Lunes, 21 de Agosto de 2017
17:43 CEST.
Música

El pianista Alfredo Rodríguez afirma que se está creando una nueva cultura cubana en el exilio

El joven pianista Alfredo Rodríguez (La Habana, 1985) cree que se está creando una cultura cubana fuera de Cuba que "trata de crear algo nuevo que decir", aseguró a EFE.

Rodríguez habló de la generación de músicos cubanos a la que pertenece que, fuera de su país, desarrollan una nueva cultura con "diferentes vivencias e influencias".

"Yo prefiero expresar mis opiniones a través de la música, si se entiende bien y si no, pues nada", afirmó el músico de jazz que nunca se ha manifestado políticamente, por lo que cree que, a diferencia de músicos como Arturo Sandoval, él sí podría tocar en su tierra natal.

El prolífico pianista recibió en Cuba una formación en música clásica y desde 2009 vive en Los Ángeles, donde trabaja con el galardonado productor Quincy Jones, algo que no ha trascendido a la prensa de su país.

El próximo sábado 23 de noviembre Rodríguez debutará en el Palau de la Música de Barcelona con un concierto que abrirá con La jungla, una obra para piano y orquesta compuesta e interpretada por el músico cubano acompañado de la Orquesta Sinfónica del Vallès. 

El concierto forma parte del 45º Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona que se celebra, con amplia participación cubana, desde el pasado mes de octubre, y que contó con un homenaje a Bebo Valdés a cargo de su hijo Chucho, entre otras figuras del mundo del jazz.

Según Rodríguez, La jungla es una metáfora de la "vida en la que vivimos y en lo que nos hemos convertido nosotros", una pieza inspirada en una obra del artista cubano Wilfredo Lam y que bebe de la pasión del pianista por la naturaleza, la danza y la pintura.

El concierto continuará con Rhapsody in Blue, del estadounidense George Gershwin, con Rodríguez como solista.

"Tocar Rhapsody in Blue, mezcla de la cultura europea y del jazz americano, es un gran reto para mí", destacó el joven músico que, con esta pieza, se estrenará con la música sinfónica.

La mezcla y combinación es uno de las características de este artista que ve como "fundamental" conocer gente de diferentes países con diferentes opiniones, algo que no le era posible experimentar en Cuba, un país que, en su opinión, vive con la contradicción de "tener una cultura única y muy fuerte" pero en donde no se ha experimentado "la transculturalidad”.

Igual que 25 de los 30 músicos cubanos que estudiaron con él, Rodríguez ya lleva mucho tiempo fuera de su país natal pero no cree que se pueda hablar de una generación exiliada, sino de jóvenes que conservan sus raíces pero "tratan de decir quienes son de una forma distinta".

Según el músico, estos nuevos artistas cubanos tenían ganas de explorar "nuevas culturas" y "nuevos problemas" ya que en su país "hace mucho tiempo" que están rodeados "de las mismas cuestiones".

"Desde fuera de Cuba las cosas se ven de forma distinta", señaló Rodríguez, que dice tocar muchas de las canciones típicas desde un ángulo distinto.

"La Guantanamera que yo toco no tiene nada que ver con la de José Fernández Díaz, trato de ponerle algo personal porque la Cuba que yo he conocido es distinta", explicó el músico.

Alfredo Rodríguez, hijo del popular cantante y presentador cubano del mismo nombre, pasó su infancia en contacto directo con centenares de músicos con los cuales interactúaba y colaboraba aprovechando la esfera profesional de su padre.

El contacto con la diversidad de "la calle" y su formación en música clásica han hecho de él un maestro de la improvisación y, según afirmó públicamente su mentor Quincy Jones, "uno de los mejores músicos de jazz del mundo".

La 'Guantanamera' de Alfredo Rodríguez

El músico se presenta este sábado 23 de noviembre en el Palau de la Música de Barcelona.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Al final si no quiere hablar de la politica en forma directa es su opciòn, no lo hace menos cubano, pero hay que tener timbales para criticarlo desde el mismìsimo carajo bien lejos de la g2, porque resulta y viene a ser que cuanto zapingo que se fue de Cuba es ahora un patriota en la red, mientras que en la isla  estaban calladitos, con todos estos cropòfagos no se queda bien nunca, ni  siendo uno de los mejores en el jazz, ni matando al mismìsimo Fidel, si alguien in dìa lo hace diràn que es comunista.....¡¡ Aplaudan el talento y el trabajo duro!! Todos no tenemos que pensar igual y dejen el cuento que al gobierno cubano hay que combatirlo en Cuba, y no en la computadora desde Pezcuecilandia. ¡ Coño !

Imagen de Anónimo

Lo que pasa es que las nuevas generaciones , dentro y fuera de la isla, estan asqueadas de la politica y del chanchullo que ella trae, empezando, por supuesto, con la politica asquerosa de los Castro y terminando con la de los intransigentes del exilio (aplanadora del Versalles y chancleta de Paris, incluidas). Son miles los que sienten así, dentro y fuera de Cuba. No es que defienda esta postura, pero entiendo por qué lo hacen y no los critico por eso. Para eso vivimos en democracia. Cada cual que actue y piense como quiera

Imagen de Anónimo

Me alegro que aprendio piano porque cantando cosas como aquella cancion "Hay que me encapricho" casi se ahogaba de la poca voz que tenia.El Mongo

Imagen de Anónimo

NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUEIRE VER, otro mas de los que le han LAVADO el  cerebro......no quiere hablar si no de música como todos los nuevos cubanitos que han crecido en la DICTADURA.

Imagen de Anónimo

Cubano que quiere vivir al margen de  los horrores que vive su patria.

Imagen de Anónimo

Mucha luz tiene este muchacho, talento que no llora un espacio, lo tiene! lo logro, y muy muy alto!!!!! no necesita la validacion, la tiene "per se" no necesista premio, ya tiene el reconocimiento de uno de los grandes Quincy Jones. Felicidades!