Cine

Los riesgos de conformarse

Falta mucho por decir del filme 'Conducta'. Los directores de cine cubano deben pagar el precio de la insatisfacción social y el silencio de los medios.

Después de leer todo lo que me ha caído sobre la reciente película Conducta, me convenzo de dos cosas:

1. Falta mucho por decir de ella.

2. Los pobres directores de cine cubano deben pagar el precio de la insatisfacción social, el silencio de los medios oficiales, y el de nosotros como pueblo.

Claro que esto último no es justo, pero es el riesgo que implica convocar en un soporte artístico tan popular como el audiovisual, a una realidad tan candente.

Coincido en lo que se ha dicho acerca de que Conducta es una película que nos merecemos. No por todo lo que dice, sino por todo lo que calla, y por el cuidado que pone en lo que dice, con palabras sublimes que usan los personajes y que no se parecen a las que uno improvisa en situaciones de injusticia, de confusión, de ira.

Pero los cubanos nos conformarnos con poco. Con una libreta de abastecimiento cada vez más desabastecida; con una reforma migratoria que le sube el precio al pasaporte y solo le prorroga la fecha de caducidad a nuestra ciudadanía; con una historia  que parece ocurrir  en Cuba por las casas derruidas, el ambiente de pobreza, los rostros endurecidos de niños de primaria, aunque los personajes sean la excepción del policía, de la trabajadora social, ¡de la maestra!; la excepción del niño con problemas de conducta.

También la niña del interior, tiene que ser la más bonita, la más versátil, y hasta la mejor alumna del aula para que sea digna de vivir en La Habana. La madre del protagonista tiene que ser una alcohólica para justificar su abandono por el hijo, aunque cualquier madre soltera cubana que pretenda vivir de su salario se encuentra en la misma situación de miseria y de impotencia. No importa si jamás bebe un trago, si asiste a las reuniones escolares o si sabe quién es el padre de su hijo. Saberlo no garantiza que pagará su manutención y de exigírselo la ley (de acuerdo a un salario estándar), el aporte no aliviaría mucho.

Compañeros de trabajo que a pesar de la tormenta no abandonan el barco, un aula donde no se notan las diferencias de clase, un mural al que los niños recurren (voluntariamente), hasta para sugerir que escaparon a la ortopedia materialista, claro, con la carismática Virgen de la Caridad del Cobre, bendecida oficialmente por el Papa. No podía el niño muerto haber sido simplemente cristiano, o peor, testigo de Jehová, tan vilipendiados que han sido por no usar pañoleta ni cantar el himno.

Pero se "insinuó" sobre una fe reprimida por décadas, sobre policías que extorsionan a inmigrantes, aunque son muy efectivos persiguiendo a un niño de dudosa peligrosidad, que no bebe a pesar del ejemplo de su madre, que compadece a los perros que echa a pelear por dinero, que ama a su maestra más que un alumno ejemplar.

Conducta cuenta con excelente fotografía, edición, música. Actuaciones dignas en la mayoría, relevante en Alina Rodríguez  en el papel de la maestra, a pesar de momentos marcadamente teatrales, y un promisorio hallazgo en Armando Valdés (Chala, el niño protagonista), lo más humano y creíble.

Y tiene la alta pretensión de reflejar a Cuba. Eso, desde un cine "permitido", es una insalvable paradoja.

Así que pasamos por alto si esa Habana marginada no se parece a los barrios proscritos  adonde no entra ni la policía, si no se habla de la creciente corrupción en la educación, de los maestros "instantáneos", de clases por control remoto, de adoctrinamiento político. La "realidad" de Conducta es casi una ficción sublime, que al menos nos da el pie forzado para cuestionar, de paso, todo lo que no aparece en la película. 

Tráiler de 'Conducta', de Ernesto Daranas

Ver vídeo

Comentarios [ 18 ]

Imagen de Anónimo

Luis Vigo:

1. Porque ud ponga Luis Vigo no quiere decir necesariamente que sea su nombre real, puede que sí, puede que no. A mi eso no me dice nada, ni me aporta ni me quita.

