Viernes, 19 de Enero de 2018
22:18 CET.
Festival de Música de Cámara Leo Brouwer

¿Qué cubano no se emocionó?

El cantante Pablo Milanés y el guitarrista Leo Brouwer se unieron en un dúo ocasional, para interpretar el poema Si ves un monte de espumas, de José Martí, y así cerraron con broche de oro el concierto titulado Amor de ciudad grande, que se realizó este jueves en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional. Incluido en el V Festival de Música de Cámara Leo Brouwer, el concierto estuvo dedicado al 160 aniversario del natalicio de José Martí y al cumpleaños 70 de Pablo Milanés.

Si el público estaba admirado por la excelente voz que aún atesora Pablo, colmó sus expectivas cuando vio aparecer a Leo Brouwer, y pudo escucharlos juntos, en esta pieza que desbordaba lirismo. El acompañamiento de Brouwer fue sin dudas un tributo a la amistad que han cultivado estos dos músicos, desde que compartieron sus talentos en el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, allá por los años 70.

En su discurso de apertura, Brouwer le solicitó al público tres cosas importantes: no hablar, apagar los celulares, y cuidar a los niños pequeños. Luego, elogió mucho la voz de Pablo Milanés, y anunció que éste sería un concierto "memorable".

En la parte inicial, se interpretaron dos obras de Leo Brouwer, basadas en poemas de José Martí: Es el amor quien ve (1972), para voz y conjunto de cámara, y Elegías martianas (2009), para flauta y piano. La primera sugiere esa atmósfera minimalista que Brouwer ha desarrollado en muchas de sus composiciones. Porque al igual que Martí, cuando enunciaba su poética en la introducción a los Versos Libres, Brouwer ama "las sonoridades difíciles", y convierte la melodía en una especie de neblina vaga, bajo la cual fluyen las corrientes de la armonía, como un río en la mañana.

Las Elegías martianas se inspiran en dos textos de Martí: Tonos de orquesta, de Flores del destierro, y una cuarteta del poema Mis padres duermen (1875), recogido en la compilación de Versos varios. Las Elegías reflejan una belleza extraña, que parece a la vez contenida y esquiva, con sombras y texturas de piedra que supo suavizar el Dúo Ondina, integrado por la flautista Niurka González y la pianista María del Henar Navarro. Excelente Niurka.

Después del intermedio, llegó Pablo Milanés, quien fue recibido con tal ovación que puso de pie al público. Con estrofas de Martí, cantó las canciones: Mi verso es como un puñal, Vierte corazón tu pena (último poema de los Versos sencillos), Amor de ciudad grande y Poética (de los Versos libres), El enemigo brutal, sobre sus recuerdos del episodio del teatro Villanueva, Yo soy un hombre sincero, Es rubia… el cabello suelto, El príncipe enano (de Ismaelillo), y Si ves un monte de espumas, con Leo Brouwer en la guitarra.

¿Quién que no fuera cubano, podía dejar de emocionarse con tales versos, de sentirlos en la piel, de soñarlos de memoria, cuando han estado con nosotros desde siempre, escoltando un amor de juventud, o en las letras de una clase de la infancia?

Es cierto que algunas músicas eran mejor compañía que otras, destacando esos pliegues de la narración poética con la cadencia de su melodía, pero la voz de Milanés las iluminaba a todas. Y entre los poemas que alcanzaron un mayor vuelo de expresión lírica, por convergencia de espíritu, entre la forma musical y el contenido, están Amor de ciudad grande y Poética.

Hermoso, sencillamente hermoso, fue este concierto memorable, que nos dejó con ganas de escuchar más.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 47 ]

Imagen de Anónimo

¿Por fin a cuál de ustedes los de la Mesa Retonta le dieron el televisor Caribe en la asamblea...? (HEREJE33)

Imagen de Anónimo

Hereje 33, gracias a gentuza como tú estamos tan separados. Al final eres de la misma calaña que los Castro.... no veo el día en que se vayan todos al mismísimo carajo.

Imagen de Anónimo

Esto es puro teatro bufo sin negrito ni gallego ni mulata, pero sí con bufones que dicen opinar cuando lo que hacen es condenar. Y a quien no les siga en sus afanes totalitarios pretenden amordazarlo; dan risa estos patéticos, criados en reuniones del comité. (HEREJE33)

Imagen de Anónimo

Hereje 33, sigues con tus comparaciones erradas. Para ti opinar o criticar es quemar discos, pasar la aplanadora, prohibir y censurar. ¿Es que no ves las diferencias o es que no quieres verlas?Y te empeñas en defender la decisión de dos músicos a pensar como quieras. ¿Eso significa que defiendes el derecho de Leo Brouwer a solidarizarse con el fusilamiento de unos jóvenes que no tuvieron ni siquiera un juicio decente?Según veo, Leo Brouwer puede solidarizarse con esos fusilamientos, Pablo Milanés decir que no hay que criticar a la dictadura, y nadie tiene derecho a criticar a Brouwer o Milanés. Es decir, la democracia es para que la gocen Brouwer o Milanés y no los que estén en contra de sus posiciones. Nadie aquí les ha negado el valor de su arte, nadie ha quemado aquí disco suyo ni ha pedido que los quemen, pero parece que tú necesitas el bolerón político de la intransigencia del exilio. Aquí el único intransigente eres tú. 

Imagen de Anónimo

Recuerdo como quemaron discos de Lucho Gatica, entre otros artistas, a principios de la Revolucion. Segun la dictadura esas personas extranjeras y cubanas, se expresaban contra la Cuba castrista. Aqui ahora algunos fundamentalistas del exilio actuan igual contra dos musicos que piensan como mejor les parece. La mentalidad represiva parece que es genetica en algunos cubanos.(HEREJE33)

Imagen de Amadeus

Para El Hereje–––– Pues sí, si para mantener la dignidad y el orgullo ante tanta complicidad y fariseísmo hay que pasar la aplanadora, pues que bienvenida sea. Rooooom!!!

Imagen de Anónimo

Hereje 33, no tienes capacidad de responder a la discusión y lo único que te queda para defender a unos artistas cómplices de la dictadura es inventarte una intransigencia contra esos artistas, y equiparar unos comentarios a una demostración de intransigencia.La aplanadora de la que hablas parece que te pasó a ti por el cerebro, dejándote sin circunvoluciones. 

Imagen de Anónimo

Solo les falta pasar la aplanadora. (HEREJE33)

Imagen de Amadeus

Para El Hereje––– Traer a Pavón como lo hace usted es un acto de impotencia ante la falta de argumentos creíbles. No hay que matar a nadie, sino aceptar y reconocer que estos dos personeros lo que hacen es seguir dándole aire y legitimidad a la dictadura. Así de sencillo.

Imagen de Anónimo

Hereje33, ¿ahora hay que cogerle lástima a Pablo y a Leo porque ellos no pueden opinar? Pobrecitos, ellos nunca son entrevistados, ellos no hacen declaraciones, ellos están silenciados y nunca ven un micrófono delante. Error tuyo: comparar los comentarios que aquí se dejan, ninguno faltándole el respeto a los dos músicos, con Pavón. Comparar la crítica con la represión y la censura.Otro error: creer que criticar a alguien es faltarle a la democracia. Confundir democracia con unanimidad y ausencia de discusión.Y así podría seguir enumerando. Como no puedes responder a las objeciones que se te pusieron, sigues con tus paralelos, cada vez más risibles. Aprende a pensar con inteligencia, si es que puedes.