Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Literatura

Padura afirma ser un 'heterodoxo' en una Cuba de pasiones políticas

El escritor Leonardo Padura afirma no ser un hereje, como el título de su nueva novela, que presentará esta semana en España, sino un "heterodoxo" que vive entre pasiones políticas y paga "un precio por esa libertad", según dice en entrevista con la AFP.

"No soy un hereje porque no he desertado en esencial de ninguna fe, más bien no he participado en ninguna fe", ni religiosa ni política, declara el escritor de 57 años en su casa de Mantilla, un suburbio de La Habana, donde vive con su esposa y alter ego literaria, Lucía, y su viejo perro Chorizo.

"Me considero un heterodoxo" y "uno paga un precio por esa libertad, esa heterodoxia", agrega en alusión a que lo que escribe es "criticado o ignorado" en Cuba, pero también en Florida.

"He decidido sostener esa posición (heterodoxa) porque creo que es la única que puedo sostener honestamente", señala este hombre de estatura mediana y barba y bigotes copiosos y entrecanos, que pasa de la palabra grave al humor fino sin inmutarse.

Padura, el escritor cubano que vende más libros en el mundo, fue periodista en medios estatales hasta 1995. Desde entonces colabora con la agencia IPS, pero se lamenta porque sus "artículos no se publican en la prensa cubana" y su Premio Nacional de Literatura (2012) ha sido el menos publicitado.

Este lunes viaja a Madrid a presentar su nueva novela Herejes (editorial Tusquets), tras un éxito mundial con El hombre que amaba a los perros (2009), sobre el asesinato de León Trotsky en México y la vida en Cuba de su asesino, el español Ramón Mercader.

Herejes, que en diciembre será presentada por su autor en la Feria del Libro de Guadalajara, México, tiene como esencia "la libertad de opción del individuo", un tema herético para los fundamentalismos políticos.

Como otras novelas suyas, teje tres historias entrelazadas en tiempos diferentes: en el estudio del pintor Rembrandt (Holanda, siglo XVII) y la comunidad judía expulsada de España y Portugal; el arribo a La Habana en 1939 del vapor Saint Louis con 900 judíos que escapaban del nazismo, a los cuales se les niega la entrada y deben volver a Europa, y la mitad de ellos muere después en el Holocausto.

La tercera historia tiene como protagonista a una joven de una tribu urbana de la Cuba actual, los "Emos", con una estética futurista, cuya estampa se aleja del "hombre nuevo" concebido por la revolución.

"Confío en que a Herejes le vaya bien, a pesar de que estamos en un momento crítico para el mercado del libro", señala Padura, quien admite que La Novela de mi Vida (2002) es su obra "preferida" y confiesa que el béisbol y la novela policíaca están entre sus "obsesiones".

En los años 80, la mejor época económica reciente de la isla, "tuvimos la posibilidad de soñar con el futuro", pero la crisis de los años 1990 "acabo con esos sueños de futuro", dice el escritor.

Ahora "no tenemos certeza de futuro", pues esta generación es "demasiado vieja para empezar, pero demasiado joven para retirarse y rendirse, y hemos tenido que seguir luchando".

Padura ve con moderado optimismo el futuro de Cuba a partir de las reformas del general Raúl Castro, pero advierte que "hay una serie de incongruencias que tienen necesariamente que resolverse para que Cuba vuelva a ser un país normal".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

padura si es un buen escritor y cojonudo en verdad... distinto y diferente a la partida de cubanitos y cubanitas que andan por el mundo escribiendo contra fidel y se mantienen lejos por si ascaso....

Imagen de Anónimo

Padura...Bueno, si realmente quieren leerse un buen novelista cubano, lean La ultima playa o La maquina de Bukowski, de Atilio Caballero. Ya veran la diferencia entre un buen escritor y un redactor de best sellers...  

