Domingo, 15 de Julio de 2018
Última actualización: 22:43 CEST
Obituario

Muere el escritor colombiano Álvaro Mutis, Premio Cervantes de Literatura

El escritor colombiano Álvaro Mutis. (AP)

El escritor colombiano Álvaro Mutis Jaramillo murió este domingo en México a la edad de 90 años, informó el informó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, reporta la AP.

A pesar de las dificultades que enfrentó, entre ellas su paso por un siniestro penal mexicano, Mutis logró brillar intensamente en la literatura, desarrollando una extensa obra de novelas y poesía que le granjeó gran cantidad de galardones.

En unas breves declaraciones a la emisora local Caracol Radio en agosto, el escritor se mostró feliz por haber arribado a los 90 años y por los homenajes de sus amigos a su obra.

"Me siento mejor, ahí vamos", dijo cuando se le preguntó por su salud.

Nacido el 25 de agosto de 1923, en Bogotá, Mutis gozó de amplia popularidad fuera de Colombia y fue considerado por la crítica como uno de los más sobresalientes poetas y narradores de su generación, junto a su buen amigo Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura en 1982.

"Poemas de Mutis y cuentos míos habían coincidido por lo menos una vez en el suplemento Fin de Semana, y nos bastó con vernos para que iniciáramos una conversación que todavía no ha terminado, en incontables lugares del mundo, durante más de medio siglo", escribió García Márquez en Vivir para contarla (2002).

"Primero nuestros hijos y después nuestros nietos nos han preguntado a menudo sobre qué hablamos con una pasión tan encarnizada, y les hemos contestado la verdad: siempre hablamos de lo mismo", agregó el colombiano.

Pese a su amistad con García Márquez, un admirador de Fidel Castro y de su régimen, Mutis "se negó a visitar Cuba mientras durara la dictadura", recordó José Prats Sariol, profesor de la facultad de Literatura Española y Peninsular de la Escuela de Letras y Culturas Internacionales de la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos.

"Ayudó a muchos exiliados cubanos, como yo", añadió.

Mutis vivió hasta los nueve años (aunque existen versiones de que hasta los 11) en Bruselas, adonde llegó cuando tenía dos, junto a su padre, el entonces embajador Santiago Mutis Dávila, y su madre, Carolina Jaramillo, quien ejerció gran influencia sobre el escritor tras el fallecimiento de su padre en la capital belga.

"Murió a los 33 años. Se fue cuando más lo necesitaba. Para mí fue como una amputación brutal. Después de su muerte estuve solo dos años más en Bélgica", relató Mutis.

"Estoy seguro de que, en Colombia, mi madre fue una de las primeras mujeres que vivió la vida como quiso", dijo Mutis al periodista colombiano Fernando Quiroz para el libro El reino que estaba para mí (1993), según un reportaje publicado en agosto por el diario bogotano El Tiempo.

En 1941, cuando solo tenía 18 años, contrajo matrimonio con Mireya Durán Solano, con quien tuvo tres hijos: María Cristina, Santiago y Jorge Manuel.

Tras su divorcio se casó por segunda vez con María Luz Montané, en 1954, de cuya unión nació María Teresa.

Al morir estaba casado con Carmen Miracle.

El escritor viajó a México en 1956 con cartas de recomendación para el cineasta español Luis Buñuel y para el productor de televisión mexicano Luis de Llano Palmer, y se quedó a vivir en la capital de ese país.

La marca de la cárcel

Tres años después de su llegada a territorio mexicano pasó 15 meses detenido en la penitenciaría de Lecumberri, en la Ciudad de México, tras hacerse efectiva una demanda en su contra por malversación de fondos en la multinacional norteamericana Esso, en la que laboró como jefe de relaciones públicas.

De esa experiencia nació el Diario de Lecumberri (1959), uno de sus primeros libros de narrativa en el que cuenta sus vivencias durante el encierro y la soledad en el llamado "Palacio Negro", de muy mala fama y en la actualidad transformado en sede del Archivo General de la Nación.

En la prisión conoció aspectos ocultos de algunos siniestros personajes encerrados allí, situaciones que plasmó en tres relatos: "Antes que cante el gallo", "Sharaya" y "La muerte del estratega".

El mismo Mutis dijo que la reclusión en Lecumberri fue "una lección" que nunca olvidaría "sobre los estratos más intensos y profundos del dolor y del fracaso".

