Literatura

Violeta Parra y el Chile invisible

La autora de 'Gracias a la vida' empieza a ser considerada como una de las grandes voces de la literatura chilena.

Sin la melodía de su guitarra, divorciada de su imagen de cantante política y de sus habilidades de artesana, despojada de su leyenda personal, Violeta Parra (San Fabián de Alico, 1917-Santiago de Chile, 1967) se presenta ahora, ante los chilenos, como una escritora pura, triste, lúdica, viajera, soñadora, apasionada y devota del trabajo literario, que se puede acercar de manera discreta y silenciosa a su hermano Nicanor o al sitio donde tienen a Gabriela Mistral.

Eso es lo que empieza a deslizarse en ciertos puntos de aquel país porque la obra de la poeta y folklorista se estudia cada día con más fervor y su herencia cultural, despojada de la curiosidad, la admiración pura o la simpatía personal, es materia de análisis de las nuevas generaciones del mundo académico.

La poesía de Violeta Parra se titula el libro que publicó en Santiago de Chile la profesora Paula Miranda. Se trata de un examen a fondo de los textos poéticos escritos por la artista, las canciones, las décimas autobiográficas, las cartas, todo lo que permita rescatar para la literatura a "una de las mejores poetas de la nación", a juicio de la autora del estudio.

La señora Miranda asegura que está en desacuerdo con la manera en que Violeta Parra era leída, encasillada y estereotipada. "La palabra poética en Violeta Parra", dijo, "está inexorablemente unida a su compulsión creativa, a la construcción permanente de sí misma a través del arte desde su condición de mujer y al deseo de decir la verdad. Estamos frente a una conciencia poética excepcional y genial; pero que ha ido sedimentando e integrando a su propio quehacer, muchas otra voces, visiones y tradiciones".

No hay unanimidad a la hora de aceptar a la artista, de repente, al lado de los grandes poetas del siglo XX chileno, pero la investigación de Paula Miranda, un trabajo de más de 20 años, ha hecho que los lectores, los críticos y otros poetas reconocidos se acerquen de otra forma a la palabra escrita de la autora de "Gracias a la vida".

El libro no la sitúa directamente en el vecindario de Pablo Neruda. Le da, eso sí, una nueva credencial que resalta la importancia, la calidad y la trascendencia de su obra literaria y limpia de prejuicios mezquinos la forma de evaluar su trabajo como descubridora de un Chile invisible.

Se sabe que a muchas personas les puede gustar la poesía y despreciar a los poetas, entre otras cosas, por lo que tuvieron que vivir para escribir sus versos y contar la historia. De modo que, en aquellos territorios siempre complejos, se prefería, a veces, que Violeta Parra se quedara para siempre en unos recitales de canciones y protestas en unas carpas grandes en las comunas alejadas de las grandes ciudades.

El poeta Raúl Zurita conoce muy bien la obra de la artista y el libro de Paula Miranda. Esta es su opinión: "En su arrebatadora ternura, en su compromiso, en su fuerza y pureza, en su humor, las composiciones de Violeta Parra son uno de los máximos aportes que Chile le ha hecho a la sensibilidad y cultura de nuestro tiempo y una de las cumbres de la poesía universal. Es lo que La poesía de Violeta Parra de Paula Miranda ha asumido en toda su magnitud. Lúcido, riguroso, entrañable, este libro es un estudio imprescindible sobre una obra imprescindible y a la vez un magistral retrato de la delicadeza y de la pasión".

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Por dios que ignorancia decir que Violeta Parra prestó su voz para la dictadura, basta decir que ella murió antes del golpe de estado del año 73.  Entonces eso es sencillamente imposible.  Por otra parte Violeta Parra siempre estuvo con y desde el pueblo de Chile, hay que leerla y escuchar sus canciones para saberlo.  Por último esa artista, asi como muchos en latinoamerica, son universales y son parte de una herencia que debemos atesorar.  Pensar que ella sólo le atañe a Chile es como decir que García Márquez sólo le debe importar a Colombia.  Si quiere ensuciar con su visión política sesgada porlo menos instruyase.

Imagen de Anónimo

Me ha gustado el artículo. Breve, pero preciso. Se ha dicho lo pretendido y ya está. No se ha intentado marear politicamente al lector, ni se le ha dorado la perdiz. Se ha valorado lo universal, ideologías aparte, como aparte deberá estar el comentario enfermizo de quienes alivian sus síntomas desangrando a su país. 

Imagen de Anónimo

Es que este es un Diario de "Cuba" y la capacidad literaria de Violeta Parra no es algo muy afin con la Republica de Cuba sino que mas bien le atañe al Diario de "Chile".  Ademas muchos cubanos tuvieron la suerte de salir de Cuba antes de que los medios fueran tomados por la dictadura ty me imagino que no les importe mucho el tema. El articulo no dice mucho sobre que tan buena o mala era ella y lamentablemente presto su voz para la dictadura por tanto es dificil separarla de todo el odio que ellos siembran. 

Imagen de Anónimo

Se ve que los que opinan en este DC no tienen cultura alguna y solo saben escribir cuando hablan en contra de Cuba,  nadie opina, de los valores de esta poeta, nadie valora el resultado de este artículo,