Opinión

Otro Quinquenio Gris

El congreso de la UNEAC dividió a los intelectuales en oficialistas y 'personajes'. Pero no contaron con los que tienen intelecto de calle, una rebeldía auténtica y medios para expresarse.

"Si nos dividen, nos joden", solía decir mi amigo, el tempranamente fallecido escritor Guillermo Vidal. "Un marginal", como gustaba decir de sí mismo el autor de Matarile hasta el día de su muerte, ocurrida en mayo de 2004.

Pues bien: ya los jodieron.

Había ido Guillermo junto con una delegación de escritores cubanos a la Feria del Libro de Guadalajara, y Vargas Llosa dijo de ellos que no había tales creadores llegados de la Isla, sino que eran un mero piquete de comisarios.

Y según él mismo me dijo allá por el verano de 2003, preguntado por la prensa mexicana qué tenía que decir de lo dicho por Vargas Llosa, Guillermo respondió: "Bueno, si hay comisarios entre nosotros, yo le puedo asegurar a usted que yo no lo soy, porque así de llana y sencillamente le digo que soy un escritor, y el que lo sea no puede ser nada más que eso, un escritor".

Mientras el Guille hablaba yo escribía y ahora estoy releyendo sus palabras.

¡Pobre Guille!, y pobres sus cofrades de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Ya no les queda ni el pequeño resquicio que un día tuvo él y hasta ahora también tuvieron otros, aunque no fueran muchos.

Concluyó el espejismo. Ahora, otra vez a simular. O a quitarse las caretas.

El pasado sábado, en el discurso de clausura del VIII Congreso de la UNEAC, el primer vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel dijo: "La vanguardia artística debe defender nuestras verdades sin actitudes vergonzantes ni temor de ser acusados de 'oficialistas'".

Y agregó: "El oportunismo de aquellos que quieren marcar distancia y convertirse en 'personajes' haciendo guiños al enemigo, debe ser desmontado en nuestras publicaciones y en las redes sociales. Tenemos que saber diferenciar al que plantea dudas y criterios con honestidad en nuestros espacios de debates, del que busca notoriedad, sobre todo fuera del país, con posiciones oportunistas".

Más claro, ¡ni el agua de lluvia! Los que un día soñaron que tenían libertad para crear, que los años oscuros de aquel famoso Quinquenio Gris eran agua pasada, pueden despertar ya.

Las palabras de Díaz-Canel, que no son sino ecos de las pronunciadas por Fidel Castro en la Biblioteca Nacional el 30 de junio de 1961 bajo el rótulo de Palabras a los intelectuales, pueden hacer despertar hasta a los de sueño más profundo: "Dentro de la Revolución: todo; contra la Revolución ningún derecho".

Pero tal regla siempre estuvo ahí, incluso, antes de ser pronunciada. Sucede que, según los momentos de la "revolución", por temporadas unas veces fueron útiles los "intelectuales rebeldes" y otras los "intelectuales" sumisos.

Luego del  Quinquenio Gris, y marcadamente después de los actos de repudios por el éxodo del Mariel y la represión de los intelectuales que sí plantaron cara, poco o nada había que temer. Que los "intelectuales rebeldes" se creyeran su "rebeldía", eso, hasta quedaba elegante: daba aires de libertad.

Pero con el siglo XXI las nuevas tecnologías llegaron a Cuba, y se acabó el jueguito de "rebeldía intelectual". Ahora, desde donde menos se pueda uno imaginar, aparece alguien con algo que decir, con medios para expresarlo y valor para asumirlo. Esto es, un intelecto de calle y una rebeldía auténtica.

Y para enfrentar esa inteligencia callejera con valor para decir, por lo menos, necesita el régimen algunas docenas de mentes canallescas. Estas son, por supuesto, las de la "vanguardia artística sin temor a ser acusada de oficialista".

Es obvio que los "intelectuales personajes" nada tienen que ver ni con el intelecto de calle ni con la "vanguardia artística", por lo que sin dudas, corren riesgo de fuego cruzado. Ya lo decía mi amigo Guillermo Vidal: "Si nos dividen, nos joden".

Pues ya están separados: intelectuales oficialistas e intelectuales personajes. Y otro Quinquenio Gris está a la vuelta de la esquina.