"En Lecumberri pasé 15 meses que marcaron mi vida. Aprendí a aceptar las cosas como se nos van presentando, a saber que nada finalmente es grave", agregó.

La extensa obra del autor, según la crítica, se distingue por una rica e interesante mezcla de narrativa y lírica. Su personaje más afamado fue Maqroll, el Gaviero, un misterioso marino que siempre rondó la frontera de la ilegalidad y que aparece en varias de sus obras.

Su adolescencia transcurrió entre el billar y las clases de literatura del poeta colombiano Eduardo Carranza, en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Bogotá, uno de los más antiguos de Colombia.

Un día antes del llamado "Bogotazo" —un período de desórdenes en la capital colombiana tras el asesinato del político Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948—, Mutis lanzó su primera obra: La Balanza, un cuadernillo de poesía de 200 ejemplares que publicó en compañía de su amigo Carlos Patiño Roselli e ilustrado por Hernando Tejada.

El escritor trabajó como locutor, ejecutivo cinematográfico, actor de radio, columnista de algunos periódicos colombianos, jefe de una empresa de publicidad y como jefe de relaciones públicas de la empresa de aviación Lansa.

Tras jubilarse en 1988, se dedicó por entero a leer y escribir. La obra de Mutis en el género narrativo comprende, además de Diario de Lecumberri, La mansión de Araucaima (1973); La verdadera historia del flautista de Hammelin (1982); Empresas y tribulaciones de Maqroll el gaviero —que comprende las novelas La nieve del Almirante (1986), Ilona llega con la lluvia (1988), Un bel morir (1989) y La última escala del tramp steamer (1989)—; Amirbar (1990); Abdur Bashur, soñador de navíos (1990) y Tríptico de mar y tierra (1993), entre otros.

En poesía publicó Los elementos del desastre (1953); Reseña de los hospitales de ultramar (1958); Los trabajos perdidos (1964); Summa de Maqroll el Gaviero (1973); Caravansary (1981); Los emisarios (1984); Crónica regia y alabanza del reino (1985) y Un homenaje y siete nocturnos (1987).

Escribió también tres ensayos sobre periodismo y siete antologías de poesía. Durante su trayectoria literaria fue galardonado con el Premio Nacional de Letras de Colombia, en 1974; el Premio de la Crítica de Los Abriles, de México, en 1985; el Premio Médicis Étranger, de Francia, en 1986, y la Orden de las Artes y las Letras en el grado de Caballero del mismo país, entre más de una veintena.

En 1997 fue honrado en España con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y en 2001 recibió el Premio Cervantes de Literatura.

Archivado en

6 comentarios

Imagen de Anónimo

"Álvaro Uribe, el mejor presidente que Colombia ha tenido jamás", atentamente George W. Bush."Álvaro Mutis, mejor escritor que Gabriel García Márquez", atentamente Vargas Llosa.Idiotas...

Imagen de Anónimo

Álvaro Mutis, mejor escritor que Gabriel García Márquez. Álvaro Uribe, el mejor presidente que Colombia ha tenido jamás.

Imagen de Anónimo

Dejen de decir estupideces. Mutis era anticastrista porque era "monarquista", como lo demuestran sus loas a los reyes de España. No lo quieran poner de "campeón de la democracia". Lean primero. Y en este artículo tal parece que más que la muerte de Mutis, importa resaltar su postura contraria a Castro. Y hasta donde sé, nunca alzó la voz contra el genocida colombiano Álvaro Uribe. ¡Objetividad por favor!

Imagen de Anónimo

Que gran diferencia entre Álvaro Mutis y su aparente amigo Gabriel García Márquez. Huelgan los comentarios. A este último, que Dios lo perdone, pues ha carecido de principios y se ha plegado al castrismo. Se ha hecho su cómplice y parece que desea que la pobre Cuba cumpla los 100 años de dictadura.

Imagen de Anónimo

Larga vida, que bendicion tuvo, como un habitante de Ikaria.  Adios, maestro!  LaM

Imagen de Anónimo

Mi más sentida expresión de condolencia a la familia y a los allegados de tan ilustre escritor colombiano. Que descanse en paz Álvaro Mutis. Su posición entre la élite de los intelectuales latinoamericanos lo hace no sólo un campeón de las letras, sino también de la dignidad humana. Que en paz descanse y que su vida nos sirva de ejemplo a todos.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.