Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 16:26 CET
Libros

'Invertir en Cuba es ponerse una soga al cuello', dice un antiguo socio de Fidel Castro

'Mi socio Fidel Castro. Cuba, un desvío en el paraíso'.

Una lucha contemporánea entre David y el gigante Goliat. Así resume su historia Michel Villand, pionero de la inversión francesa en Cuba y exsocio de Fidel Castro, quien ha escrito sobre su fallida aventura empresarial en la Isla y sobre la forma en que plantó cara al sistema castrista, informa EFE.

Este empresario, que actualmente reside en el municipio granadino de Montefrío (sur de España), presenta en el libro Mi socio Fidel Castro. Cuba, un desvío en el paraíso —escrito junto al periodista Francis Matéo—, un personal análisis sobre el régimen económico y la vida en la Isla a partir de su experiencia con una industria panificadora y pastelera.

Escrito "sin odio, sin espíritu de revancha ni de venganza", como recoge en la obra —disponible desde el lunes en toda España—, Villand pretende ser "fiel" a la realidad de un inversor extranjero en Cuba y poner de manifiesto la "montaña de dificultades" que padeció en este periplo.

"Fundar una empresa mixta en Cuba para una pequeña o mediana empresa extranjera es lo mismo que ponerse una soga al cuello", relata este empresario, que montó dos fábricas de pan —una inaugurada por el propio Fidel en 1997— y hasta trece tiendas para la venta directa al consumidor bajo la marca Pain de Paris.

"Fidel sabía que habíamos tenido el coraje de invertir en Cuba, pese a la Ley Helms-Burton", recuerda a EFE.

Pese a ello, no fueron los norteamericanos los que impidieron que el proyecto fructificara, al cabo de unos años —con una empresa que funcionaba "muy bien"—, el Estado decidió unilateralmente y sin compensación alguna quedarse con el negocio: "En un país comunista no aceptan que un capitalista pueda vender bajo su mando, tú no puedes ganar", explica.

Fue entonces cuando este empresario, junto a sus socios, decidió plantear un verdadero pulso al régimen cubano tras advertirles a sus dirigentes de que llevarían ante la Corte de Arbitraje Internacional de Londres el que consideraban un auténtico atropello.

"Sabíamos que la relación de fuerzas con el Estado cubano no nos era favorable, era David contra Goliat", relata el autor, a quien, según afirma, intentaron "comprar", sufrió presiones y que llegó incluso a ser "agredido" físicamente en plena calle.

El libro, escrito directamente en español, amplía con más detalles, más "aventuras" y anécdotas, una versión previa en francés en la ya que trató de sintetizar su historia.

"Es mi verdad, cuento lo que he vivido, estaba dentro del sistema, con Castro, pero yo vivía con el pueblo", asegura el empresario francés, que ha apostillado que cuando Fidel cayó enfermo aprovecharon para "botarles" de la Isla porque "jamás habían caído en la corrupción" y fueron firmes frente a la dictadura.

La obra pretende también servir de aprendizaje: "Muchos empresarios de buena fe que se van para Cuba, Corea del Norte o China no tienen la menor idea de lo que arriesgarán allá. Van con su dinero, con todo su entusiasmo, y las barreras son tales que, si no eres del tamaño de una multinacional, nunca puedes ganar".

El libro es también un homenaje a Cuba, al aire perfumado de canela y tabaco en La Habana y a su pueblo, en una crisis continua desde hace décadas y que sigue, a pesar de todo, viviendo de manera "optimista y alegre".

20 comentarios

Imagen de Anónimo

Es bueno que les pase para que no sean tan estupidos y se crean todo los cuentos que les hacen

Imagen de Anónimo

No hay que ir tan lejos para saber la clase de 'negociante' que son los castros cuando a su propio amiguisimo y antiguo discipulo 'apadrinado' exguerrillero Max Marambio -el cual le llevo los negocios personales del cagalitroso y lo hizo mas millonario- cayo en desgracia y tuvo que salir corriendo pues de lo contrario lo habrian fusilado para quitarle todos los negocios y ademas callarlo pues -sabia demasiado-.Si aun asi, los sonnadores inversores quieren seguir arriezgandose, pues como ya dijo alguien aqui, nada de solidalidarse con ellos, solo decirles que eso les paso por imbeciles!