De anunciarlo también se encargó el vicepresidente primero Díaz-Canel: "Debe reservarse [el Estado] las decisiones sobre qué se presenta, qué se promueve, qué aparece en los medios, qué y cómo se comercializa a través de los circuitos institucionales. Al propio tiempo, se debe legislar sobre la presencia del arte en aquellos espacios de servicios públicos que funcionan bajo formas de gestión no estatal".

Afortunadamente, este otro Quinquenio Gris solo afectará a los intelectuales personajes y a los oficialistas. Y claro está, por efecto bumerán al propio régimen.

Si las propuestas artísticas en realidad no son interesantes, gracias a las nuevas tecnologías, al intelecto de calle le importará un pito el color del próximo quinquenio y los "intelectuales" de su país. Basta con apagar la televisión, enchufar una memoria y apretar el botón de encender.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Una precisión importante:

además de ser su amigo, hasta el punto de que, antes de morir, me declaró legalmente albacea literario de su obra, yo estuve junto a Guillermo Vidal en esa Feria de Guadalajara, del año 2002. Creo importante precisar que este trabajo tiene un error grave: Vargas Llosa jamás dijo esas palabras. Quien dijo esas palabras fue Guillermo Cabrera Infante, y recuerdo bien que nos molestó mucho, y que Guillermo, en un par de entrevistas se refirió a esas declaraciones de Cabrera Infante.

Amir Valle

Imagen de Anónimo

Sr.Alberto Mendez, un saludo.

También yo fui amigo de Guillermo Vidal, "el guille" para los amigos, y doy fe de que jamás hubiera podido ser comisario, era demasiado honesto, noble, valiente e inteligente como para caer tan bajo.

Alla por vuestros predios tienen a otros, el Tony Gutierrez por ejemplo, que lo de comisario le queda como traje a la medida.

Salud y mucha suerte, que los atrevidos como usted siempre van a necesitarla en aquella realidad. Cartacuba.

Imagen de Anónimo

Javier, la posición de Padura ya está clara. Dilma Rousseff le habló a Padura del Puerto del Mariel y de las misiones médicas cubanas en Brasil.

http://cafefuerte.com/culturales/13523-padura-con-dilma-rousseff-tenia-q...

Y él no puso ninguna objeción  al neoesclavismo de los médicos, ni chistó por el sistema de explotación que se impondrá en el  Mariel. Habló con Dilma de fútbol, que es un asunto tan urgente en Cuba.

No hay que esperar nada de "intelectuales" como Padura. 

Imagen de javier monzon velazques

Despues de esto, que posicion tomaran algunos artistas-pocos- como por ejemplo Padura, reconocido internacionalmente y de una calidad incustionable, que mantienen una posicion realista y que ahora puede ser catalogada de"complice", "complaciente" o "hacedora de guinos al enemigo"? Cambiaran de palo pa' rumba,  mantendran sus criterios contra fuego y marea, o pondran pies en polvorosa? Esperemos a ver. "Dentro de la revolucion todo; fuera de la revolucion nada", Fidel Castro. "Dentro del Estado todo, fuera del Estado nada", Benito Mussolini. Siempre ambas frases me han resultado parecidas, por no decir iguales.

Imagen de Anónimo

Es que cualquiera que forma parte de una delegación oficial no puede ser otra cosa que oficialista, o si se prefiere, comisario. Así de simple. Aunque no quiera, aunque se resista. No hay medias tintas, I'm sorry. Los verdaderos escritores no se agarran a las faldas de un régimen totalitario, para salir a representarlo en el extranjero sin mayores consecuencias. De ahí que ahora estén dando vueltas por ahí algunos escribidores que se definen como "incómodos", por llamarse de alguna manera, y que no son otra cosa que vividores y guillermones. Tratan de sacarle lo que pueden al exilio, posando de críticos del sistema, mientras cobran lo que pueden a los comunistas en especie y en dinero y en premiecitos. Tarde o temprano, se caerán de la cuerda floja. ¡Y cómo me alegro! ¡Ay, qué rico...!

Imagen de Anónimo

Lo que quieren es una caceria de brujas. Asi mantienen a los intelectualoides enfrentados entre si, mientras ellos - la cupula gobernante - sigue ganando tiempo hasta el final biologico de los hermanos Castro. De cualquier forma eso puede resultar un boomerang para Diaz-Canel que se esta "marcando" una papeleta fulastre para el futuro. Aunque me da que ese es de los que se haria una mea culpa y hasta pediria perdon publico si hiciese falta. (comentario del "Lacon Salao")