Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Última actualización: 14:23 CET
Ensayo

Iván de la Nuez presenta en Barcelona su libro 'El comunista manifiesto'

Imagen de la portada del libro.

El Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA) acoge la presentación, este 4 de noviembre, del libro El comunista manifiesto, de Iván de la Nuez, publicado por Galaxia Gutenberg.

Acompañarán al autor el editor Joan Tarrida y el ensayista y fotógrafo Joan Fontcuberta.

"Dos décadas después del fin de la Guerra Fría, el fantasma del comunismo ha renacido en el territorio de los vencedores, siempre preparados para cavar su tumba, pero no para lidiar con su vida de ultratumba. De esta ironía trata El comunista manifiesto. Y de cómo la cultura occidental ha acabado reciclando, en una mezcla de fascinación y venganza, la iconografía del imperio desplomado", explica la editorial. 

Con la caída del Muro de Berlín, Europa pasa del PC (Partido Comunista) a la expansión de otro PC (Personal Computer), y el comunismo se convierte en un parque temático de Occidente: el capitalismo recicla su iconografía como producto comercial. De la Nuez nos recuerda que en la actualidad pueden encontrarse más "Ches" en España que en La Habana o en los países exsocialistas.

"Para la izquierda radical, el fetiche del Che significa una victoria cultural después de una derrota política. Para la derecha radical, el fetiche del Che significa una derrota cultural después de una victoria política", dice uno de los fragmentos del libro.

"El comunista manifiesto se interna en el malestar de una cultura que es incapaz de vivir sin su Enemigo y que, al mismo tiempo, no puede dejar de temer por el regreso de su fantasma, que se manifiesta en las protestas recientes, los movimientos sociales y la crítica a una democracia en declive", señala la sinopsis.

Para el ensayista Alfredo Triff, El comunista manifiesto es un "libro de señales". "Cual detective cultural, De la Nuez busca cada indicio rojo de las últimas dos décadas con buen olfato. La evidencia es suficiente: El comunismo en la novela, en el arte, en el cine, en las noticias. Hasta en las ruinas", comenta Triff.

En cuanto a la Isla, De la Nuez dice en declaraciones a El Confidencial: "Cuba es un país que llegará a tiempo al mercado, pero a destiempo para la democracia".

Iván de la Nuez (La Habana, 1964) es ensayista, crítico de arte y curador. Ha publicado La balsa perpetua (1998); Playas (2000); El mapa de sal (2001); Fantasía roja (2006); Postcapital. Crítica del futuro (2006); e Inundaciones. Del Muro a Guantánamo: invasiones artísticas en las fronteras políticas. 1989-2009 (2010). También, las antologías La isla posible (1995); Paisajes después del Muro (1999); y Cuba y el día después (2002). 

Colaborador de Babelia, suplemento cultural de El País, así como de diferentes periódicos y revistas de Estados Unidos, Europa y América Latina. Ente ellas, La Vanguardia, El Periódico de Catalunya, Der Tagespiegel, Postmodern Notes Nouvelle Revue Français.

En 1995, obtuvo la Beca Rockefeller para las Humanidades. Su libro Fantasía roja recibió la Mención de Honor en los Premios Ciutat de Barcelona. Su artículo "Autocrítica de arte", aparecido en el suplemento Babelia, de El País, fue premiado como la mejor crítica publicada en España durante el año 2006 en los premios Espais d'Art.

La presentación tendrá lugar en el MACBA (Plaça dels Àngels, 1), el 4 de noviembre, a las 7:30 pm. El libro también puede adquirirse en galaxiagutenberg.com. Las primeras páginas están disponibles en PDF.

17 comentarios

Imagen de Anónimo

El capitalismo de hoy en día en un capitalismo que vive de sus fantasmas y re-vive en "carne y hueso" productos y personas (celebridades) desde esos fantasma. En tal sentido el fantasma del comunismo, manifiesto o no, es uno de los tanto fantasma, que los procesos acelerados de circulación y consumo de información producen hoy por hoy. Si analizáramos tal proceso como lo describe Marshall McLuhan en su libro, Laws of Media, no seria difícil ver cómo toda esta nostalgia y todos estos fantansma de la producción (fantasmal) del mercado (siempre produciendo mucho mas productos y deseos de los que se necesita) son partes de los procesos general que McLuhan nominó como: obsolescence, retrieval, enhancement y reversal de la tecnología. La nostalgia comunista a mi entender es sólo una especie de subgénero de la nostalgia general por el pasado que los propios procesos tecnológico producen. Aún así me parecen que el análisis de Iván toca aspectos de esos fantasmas que son merecedores de aguda atención.

Imagen de Anónimo

En general comparto muchas de las ideas de Iván en lo que respecta el análisis sobre cómo los ideales comunistas se han "insertado" en la dinámica del mercado y monetizados como nostalgia. Creo sin embargo, que las obsesiones del mercado con objetos de nostalgia y con fantasmas del pasado que son re-estetizados  tiene su propia historia independiente de los conflictos ideológicos y políticos durante y después la guerra fría. En muchos casos, todo lo que el mercado de hoy vive, re-vive y hiper-vive como fenómeno "retro" habla de los fantasmas productivos de una economía de mercado que ya no habla tanto en el lenguaje de la producción como lo hace en el lenguaje de la circulación y la distribución de objetos de consumo.   

