Música

Santa Mía de la Talla D'Omni

Ivia D'Omni habla de la cultura hip hop, de sus proyectos, y de cómo ser independiente en Cuba.

"Yo no quiero 'chu chu chú'. Quiero producir arte. No quiero pensar más en lo que no hacen las instituciones. Quiero trabajar. Mostrar qué podemos hacer con lo que tenemos", dice Ivia D'Omni después de apagada la grabadora. "Es que hay oportunidades que se le dan a otras formas del arte y al rap, que es más contemporáneo, más de estos tiempos, no se le da ninguna", dice, para rematar, y termina contradiciéndose a sí misma. ¿Cómo se puede ser underground y a la misma vez aspirar a una ayuda del Estado?

"No es contradictorio. Ser underground es un estilo de vida para algunos y un concepto para otros. Tu puedes no ser underground y mostrarte sobre la escena de una manera underground. Ahí lo underground es solo un concepto."

Le digo que la entiendo, pero que todo me parece un poco superficial. Ivia coincide conmigo: "Sí, es superficial", dice, y agrega: "Hay mucha gente que dice ser  underground y solo lo es en la escena. Pero hay gente que lo son todo el tiempo, lo asumen como un estilo de vida. Viven al margen."

Me pregunto si lo que vi en uno de los primeros espectáculos que propone Santa Mía de la Talla era solo una puesta en escena.

Juventud Rebelde con su flow, su proyección y sus textos que rompen no solo con lo que asumiría la Agencia Cubana de rap como aceptable, sino con lo que ha venido haciendo el rap mismo hasta el momento en Cuba, ¿son solo fanfarronerías? ¿El texto de Maykel Extremo donde llama las cosas por su nombre y que nunca podrá ser radiado también era una farsa? ¿Las mil y una "pingas" dichas por La Alianza y que solo serían posibles en un escenario underground —como nos imaginamos todos que debiera ser el hip hop no comercial— son más de lo mismo? ¿A qué grupo pertenecerán estos? ¿A los superficiales?

¿Y a qué grupo pertenece Santa Mía de la Talla?

"Santa Mía de la Talla es underground —Ivia empieza a contar sus razones—, uno, estamos en la periferia de la ciudad. Dos, estamos en un barrio donde no hay un nivel adquisitivo alto ni siquiera medio, donde las personas están en el mismo proceso que está casi todo el país, con el salario, viviendo como puede, detrás de la papa. Tres, hay una imagen también underground en esta casa, en este espacio —mientras señala las tablas que hacen de escenario—. Nosotros tenemos un estilo de vida underground porque vivimos al margen, somos independientes."

Y se pregunta ella misma: "¿Qué propone para el hip hop Santa Mía de la Talla?"

"Propone tener una escuela de desarrollo, donde vienen profesores calificados a trabajar con el artista que no tiene herramientas para su desarrollo. Todo esto para que hagan productos con calidad, ¿me entiendes?

"La idea es preparar al mundo del hip hop cubano para que aproveche la oportunidad, si apareciera, de insertarse en un mercado que existe, pero que no se ha explotado porque la Agencia no tiene ninguna estructura creada en función del hip hop 

"Casi ninguna disquera aquí en Cuba promueve el hip hop ni el rap. Vas a un club y dices rap y es como si dijeras una mala palabra. Te dicen no o 'espérate que no se qué'. Nada. Que el rap no tiene espacio."

"Pero eso es un problema viejo", le comento con fastidio, y no puedo creer que Ivia, con la experiencia de Omni detrás, que no se cansa de crear espacios, se una a la pataleta. Ni el rap ni nada que no transe con el sistema tiene espacio en Cuba. La cultura hip hop es de resistencia, no vale de nada llorar sin buscar soluciones concretas.

Ahí está el caso, entre otros, de La Fina, que me cuenta: "Chica, yo traté de entrar a la Agencia, pero me dijeron que era una falta de respeto porque hice algo que ellos no esperaban: rumba con rap. Canté rap encima de la rumba pelada, sin background."

"¿En qué basas tu independencia?", aprovecho para preguntarle a La Fina.

"En que trato de hacerlo todo yo. Mis temas, la producción de mis espectáculos. No tengo nada que ver con ninguna institución. Y la verdad es que me va bastante bien. No tengo que llevarme por ninguna regulación. No tengo ninguna prohibición."

Pero no, Ivia no se suma a la protesta y analiza la situación desde otra perspectiva: "Los raperos tienen interés en entrar en la Agencia cubana de rap. ¿Para qué? Para poder cantar en algún lugar y coger su dinerito mensualmente porque muchos de ellos no tienen facilidades económicas. Es dura pero es la realidad. Muchos hacen el esfuerzo por entrar, se presentan en las audiciones y a veces es más la decepción que otra cosa. Por eso Santa Mía de la Talla está preparando a los raperos, para que con Agencia o sin Agencia puedan hacer sus carreras artísticas y promover su música no solamente en Cuba."

"¿Cómo surge la idea de Santa Mía de la Talla?", esta debió ser una de las primeras preguntas, sin embargo, ahora es que viene al caso.

Ivia responde: "David D'Omni y yo queríamos seguir en nuestro espacio el trabajo que tenía Onmi Zona Franca en la Casa de la Cultura. Allí ocurrían este tipo de talleres pero más multidisciplinarios. Era normal ver a un noruego hablando de cómo trabajar en Facebook; o un mexicano hablando de religión. Era como la vida cotidiana. Omni fue una escuela y queremos continuarla. De ahí surge la idea de integrar todos los meses un curso que sirva de desarrollo para el artista independiente o no. Aunque más bien se trabaja para que el artista gane en autonomía."

Y salta una última liebre. "Hablas de Omni en pasado, ¿ha habido alguna ruptura?"

"No", dice Ivia sin vacilar. "Omni está ahora más unido que nunca. Lo que pasa es que al no tener un espacio en común donde todos podamos hacer lo que antiguamente hacíamos, empezamos con proyectos independientes en nuestros espacios. Pero en diciembre nos unimos y hacemos el festival Poesía sin Fin. No hemos sufrido ninguna ruptura y cualquiera que diga lo contrario solo está especulando."

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

A Anónimo - 18 Jun 2014 - 3:04 pm.,

¿Dónde puedo encontrar las “crónicas de la autora“?

Imagen de Anónimo

Prefiero las crónicas de la autora. Esto es desabrido. Seguir vendiendo los proyectos esos ya no asombran por su falta de compromiso politico-social. Más seriedad con el arte. Demasiado cómodo y coyuntural para ellos y el régimen.

Imagen de Anónimo

Todos estos brujos si le han encontrado la vuelta a como vivir en Cuba y viajando. Cada cual en su lucha, pero en la de enfrentarse al regimen de verdad? Nulos.