Cine

Fernando Pérez exige una Ley de Cine

'No aspiramos a un cine de propaganda, ni didáctico', sino a uno 'que participe, complejice, provoque la discusión y el pensamiento', dice el realizador.

"Hay un sector de la dirección del país que ve prejuiciadamente el cine independiente, incluso el cine que ha hecho el ICAIC", dijo el realizador Fernando Pérez sobre la reciente intromisión del Ministerio del Interior (MININT) en el sector.

Una protesta de cineastas obligó el mes pasado al MININT a retirar un procedimiento mediante el cual exigía revisar los guiones y el listado técnico de los proyectos como condición para otorgar los permisos de filmación en la Isla.

La medida causó un malestar generalizado en el gremio, lo que provocó que decenas de realizadores y productores dirigieran una carta de protesta al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y al Ministerio de Cultura, como informó entonces DIARIO DE CUBA.

"Enviamos una carta a nombre de todos los cineastas a la máxima dirección del país, a Raúl Castro, con copia para el ICAIC (...) Hasta donde sé, hubo una reunión del presidente del ICAIC con las autoridades máximas del MININT. Parece que había sido un malentendido y que la perspectiva es que eso no se va a repetir", dijo Pérez en una entrevista concedida al sitio procastrista Progreso Semanal, que se edita en Miami.

"Pienso que para que ese malentendido no exista más tiene que haber un cambio de mentalidad; porque estoy seguro de que en todo eso que ocurrió sigue estando un prejuicio contra determinado tipo de cine que se está haciendo. Películas que complejizan nuestra realidad y dan una mirada controvertida en algunos casos no son bien vistas", añadió.

"Es inevitable —y eso debe conocerlo seguro la dirección del país— la expresión del espíritu de una época, de un momento. Lo que expresan esas películas hay que escucharlo y entender por qué existen, porque parten de una realidad", señaló.

Comparó el caso con el del reguetón. "¿Por qué existe el reguetón y cuáles son sus causas sociales?", preguntó. Opinó que es "un termómetro de lo que está pasando, ahí está el país profundo y eso hay que atenderlo, no atacarlo. Un país profundo que no encontró otra zona de expresión (…) Escúchalo", reclamó. "No vires la cara, no lo niegues, porque va a existir de todas maneras".

Recordó que cuando la televisión de la Isla (estatal) comenzó a transmitir programas del canal chavista TeleSUR "hubo un mes de sorpresa, de deslumbramiento".

"¿Por qué ese deslumbramiento? Por la ausencia. La gente tenía los ojos vendados. Y al final te vas dando cuenta de que de verdad se intenta ponerte una venda en los ojos. De pronto te la quitan y te deslumbras ante algo que es normal, que es como tendría que haber sido siempre", criticó el cineasta.

"Los 'paquetes' (de programas de televisión extranjeros y otros productos audiovisuales), la ansiedad por tratar de seguir y ver cosas no es más que la manifestación de un síndrome de abstinencia forzada, un hambre", advirtió.

"Llega un momento en que (…) los sistemas políticos, las filosofías y las religiones se convierten en dogma, en doctrinas", afirmó Pérez. "Yo creo en la Revolución como la posibilidad de justicia, de crear un mundo mejor; pero no creo en la Revolución cuando se convierte en dogma, en anteojera, en burocracia", declaró.

"Si se habla de la batalla de las ideas, es la batalla de las ideas, pero las ideas triunfan cuando chocan con algo. No hay que temer a la discusión", razonó Pérez. "Yo sigo creyendo en las ideas, pero no en las ideologías, porque las ideologías se convierten en doctrinas que tienes que cumplir con un pensamiento preestablecido y no otro", dijo.

La asamblea de cineastas

Desde un año, cineastas de la Isla realizan encuentros al margen de las instituciones oficiales en los que intentan elaborar propuestas para rediseñar el funcionamiento del ICAIC y cambiar las lógicas de la producción audiovisual.

