Artes Plásticas

Una exposición de Mario Sánchez abre en La Habana un 'intercambio cultural' con Cayo Hueso

A Florida viajarán Manuel Mendive, Roberto Fabelo, Rocío García, Sandra Ramos y varios jóvenes creadores.

Hombres bailando, mujeres chismorreando en una esquina, obreros torciendo tabaco, el mar y el puerto de Cayo Hueso, reunidos en una exposición del afamado pintor de Florida Mario Sánchez, ha dado inicio en La Habana un "intercambio" que también llevará a artistas cubanos a Estados Unidos.

Titulada Una Raza, la muestra llevó a La Habana 30 obras de Sánchez (1908-2005) y es la primera exposición de un estadounidense de origen cubano en el Museo de Bellas Artes de la Isla, según reporta la AP.

"Esta exhibición se trata de la raza humana, viejos, jóvenes, blancos, negros, todos los géneros, todos los sexos, se trata de la igualdad", dijo a la AP Nance Frank, curadora de la muestra y estudiosa de la obra de Sánchez. "Gente trabajando juntos, jugando juntos y divirtiéndose juntos", agregó.

Los abuelos del pintor autodidacta se instalaron en Cayo Hueso, Florida, procedentes de Cuba en el siglo XIX, cuando una fuerte y unida comunidad de emigrados apoyaba la independencia del país caribeño de la tutela española.

Las costumbres de aquellos cubanos, la mezcla racial y su laboriosidad tuvieron una influencia que se extiende hasta la actualidad en Cayo Hueso, llevando un mensaje de hermandad entre Cuba y Estados Unidos, opinó Frank, quien durante tres años trabajó para que la exposición se concretara. La exhibición estará abierta hasta el 23 de marzo.

"Tuvimos que cruzar estas enormes 90 millas que nos dividen y que son mucho más anchas de lo que deberían ser", comentó David Goode, uno de los coleccionistas privados que aportaron obras a la exposición y viajó a la Isla acompañando a sus cuadros. "Espero que esta sea una manera de que el arte pueda continuar su tradición histórica de reunir a los pueblos", añadió.

Las piezas realizadas en técnica de intaglio —madera pintada—, de gran colorido y medianas dimensiones, son crónicas del Cayo Hueso de los primeros años del siglo XX.

Entre las obras está Chismes de la mañana, que muestra las casas de la ciudad, la gente paseando y tres vecinas apostadas a un costado con sus vestidos luminosos contándose las últimas noticias.

También figura Días de la isla antigua, mamoncillos frescos, que refleja a dos niños vendiendo a voces esas frutas recién cortadas y varios retratos de las casas más importantes de la ciudad, incluyendo la que perteneció al escritor Ernest Hemingway.

"Es (una muestra) interesante porque es una visión de los cubanos que vivieron del otro lado del estrecho (de la Florida). Cayo Hueso tenía una enorme población cubana". Sánchez "es un artista completamente desconocido para nosotros", manifestó a la AP la directora del Museo de Arte Contemporáneo, Moraima Clavijo.

Clavijo indicó que en la década de los cincuenta, antes del triunfo de la revolución, Sánchez había llegado a realizar una exposición en Cuba, según archivos de prensa.

Las exposiciones de artistas estadounidenses o cubanoamericanos han sido son poco frecuentes en la Isla. En 2009 bajo el título Chelsea visita La Habana se realizó una colectiva de artistas —organizada por curadores neoyorquinos—, mientras otros creadores mostraron una u otra creación casi siempre en el marco de las Bienales de Arte.

Una Raza permitirá además que más de una docena de artistas cubanos viajen con sus obras a Cayo Hueso en febrero a desplegar allí telas, instalaciones, esculturas y dibujos.

Entre los invitados estarán Manuel Mendive, Roberto Fabelo, Rocío García, Sandra Ramos y jóvenes creadores como los tríos The Merger —Mario Miguel González, Alain Pino y Niels Moleiro— y Stainless —Alejandro Piñeiro, José Capaz y Roberto Fabelo Hung—, estos últimos de entre 22 y 25 años.

"Pienso que se tienen que abrir los caminos y el arte es un fenómeno que se puede encargar de ello", dijo a la AP Reynerio Tamayo, quien se prepara entusiasmado para ir a exponer en el museo instalado en la antigua casa de Hemingway.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Me parece algo muy positivo. La historia de los cubanos de Cayo Hueso y sus descendientes debe de conocerse en Cuba y los artistas cubanos deben de exponer sus obras acá.

Imagen de Anónimo

Anunciaron agua y cayo mi..da.

Imagen de Anónimo

     Esperemos que del mismo modo que en estas obras ahora expuestas y que muestran la vida próspera de los cubanos en Cayo Hueso a inicios del siglo XX. Los artistas cubanos que expondrán en el cayo, para hacer recíproco el intercambio, muestren la falta de progreso y libertades que ha traído la dictadura comunista para los cubanos de la Isla, lo que ha provocado y provoca que sigan emigrando cubanos para Cayo Hueso, o pasen de camino por allí, para seguir para Estados Unidos, y que los pobres, para hacer su recorrido mueran muchas veces en el empeño, o utilicen en lugar de barcos, como sus antiguos compatriotas emigrantes, todo tipo de artilugios con tal de escapar de los hijos de sus colonizadores españoles y asesinos de los mambises como Ángel Castro. Eso si sería unir los pueblos y mostrar verdades. Pero me temo, que esto es una pesadilla, como la de aquellos que permanecen en Cuba, deseando cada noche vivir como sus compatriotas hace un siglo en Cayo Hueso, una vez que contemplen estos cuadros expuestos.