Literatura

Presentado en La Habana 'Isla en Negro. Historias de Crimen y Enigma'

El libro es una compilación de cuentos policiacos realizada por los escritores Rafael Grillo y Leopoldo Luis.

La estatal Editorial Abril presentó en La Habana Isla en Negro. Historias de Crimen y Enigma, una compilación de cuentos policiacos seleccionados por los escritores Rafael Grillo y Leopoldo Luis.

En la presentación, a la que acudieron varios de los autores elegidos para el libro, Grillo dijo que más que una "antología" en el sentido recto del término, la colección busca ser la reunión de un amplio espectro de variantes formales y argumentales dentro de la narrativa policial cubana contemporánea, informó la editorial en su sitio en Internet.

Añadió que el libro es el resultado de un trabajo de cerca de tres años, que tuvo su origen en el sitio Isliada —creado por él también junto a Leopoldo Díaz—, donde hay una sección dedicada a la promoción del nuevo cuento policial.

Isla en negro incluye narraciones "realistas, absurdas, de inspiración clásica, políticas y cosmopolitas, experimentales y más", dijo por su parte Luis López Nieves, Premio Nacional de Literatura de Puerto Rico, encargado de las palabras de presentación en la Feria del Libro de La Habana.

"Fue un gran alivio descubrir que los textos de la antología eran, por encima de todo, magníficos cuentos, sin importar su género", opinó, según un reporte publicado en Isliada.

"Dado que es tan difícil acceder a estos libros en Puerto Rico, esta antología se convirtió en una especie de ventana secreta y privilegiada hacia la nueva realidad literaria y social de Cuba", agregó.

Algunos de los autores presentes ofrecieron sus criterios. Para María Matienzo, periodista de DIARIO DE CUBA, verse dentro de la antología fue una gran sorpresa que no esperaba.

"Escribí un cuento de ciencia ficción, pero al verlo en esta antología de crimen y suspenso, comprendo que mi historia tiene igualmente de género negro", dijo Leonardo Gala.

También expresaron su satisfacción Luis. A. Vaillant y Ernesto Pérez Castillo, cuyo cuento, "Memorial de Penélope", presenta a una devota y paciente esposa transformada en una asesina taimada con rencores a cuestas.

Para finalizar, Rafael Grillo, ataviado con gorra de Sherlock Holmes y pipa en la boca, desentrañó el "misterio" de la silla vacía ubicada a su lado. La guardaba, explicó, no para Leopoldo Ávila, nombre colocado por equivocación en el programa de actividades de la Feria del Libro.

Grillo dijo que la silla era para recordar al otro antologador del libro, Leopoldo Luis, quien ahora reside en Miami.

Leopoldo Ávila fue el seudónimo utilizado por un articulista a fines de los años sesenta para atacar desde Verde Olivo, revista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), a escritores como Heberto Padilla, Virgilio Piñera, Antón Arrufat y otros, lo cual condujo al Caso Padilla.

Detrás del seudónimo de Leopoldo Ávila se escondía, según diversas versiones, el comisario cultural Luis Pavón Tamayo. Otras fuentes, señalan a José Antonio Portuondo.