Los cineastas "hemos tratado de mantener" esa "asamblea permanente (…) como espacio de expresión de nuestras ideas y necesidades, como espacio —y que no haya miedo a la palabra— alternativo, porque se ha demostrado también que los tradicionales establecidos son retardatarios, lentos, prejuiciados, burocráticos y están desacreditados", dijo Pérez, director de películas como Clandestinos, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana, Madrigal y José Martí: El ojo del canario.

"Yo creo en esa asamblea permanente como alternativa a esa morosidad y que respeta la pluralidad", añadió. "Esa pluralidad (...) tiene que ser atendida".

Lo ocurrido este último año "ha sido una lucha por mantener el espacio de la asamblea", comentó Pérez.

"Ha habido —pienso yo— por la parte del nuevo ICAIC, de (Ramón) Samada (vicepresidente), de Roberto Smith (presidente), una participación bastante fluida. No creo que sea así a partir de otras instancias. Ya cuando vamos para el Ministerio de Cultura y de ahí para arriba hay todavía barreras que saltar", se quejó.

"Lo que estamos planteando ahora es que tenemos que comenzar a trabajar sobre el proyecto de una ley de cine, porque estos pasos que ya están propuestos y bien pensados y elaborados no pueden quedarse como algo provisional: todo eso forma parte de un horizonte mayor que es cómo establecer las bases del audiovisual cubano", agregó.

Pérez insistió en que los cineastas quieren participar en la elaboración de la ley. "Tenemos el conocimiento. No lo van a tener los funcionarios, entonces que nos escuchen (…) Porque yo me pregunto: ¿quién está atendiendo el cine en otras instancias por encima del ICAIC? ¿A quién, a dónde nos dirigimos? ¿Cuáles son los funcionarios de la cultura que atienden el cine? No sé quiénes son. No están identificados. Y necesitamos rostros, porque nosotros tenemos un rostro", dijo.

El reclamo de una ley de cine que tenga en cuenta "la atipicidad de la industria cinematográfica", viene desde la época del fallecido Alfredo Guevara. "Venimos planteándolo y planteándolo y nada", recordó Pérez.

"La atipicidad rompe con todo, entonces no admiten la atipicidad. Todo tiene que ser por el carril, el carril, el carril…", afirmó. "Hay normas para contrataciones, pagos, etc., que no se ajustan a las necesidades diversas de cada película y eso tienen que entenderlo. Se retrasan los procesos, se hacen más costosos en una industria que ya está depauperada, que no tiene financiamiento".

'Yo no creo en congresos'

El tema de la asamblea y la ley de cine que persiguen los realizadores fue tratado en el reciente congreso de la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

"Mi derivación subjetiva —porque no participé— es que hay un malentendido total por parte de esas instancias, que llegan hasta no sé qué nivel de la dirección del país. Y que está marcado por el prejuicio, porque lo que estamos planteando los cineastas —y de eso yo sí estoy seguro— es el camino", respondió Pérez a una pregunta sobre el tema.

"Yo no creo en congresos (…) Los congresos se miden por sus resultados. ¿Y cuáles son? ¿Dónde están? Porque en el otro Congreso de la UNEAC también empezaron a plantearse esas cuestiones y nada pasó. Todo sigue igual", añadió.

"Queríamos que, ya que es el congreso de cultura, apoyara, conociera" lo que están reclamando los cineastas. "¿No lo hizo como esperábamos? No importa, no es lo que vale al final: lo que va a determinar es la asamblea. Y seguiremos discutiendo a los niveles que haya que discutir", dijo el realizador.

Sobre el futuro de las propuestas de flexibilización defendidas por los cineastas, Fernando Pérez se declaró "positivo".

"A los 70 años mi experiencia me ha demostrado que el optimismo te puede conducir a falsas expectativas y el pesimismo a la inmovilidad", dijo.

"Es necesario un cambio de mentalidad —reiteró— y, siendo realista, no se da de un día para otro".

