendo del cumplimiento de la anterior, según dijo el coordinador.

¡Oh, La Vana!

La entrega de premios se efectuó en la sala que lleva el nombre del desaparecido Santiago Feliú, llena a tope con los familiares de los concursantes. Porque los jóvenes, con barra abierta gratis y jaiboles sin cuento, preferían el espacioso patio en tarde-noche veraniega para compartir ideas, opiniones, sentimientos.

Se razonaba, por los universitarios, sobre las tesis a presentar y lo fuerte o regular de los oponentes en cuestión; sobre las posibilidades de conseguir empleo. ¿Sí? Algunos cruzaban armas  con profesores allí presentes, o llevaban a la novia a un aparte más discreto y jugoso. Mientras, Vanito Brown celebraba su regreso a la capital, con canciones evocadoras de su destierro —o exilio, según algunos—, congratulándose de encontrar esa pléyade de jóvenes emprendedores, en la nostalgia de su regreso.

De lo que allí nunca se habló fue de filosofía: faltaría más. Y quizás, un tin, un tincito de política: faltaría menos. ¿Acaso todo no es política?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

 Fantástico proyecto, limitado sí pero con muy buenos profesionales detrás, tengo a mi hermano que es uno de los colaboradores y me parece increíble las cosas que hacen con tan poco. Un saludo y suerte chi@s........