Imagen de Anónimo

Una vez un empresario sudamericano me dijo sobre otro, al que no le andaban bien los negocios por su falta de empeño: "no se puede ir dos semanas a Varadero y otra a La Habana".El que lo dijo repartía su tiempo en 50 playas y 50 negocios.

Imagen de Anónimo

¿A quién se le ocurre correr tamaño riesgo? A los franceses, que adoran las negras y mulatas cubanas. Van a Cuba a sentirse como reyes y a buscar sexo barato. That´s all. Y el vacilón y el negocio no hacen buena liga.

Imagen de Anónimo

Los empresarios confunden la bondad del pueblo cubano con la expoliación del gobierno, que de a poco los va esquilmando y al final deben optar por la libertad o el dinero. Mientras se enamoran de una jovencita, creen que pueden hacer negocios y un bien al prójimo. Pobres tontos.Son muchas, muchísimas empresas las que terminaron mal. A no ser que haya un componente político - ideológico de por medio, el extranjero siempre lleva las de perder. Hace unos años nadie pensaba que Tokmadjian y Río Zaza iban a caer y con tanto ruido.Y si no, se debe analizar las empresas - mixtas o sucursales - que quedan hoy operando. Algunos ex guerrilleros latinoamericanos transformados en "hombres de negocio" como por ej. la familia del Che o dirigentes chilenos que estuvieron con Allende, el Grupo BM de origen israelí, que llegó de la mano de un jefe de la Mossad, la canadiense Sherritt, la Odebrecht (brasileña) y otras tantas que por conveniencia siguen estando entre los principales proveedores del Estado.Y no es ninguna novedad que funcionan a fuerza de corrupción... Lo que le pasó a este hombre, que se confundió de persona al dar el billete, y no le llegó su parte a RC.

Imagen de Anónimo

Este es otro que seguro fue a F0ll4r jovencitas a Cuba. Ahora que le dieron el bate esta hablando mi3rd4.

Imagen de Anónimo

Tipico de los Franceses, son en toda Europa los mas simpatizantes con la dictadura y amantes de la "Cuba Pobre", La Revolucion y el Che Guevara. Hace rato controlan con la dictadura El Ron Havana Club, los Tabacos mas caros, el buen vino y tienen sus tentaculos hace rato en la industria de la musica cubana y todo por AYUDAR AL PUEBLO como dice este otro tonto en su libro. "Te tocó lo que te mereces"

Imagen de Anónimo

Me imagino que buena parte de los empresarios que quedaron en la isla saldrán corriendo a comprar el libro. Es que hay una certeza, sobre lo que se refiere a que cuando llegó RC empezó a chantajear a empresarios, a los cuales acusó de corrupción.Con FC también eran corruptos (es decir, la burocracia pedía dinero) pero se había llegado a un equilibrio en el que los interlocutores eran personas de confianza y que les permitían seguir operando.Muchos cambios de ministros y subalternos - sobre todo en las áreas económicas y comerciales - sumado a la puesta en funciones de los yernos de RC, dieron con todo con los sumisos extranjeros, que en su mayoría, terminaron haciendo las valijas y rogando poder cobrar contratos enteros.Tal es así que no pocas empresas tuvieron que "disfrazar" a sus ejecutivos para seguir operando en la isla, en complicidad con los funcionarios cubanos, ya que les habían vendido maquinarias o sistemas "llave en mano", por los cuales existían garantías.

Imagen de Anónimo

Yo no me alegro de que a este señor le haya pasado esto. Hay mucha gente que no sabe cómo son las cosas en Cuba y van a invertir guiados por su buena fe y los cuentos que oyen de algunos trasnochados de la izquierda mundial. De lo que sí me alegro es de que historias como esta se hagan públicas para que los empresarios del mundo sepan que con esa dictadura de delincuentes no se pueden hacer negocios serios.

Imagen de Anónimo

Otro comemierda que se creyo el cuento de la "Revolucion Cubana". 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.