"No aspiramos a un cine de propaganda, a un cine modélico ni didáctico: aspiramos a un cine que participe, complejice, provoque la discusión y el pensamiento", afirmó Pérez.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Lo que creen que en USA no hay revisiones de contenido y censura ni conocen ni la historia del cine en Estados Unidos, ni estan enterados del marchartismo, ni de los codigos morales que regian las producciones hasta hace poco. De hecho, segun cuenta Hitckock, hasta los besos los interrumpian para que no durasen mas de lo admitido, lo cual ironicamente los hacia mas eroticos.  En todas partes se cuecen habas. El problema en Cuba es simple. Se trata de una sociedad policiaca donde hasta la gaceta de la Uneac pasa por la revision y edicion del Minint.  El prolema esta en que nos quitaron nuestro pais y construyeron un cuartel nacional.

Imagen de Anónimo

malentendido es pensar que se retractaron....

Imagen de Anónimo

Jamas he visto en USA, que el FBI, La CIA, el Dpto de Justicia, revise los guiones en Hollywood!!!! Que explicacion a eso, le dan Los Chivas del G-2, que opinan en este sitio??? Aqui estoy quiero oirlos????

Imagen de Anónimo

Si quieren dar  una buena opinion sobre este Tema, Leanse a Jose Fouche, primero, Ya no nos hace falta Revisar Guiones, ya nos dimos cuenta, que con los Agentes del G-2 y los informantes, que tenemos ahi dentro, es suficiente, metan Mano y a filmar se ha dicho!!!

Imagen de Anónimo

 Toda esta protesta y toda esa propaganda, y de que vamos a poner nuevas reglas, no lo duden que la mano negra anda por detras moviendo de estos protestadores para entramparlos con sus ilusiones de libertad, al final caer en lo mismo, dentro de la revolucion todo, fuera nada, mas socialismo, apoyo a la patria y al partido unico(porque casi todos vienen de ahi eh), no injerencia, libertdad para los cinco, fin del embargo y todo lo que ya saben

Imagen de Anónimo

creo que fernandeo es lo mejor del cine cubano actual, sweet habana y el ojo del canario así lo demuestran, esta persona me parece realmente una persona sencilla y honrada, nada que ver con el resto de los cineastas cubanos, sus comentarios tratando de tapar algunas cosas de cuba son fruto del miedo que tenemos todos en este desdichado pais.

 

Imagen de Anónimo

HASTA  CUANDO EN CUBA PRIMARA  EL DERECHO DE UNANIMIDAD,SI NO HAY LUCHA DE OPINIONES Y TODOS  ESTAN DE  ACUERDO EL PAIS  SEGUIRA

DESAPARECIENDO cuba levantate ya repubat

Imagen de Anónimo

Este comentario lo realice en Havana Times a una entrevista hecha a Fernando Pérez que considero oportuno transcribir a continuación: Voy a partir de lo particular a lo general, de la Ley Cine, que como demócrata y más aún como demócrata de izquierda, me solidarizo con los compatriotas cineastas. No estoy seguro si en este foro ya hice el siguiente planteamiento, pero en CE y DDC hace mucho tiempo vengo proponiendo que el castrismo a través de una ley de partidos políticos, donde se establezcan los derechos y deberes de los partidos, posibilite la legalización de los partidos políticos de oposición en igualdad de condiciones con el PCC ni más ni menos. Citando a Fernando Pérez: “La atipicidad rompe con todo, entonces no admiten la atipicidad. Todo tiene que ser por el carril, el carril, el carril…..” Como la sociedad cubana además de ser atípica es extremadamente compleja incluyendo a la política, entonces necesita de un carril por donde transiten los partidos políticos incluyendo al PCC, por eso se necesita también de una Ley de Partidos Políticos, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

No hace falta tal ley de cine -o de los medios, o de cualquier otra forma de expresión; solo se necesita reconocer el derecho humano a la libre expresión y a la información.

La proposición de Fdo. Pérez no es la de derribar los muros de la censura, solo de hacerlos aceptables para los perros guardianes de ese rebaño de carneros que se atrevió a balar con timidez.

Claro, que en estos tiempos digitales, lo que diga y desee el desgobierno -y su rebaño de intelectuales orgánicos- es insignificante. Hoy cualquiera puede hacer cine o periódico casero digital, y publicarlo al mundo vía internet; si en verdad lo desea.  PolO Avilés

Imagen de Anónimo

Para que la mentalidad cambie primero tiene que cambiar la ideologia que ha sido impuesta a todos los niveles de la nacion.