Imagen de Anónimo

Para escribir una novela que trate de temas históricos , hay que documentarse . De la parte de México no hablo , pero puedo asegurar que la parte que sucede en España y los entresijos del Partido Comunista español y la Komintern tiene errores históricos de bulto . Repito , no me refiero a juicios de valor , que cada cual puede pensar como quiera ( y menos mal ) , sino a fechas importnates e incluso a siglas del partido en Cataluña y España . A partir de ahí ... Que escriba sobr elos temas que vive y conoce , claro , que si le dejan .

Imagen de Anónimo

apolítico es política...nada en esta vida nos deja sin tomar partido....

Imagen de Anónimo

Estoy leyendo El hombre que amaba a los perros. Es una buena novela, sin dudas; la pregunta que me hago: porqué Padura escogió el tema Trotski vs. Mercader. A medida que la trama se desarrolla, el alter ego de Padura en la novela, el joven que se encuentra con el misterioso personaje en la playa (Ramón Mercader), y que es el frustrado escritor que nos relata la historia que nos ocupa, repite exactamente lo mismo que dice Padura en la entrevista a la AFP. A medida que leo el libro, me doy cuenta que lo que Padura trata con su novela, simplemente, es justificarse y justificar al comunismo como doctrina, echándole la culpa de todo a Iósif Stalin: el sepulturero de la “Gran Revolución de Octubre”, porque, incluso, el propio Mercader, como Padura (léase el alter ego del escritor frustrado), han sido simplemente “víctimas” del enorme engaño urdido por los estalinistas. Trotski, a pesar de algunos rasguños históricos, se salva, levantándose como el único y verdadero defensor de la “utopía”. El hombre que amaba los perros, está bien urdida. Padura tiene oficio; pero es un libro maniqueo, escrito para justificar tantas cosas que no tienen justificación.

Imagen de Anónimo

Por cierto, quizás no lo sepa Leonardo Padura, pero entre heterodoxo y hereje sólo media algo: quien impone el calificativo. Por ejemplo, la Historia de los heteredoxos españoles, de Marcelino Menéndez y Pelayo, trata precisamente sobre gente como Casiodoro de Reyna, Miguel de Molinos, Cipriano de Valera, Miguel Servet y otros por el estilo. Todos eran herejes a los ojos de la Iglesia Católica. "Disconforme con el dogma de una religión", "o conforme con la doctrina fundamental de una secta o sistema", son algunas de las definiciones del diccionario para heterodoxo. "Persona que niega alguno de los dogmas establecidos por una religión" es como ese mismo diccionario define la palabra hereje. No hay gran diferencia, aunque se trate de la superstición marxista. Parece que este culto escritor piensa que la hay.

Imagen de Anónimo

Yo, personalmente no he podido acabar ni el libro de Heredia ni el de Trotsky.  Los temas son interesantes, pero tratados de forma muy aburridos y sobrando de verborrea; no sabe narrar consisamente, son muy largos.  Lo siento, pero se sienten largos. 

Imagen de Anónimo

Ya entró a opinar aqui la escritorzuela de Paris, que no le pierde pie ni pisada a los escritores dentro y fuera de Cuba que la han destronado de lo que fue su muy breve reinado.

Imagen de Anónimo

Heterodoxo! Un cara de guante es lo que es. El sabe muy bien hasta donde halar la cadena sin molestar al mono.

Imagen de Anónimo

@Anónimo - 2 Sep 2013 - 8:22 pm. ¿Se le llama ahora respetar al "multiplicidad de pensamiento" a la falta de dignidad? O es que Cuba ya no es una dictadura como toda buena, con chivatos, colaboradores y oportunistas. A lo mejor ni me enterado; puede ser. En cuanto a Padura le confieso, que no lo he leído y no creo que lo haga, ya que tengo una cola de libros impresionante que están esperando que los lea y son más importantes en la literarura universal, que cualquiera de los de Padura. No es que sobrestime a Padura, faltaría más, sólo es una cuestión de prioridades, vaya.–––– Amadeus.