Artes plásticas

El Museo del Sacrificio, en Morón

Raúl Remigio Hernández Recio ha construido en su casa ruinosa lo que él llama Museo del Sacrificio.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

los signos del "fidelismo" que asoman entre el amontonamiento de obras de este artsita popular, informan, desde la ingenuidad, desde la espontaneidad, de la mente de un artista naif, sobre la época y el estado vulnerable de este hombres: no son consignas suyas, son sus reflejos, hay contradicción, es la prueba antropológica de a qué mundo pertenece este hombre, acechado por la intolerancia, y en qué sociedad "sobrevive". No es un héroe. Es un artista "primitivo", vulnerable... pero no todo el mundo tendrá sensibilidad para comprenderlo y pasar por encima de sus "diferencias" y valorarlo como lo que es, creo, me parece, un auténtico "artista naif" en Cuba, donde no vive, sobrevive.

Imagen de Anónimo

Hermoso lo que hace este artista auténtico. Muy buen trabajo el de este crítico, y necesario: hablar de lo que no se conoce y vale la pena, porque de lo que ya se conoce demaiado, y no vale la pena, se escribe tanto!!. Un auténtico artista, viviendo en esta situación. Moraleja: el buen arte y la buena vida no bailan necesariamente en la misma cuerda floja.