Imagen de Anónimo

Me leí el libro y recomiendo esta entrevista:http://www.elmundo.es/ciencia/2013/11/04/5277563b61fd3d6f338b457e.html

Imagen de Anónimo

De que los hay, los hay. Entre ellos, masoquistas, que les encanta continuar en el sufrimiento. O sadistas, que siendo fascistas, siguen queriendo hacer sufrir a los judíos con la imagen de Hitler. Los torquemadas que continúan mostrando el fuego a las víctimas de la inquisición.  ¡Nada más tiene uno que ver la portada! No compraré nada. No leeré nada de Nuez. Vomitivo, como alquien ya dijo anteriormente.

Imagen de Anónimo

Deberían, señores/as, leer un poco más del libro antes de empezar a expeler espumarajos, a tildar a Iván de la Nuez de cripto-comunista, y a temblar frente al presunto poder de los proto-terroristas nostálgicos del Este...

Imagen de Anónimo

     Esto me recuerda a el inicio de aquella historia infantil:- ¿quieres que te haga el cuento de la buena pipa?... Así resulta este interés por el comunismo en la actualidad entre varios intelectuales de izquierda pro-comunista. Y efectivamente, a mucha gente con proyectos de vida facasados le interesa, o bien, a otros acomodados por la izquierda de diversa forma. Yo ni de broma quiero recordar los años de secundaria y pre en el campo, la comida que me daban (harina en dulce, harina salada, agua con azúcar prieta y más harina en otras variantes, con chicharos flotantes (cuando había y cuando aparecía el arroz, era con gorgojos), pesadillas me dan aquellas trolas mañaneras sobre lo bueno que era Fidel y sus andanzas y el que me levantaran a las 6 para ir al campo...Cada vez que veo a un profesor universitario europeo, norteamericano u algún otro colado entre ellos por Fidel desde Cuba (regordetes, saludables y bien alimentados y vestidos), lamentando la mala suerte que trajo para el mundo la caída del comunismo en Europa, y admitiendo que el futuro quedó vivo en Cuba y que por ello renace hoy en América Latina la ideología de Marx. Tengo ganas ya hasta de escapar del planeta...Y me digo: ¿resurgir del comunismo?_P'a su escopeta, diría un cubano cuerdo y buscándose la vida sin ayudas de la izquierda caviar. Y ni hablar del tema, como ocurre con el naufragio del Titanic, porque trae mala suerte, según los marineros.

Imagen de Anónimo

     Iván de la Nuez es un analista a quien respeto por algunos libros suyos que conozco. No he leído este aún; pero, igual que el Anónimo 1 Nov 2013 10:19 pm, creo que en estas primeras veinte páginas que pueden bajarse en PDF, aparecen algunos errores de juicio bastante grandes. Cuando se habla del encuentro entre Lula y Walesa y se junta a la Crisis del Capitalismo la Crisis del Comunismo -que aparecen así, en mayúsculas-, ¿de qué crisis del comunismo se habla? ¿No es del final de los régimenes comunistas, del final del comunismo en Polonia? ¿Cómo puede llamarse crisis a eso, y cómo puede llamarse del mismo modo a lo que está atravesando el capitalismo, pero que aún sigue vivo? Hay algo ahí mal expresado o mal pensado. Digo yo, no sé.  

Imagen de Anónimo

He leído solamente las 20 páginas del libro descargables aquí en pdf, y por ellas no me atrevo a juzgar todo el libro. Sin embargo, en lo leído encuentro una lectura muchas veces forzada, a favor del tema que Iván de la Nuez quiso tratar.En la página 23, por ejemplo, dice: "La convocatoria diaria a refundar la democracia occidental nos remite a la  Perestroika (aquella reconstrucción invocada por Gorbachov como única posibilidad de salvar el antiguo sistema)". No sé si Iván de la Nuez desconoce o ha decidido desconocer la historia de las democracias en el siglo XX, antes de que se escuchara en Occidente por primera ve la palabra "perestroika". Y es que hay una larga tradición de convocatorias para refundar la democracia anterior a la década de los 80 del siglo pasado, y larguísimos estudios acerca de la democracia como sistema en refundación continua. Este paralelo, equivocado históricamente, ¿es fruto de una nostalgia de Iván de la Nuez por el comunismo, aunque sea en sus finales? Únicamente así podría explicarse otro desatino de lectura en esa misma página, que junta a los "indignados" con Solidarnosc.En cualquier caso, voy a buscar este libro para aclararme este punto. Gracias a Diario de Cuba por dar noticia de su publicación.

Imagen de Anónimo

Como le dijo Pablo Neruda a un colega suyo, tambien comunista: "Nos hemos pasado toda la vida defendiendo un regimen en el cual ni tu ni yo hubieramos podido vivir"

Imagen de Anónimo

Otro libro más para caerle bien a la siniestra caviar. A mí, que lo sufrí, de ver el título me sabe a vómito. La mejor manera de ser éticamente cubano es no nombrar, nunca jamás, a no ser en tono serio y acusatorio a las bestias y sus apóstoles. Lo demás es soñar con el tiempo que se era pionero o camilito. A otro perro con ese hueso.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.