2. Una opinión es una opinión, no importa de quien venga. De "chivatos" y agentes encubiertos (ciberclarias de la UCI incluidas) estamos hasta la coronilla.

3. Son incontables los escritores, gente común y bloggers que utilizan seudónimos por razones que solo a ellos atañe.

4. Muchos otros defectos (también virtudes) tenemos los cubanos. Una de ella es atacar al mensajero cuando no hay argumentos para rebatir el mensaje.

5. (Y última, porque no tengo tiempo para bobadas) hasta Martí escribió: "Hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas).

Un abrazo

PD: Si le parece, no me responda, no soy yo de andar en dimes y diretes con alguien que no conozco. Ya se habrá dado ud cuenta que soy el del comentario antepenúltimo.

Imagen de Anónimo

Es conducta una produccion magnifica que tipifica todos los males de esa derrumbada sociedad donde lo superfluo  y lo banal es lo que mas preocupa al gobierno los valores humanos carecen de total valor bravo por las desbordantes actuaciones y el mensaje tan nitido que nos deja el filme

Imagen de Anónimo

Podemos empezar por ejemplo poniendo nuestros nombres reales en cada post. Cada vez que escribimos de forma anónima, tal parece que lo hacemos con miedo y temor. No es posible que hasta en el exilio arrastremos con la doble moral y la careta que nos impuso el Castrismo al nacer.

Luis Vigo. 

Imagen de Anónimo

No se trata solo de que sea " excelente y de quitarse el sombrero" y aplaudir el comentario de César Rodríguez. Y después volver cada cual a sus "asuntos personales" y asumir el bochorno y la vergüenza, ladear el rostro, secarse las lágrimas y esperar que el maná caiga del cielo. Es mucho más. Es hacerse un examen de conciencia y ver en que, como, donde, de que forma podemos aportar algo, aunque sea mínimo, aunque sea como hizo Ernesto Daranas en "Conducta" (financiada, aprobada, y hasta aplaudida por la Ministra de Educación de Cuba). No conozco a la autora del post, pero no se deben sacar las cosas de contexto, y pretender reclamar a otros lo que no somos, fuimos o seremos capaces de hacer por el país donde nacimos. Basta una vez que alguien logre hacer un guiño a la censura para que nos autoflagelemos, critiquemos o digamos que "eso no tiene remedio" y no vale dedicarle ni un minuto al día de esfuerzo.

Imagen de Joshua Ramir

Anónimo - 25 Mar 2014 - 10:11 pm.

a estas alturas del juego esa posibilidad suena de maravillas...

Imagen de Anónimo

El que quiera que una película cubana diga otras cosas pues que la haga, esta es una obra de autor como cualquier obra artística.

Imagen de Anónimo

Cesar:Me quito el sombrero ante sus palabras.Coincido y aplaudo.Los hombres de nuestro pais prefirieron escapar antes que luchar.Tal vez encontremos otro dominicano que nos obligue a pelear por nuestros derechos,como hizo Maximo Gomez.De no haber sido por el todavia fueramos parte de Galicia o Asturias.

Imagen de javier monzon velazques

Esperar a que en Cuba bajo el comunismo se produzca una pelicula que lo diga y lo muestre todo, es pedir peras al olmo. Pero del lobo un pelo; la gente va aprendiendo a leer entre lineas. Creo sin embargo, que el articulo es muy objetivo y felicito a la periodista.

Imagen de Anónimo

Wooowww!!!! Excelente comentario de Cesar Rodriguez. Creo que hace tiempo no había leído algo tan real. Todos los cubanos, de una forma u otra, con mayor o menor medida tenemos una cuota de responsabilidad en el infierno que se ha convertido nuestra isla. Solo nosotros somos los responsables de tan funesta dictadura, tal y como lo dice Cesar en la última frase de su comentario. Le creamos  las bases y le facilitamos el terreno al dictador.  El sólo se encargó de regarlo.

Luis Vigo. 

Imagen de Anónimo

César Rodríguez - 25 Mar 2014 - 1:09 pm. TIene UD. Toda la razon!!! Los mabises se murieron hace mas de 100 Años