VIII Congreso de la UNEAC

'Habla, habla, te estoy escuchando'

Los artistas y escritores cubanos, subvencionados por el Estado durante años, se enfrentan a las 'reformas' raulistas.

Con ideas frescas sobre problemas viejos, han comenzado en todas las provincias del país las asambleas de miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), con vistas a su VIII Congreso, a celebrarse el próximo mes de abril.

No es fácil mantener coherencia y reflexionar a la hora de renovar los debates sobre "cambiar lo que debe ser cambiado". Los colectivos de plásticos, escritores, directores de cine y televisión, productores, locutores, sonidistas, escenógrafos, actrices y actores, etc., bullen de inquietud y desencanto: llegan al VIII Congreso arrastrando las dificultades presentadas al VI Congreso, insolubles y acrecentadas algunas de ellas.

Cuestiones sobre el patrimonio en todas las manifestaciones artísticas; la evolución del derecho de autor; las insuficiencias editoriales; la circulación y distribución del producto cultural, tanto nacional como internacionalmente; el deplorable estado de instalaciones culturales —salas de cine, teatros… — cayéndose a pedazos como el resto país; entre otras realidades, son evidencia clara del sobrecalentamiento de la burbuja cultural.

Creadores subvencionados por el Estado (casi todos) durante más de medio siglo, se ven abocados a los nuevos tiempos, donde se ceden locales al mejor postor —¡ah, el dinero!—, instalaciones culturales cuyas funciones son ajenas a los nuevos dueños. En el mejor de los casos, y ¿para bien?, un cantante popular como Baby Lores se adueña del mejor restaurante de la calle Línea, en el Vedado, donde se propone realizar shows musicales para acompañar las cenas. O un artista como el pintor Kcho, dispone de un magnífico taller en la periferia de la capital de todos los cubanos, desde el cual implementa un plan de ayuda comunitaria, por lo que, prácticamente, toda una barriada le pertenece o está bajo su influencia.

El desasosiego, la incertidumbre, cunden: se habla de jerarquías y atributos, de "rescatar, conservar, resguardar", de "derechos de piratería", de los terrenos peligrosos y sin ley de las transcripciones, las apropiaciones, las citas, los plagios. De estética y educación. En fin, de política cultural. O de la gran ausencia de ella.

Diferentes comisiones, designadas institucionalmente, han estado trabajando meses antes de iniciarse estas asambleas: la de Medios y la de Educación y Cultura, entre otras, parecen tener los saldos más avanzados y provechosos. Cineastas y videastas esperan confiados la anhelada Ley de Cine o del Audiovisual, demorada por más de un quinquenio en el consabido rompecabezas burocrático. Mientras, la problemática de las salas 3D no llegará al Congreso, pues está previsto que abran de nuevo bajo la supervisión del ICAIC. Del lobo, un pelo.

Enfrentados a la especulación formal reinante, intimidados, neutrales o apasionados, los intelectuales y artistas protagonizan ahora un proceso de gran complejidad social, en álgidos momentos de transición, abiertos a la posibilidad de profundizar o superar males, obsolescencias que perviven desde el pasado siglo.

"Habla, habla, te estoy escuchando", le dice Don Giovanni a la estatua del Comendador en la escena final de la ópera de Mozart. Esta frase podría marcar la cesura entre dos momentos de escucha, según el musicólogo francés Peter Szendy, la disoluta o distraída y la estructural, la del que lo escucha todo. Esperemos de esta última buenas sorpresas.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Una buena síntesis de una de las versiones del "cuento de la biena pipa" instalado en el discurso oficial cubano. Visto lo ocurrido en la otrora URSS después del "desmerengamiento", pensemos... en Cuba se reeditará algo parecido? Ciertos individuos, ya instalados en distintos cargos o espacios de poder, van a quedarse con el capital, y sorprenderá a algunos

ver aparecer millonarios donde antes había un

"dirigente" o

artista del pueblo o abnegado cumplidor de la seguridad y el orden publico.

Imagen de Anónimo

Jajajajajaja.....un congreso de mudos que desean hablar. Desde cuando aca los regimenes totalitarios les han permitido expresarse libremente a sus artistas....lo unico que debe ser cambiado en Cuba, es una dictadura militar que desgobierna por mas de 55 años, por un sistema democratico que respete los DDHH de sus ciudadanos. Nada mas... 

Imagen de javier monzon velazques

A lo que se ve, ya los artistas mas rastreros y arrastrados estan recibiendo su parte del pastel cultural "reformado"; Baby Lores, quien hace poco fue recibido en Miami con su Fidel tatuado en el brazo sin que la "mafia anticubana" le lanzara ni un escupitajo (que bien se merece), y Kcho D'excremento, desagradable artista de parches, ladrillos rotos, palos podridos y arte dudoso, a quien su aduloneria lo ha llevado a cenit de la "gloria". Pero ya antes, al master de la bajeza Silvio Rodriguez, le fue concedida la "gracia" de ser propietario de unos estudios de grabaciones,  en un pais, donde a otros que no se arrastran ante los amos, les prohiben o suspenden proyectos que han levantado con su esfuerzo, como ocurrio recientemente con "Opera de la Calle". El arte es parte del sistema totalitario,  que determina quien si y quien no segun su interes, si importarle  la calidad  artistica.

Imagen de Anónimo

Lo de las salas de cines y teatro callendose a pedazos,eso es comunismo puro y real,ya estamos preaprandos los refugios de la guerra del todo el pueblo,para convertirlos en cuevas(lugar donde el comunismo llevara' a la humanidad) y proyectar peliculas y montar mas obras de teatro(los refugios en si,son una obra de teatro con el cuento de la agrasion imperialista)

¿Uds no se dan cuenta que las reformas son un cuento para entretenernos mientra como ovejitas endrogadas nos llevan a la prehistoria y sus cavernas?

TºMªs