Literatura

«A nosotros nos margina el Gobierno»

Al habla con Víctor Manuel Domínguez García, coordinador del Club de Escritores Independientes de Cuba.

"¿Por qué un Club de Escritores Independientes y no un Pen Club cubano?", le pregunto a Víctor Manuel Domínguez García, quien coordina los encuentros de cada segundo jueves del mes.

"Lo intentamos, pero ya existe un Pen Club cubano en el exilio y reconocido por el Pen Internacional. Lo fundaron Jorge Valls, José Ángel Cuadra, Ernesto Díaz Rodríguez, escritores que estuvieron muchos años presos aquí.

"Nosotros desconocíamos esto y tratamos de hacer un Pen, escribimos al Internacional, nos dijeron que teníamos los requisitos, pero que no podíamos utilizar el nombre Pen porque ya existía uno reconocido.

"Durante mi visita a Miami conocí a Ángel Cuadra, me mostró lo que hacía el Pen y como nosotros lo que queríamos era hacer literatura, seguimos con nuestro Club."

Aunque no pregunto detalles, la reunión con el Pen Club de Miami me hace cuestionarme: ¿acaso no fue esta una oportunidad única de unir a cubanos de ambas orillas? ¿Por qué no establecer un puente a través de una misma organización, sin tener que fundar otra independiente? ¿El hecho de que vayan a eventos del Pen internacional solo un grupo de escritores en nombre de todos los escritores cubanos no es, acaso, repetir mecanismos autoritarios, en nombre, esta vez, del dolor sufrido?

Teniendo en cuenta las buenas relaciones que sé que mantienen los miembros del Club de Escritores y los del Pen en Miami —colaboración que incluye las publicaciones—, me reservo estas observaciones y mis preguntas se encaminan en otra dirección.

Pese a los multilaureados miembros, me parece que la idea de un Club de Escritores está más vinculada a eventos de salón que a la literatura misma.

Víctor Manuel Domínguez responde:

"Nuestra idea es aglutinar escritores que tengan una obra y que puedan salir adelante con ella. Promocionar esa obra. ¿Qué pasa? A veces aceptamos a personas que vienen con uno o dos relatos y que cumplen parámetros mínimos, porque uno nunca sabe.

"Cuando el club empezó éramos solo un grupo de amigos que se reunían para actualizarse en materia cultural, para intercambiar sobre lo que acontecía en Cuba alrededor de la literatura. Cuando decidimos conformarlo, establecimos unas bases mínimas recogidas en unos estatutos: haber publicado un cuaderno con veinte poemas, cinco relatos, una obra de teatro, un guión…

"A veces damos talleres sobre métrica, sobre narrativa. No estamos buscando la élite ni escritores ya ranqueados. No se trata de una tertulia tampoco.

"Recuerdo que Raúl Rivero decía que este tipo de club es para escritores libres."

¿Y qué tiene que ver Raúl Rivero en esta historia? ¿Cómo empezó la idea de un Club de escritores?

"En el año 96 Raúl Rivero me habló de una revista literaria. Entonces él conocía a unos cuantos pintores y nosotros —yo junto a Maritza Herrero, Carlos Soto y Angel Bonachea— que ya habíamos creado el Proyecto de Arte Alternativo Cubano, le pedimos a Raúl que nos facilitara el contacto con los pintores reunidos en su libro Ojo, pinta. Pintores cubanos en periodo especial.

"La cosa se frustró cuando empezaron las presiones, las amenazas. Mientras, nosotros habíamos ido al Ministerio de Justicia para legalizar el Proyecto, y entre justificación y justificación, nos dejaron en un limbo. Finalmente la gente se cansó y nos desintegramos.

"Pero el 7 de mayo de 2008 decidimos crear nuestro Club de Escritores Independientes de Cuba."

Siento algo difusa la idea del Club de Escritores, aunque hay algo cierto, buscan legitimarse, mientras renuncian (y los hacen renunciar a su vez) al parnaso literario que impone el sistema editorial cubano donde, además de la escritura, sus miembros son definidos, también, por las veces que bajan la cabeza y asienten.

Entonces, ¿cómo imponerse? ¿Haciendo un club de escritores disidentes? ¿No es un tanto excluyente?

"Esto es un club abierto. Todo cubano que se sienta interesado en escribir y según nuestro concepto lo haga bien, es bienvenido."

Como todo lo relacionado con la literatura, a la que solo puede sopesar el tiempo, no queda muy en claro si el Club trata de hacer un imposible. ¿Acaso está pretendiendo establecer un puente que sobreviva a la ideología?

"Más bien somos una ventana para afuera. Para adentro intentamos de hacerlo con lo que podamos, y no desistimos, seguimos mandando a concursos, pero cuando ven los nombres ya sabes. Estamos marcados.

Llevamos ocho años en esto. El gobierno es el que nos margina."

Víctor Manuel Domínguez García dice que no me concentre en los nombres, que vaya más a lo que han hecho. Pero creo que de un club lo más importante son sus miembros, así que insisto en preguntarle: ¿quiénes componen el Club de Escritores Independientes de Cuba? ¿Son escritores o periodistas independientes?

"No todos son periodistas. Lo que pasa es que en el núcleo, en el comité gestor, nos conocimos a través del periodismo. Aunque no deja de haber una obra literaria. Por ejemplo Luis Cino tiene un libro de cuentos muy bueno, Los tigres de Tiraraguas; Juan González Febles, director de Primavera digital, tiene uno titulado Nonato habla con los muertos, y Orlando Freire es el autor de Así lo quiso Dios.

"Ahora se acaba de ir del país Miguelito Savón, que publicó el libro de ensayo Los vascos en Cuba, además de una novela. También están Luis Felipe Rojas, que ha ganado varios premios literarios nacionales, entre ellos el premio de la UNEAC en poesía, con su último libro publicado: Para dar de comer a un perro de pelea. También Frank Correa, miembro de la UNEAC, que acaba de ganar el premio Frank Kafka, con Larga es la noche, y además los premios de cuento Hemingway, con 'Volver'; y La Casa por la Ventana, en Miami, con 'La mujer del escritor'.

"En otras provincias tenemos a Rafael Vilches, que ha obtenido varios premios con novelas y poemarios publicados. Y quien preside el Club, Jorge Olivera Castillo, que es la persona ideal porque sus libros publicados —Huésped del infierno y Antes que amanezca, de relato; y los poemarios Sobrevivir en la boca del lobo, Cenizas alumbradas y Tatuajes en la memoria, son de una calidad incuestionable."