Domingo, 17 de Diciembre de 2017
18:50 CET.
Todo Oídos

La Habana y Nueva Orleans en Lavapiés: como son las cosas

Archivado en

"Hay un montón de gente en la calle Santa Isabel, ahora mismo, oyendo el ensayo de Picadillo", me dice por teléfono un amigo en una tarde de estas de Madrid, calurosísimas, en víspera de una actuación del grupo. "¿Puedes pasarme el disco?" Hombre, claro, le respondo enseguida.

Hace semanas que en casa escuchamos una y otra vez Las cosas de la vida, cedé producido de manera independiente, inesperado en tiempos de contadas sorpresas y bastante habitualidad. Un disco raro, cantable y bailable, de los que comienzan y vuelven a empezar en el reproductor de coches, ordenadores y teléfonos.

"¿Dónde tocan esta noche?", pregunta el despistado, dispuesto a tomar el metro a la hora que sea para verlos en directo y guarachar, verbo dichoso, pues eso está garantizado, y a la salida, es seguro, llevará por lo menos un simpático estribillo en la boca, un paso de baile, un sabor jovial, energético, en la memoria.

"¡Qué buen directo!", es lo primero que dice al otro día.

En pleno Lavapiés está el estudio DoReMix, de Héctor Agüero Lauten, director, compositor, arreglista, artífice de este proyecto que se originó hace unos tres años a partir de una serie de encuentros más o menos fortuitos en Madrid. Con Héctor en el sueño de un trabajo colectivo con el cual formular sus ideas musicales ya venían (van) Rey Rodríguez Gay, joven cantante, guitarrista de formación clásica, quien toca armónica además, y José Luis "Jochi" González, experimentado trompetista-percusionista, quien también se suma a los coros.

Una noche dichosa en La Latina apareció Sol Ruíz en una ruta que la traía desde Miami y Turín, donde cantaba, tocaba la guitarra y el ukelele, para completar el cuarteto del cual surgen composiciones, arreglos y la mayor parte de las locuras, es decir, los riesgos que corre Picadillo al juntar y hacer que dialoguen géneros, lenguajes musicales, idiomas (español, inglés, italiano...) y que converjan modos heterogéneos de entender letra, melodía, armonía, acompañamiento. Porque cada uno de sus integrantes tiene su propia órbita, es evidente, y de ello se benefician todos.

No por casualidad escogieron el nombre de una mezcla gastronómica para nombrar la faena que hacen: picadillo, que es carne minuciosamente reducida a milésimos trozos y aderezada sin prejuicio, sazonada con generosidad, servida sobre una mesa cómplice.

Si en algo insisten ellos es en el carácter colectivo de su trabajo y, al mismo tiempo, en dejar la puerta abierta a la espontaneidad, al experimento. No hay duda de que la pasan muy bien cuando tocan en cualquier escenario este repertorio grabado y mezclado entre Madrid y La Habana, lleno de guiños y coqueteos con el dixieland de Nueva Orleans, el soul, el blues, la rumba, el son montuno, el chachachá..., condimentos que les resultan cercanos, por no decir entrañables.

Sumaron contrabajo, tres, trombones y clarinete —el legendario Javier Zalba, invitado de lujo en el fonograma— entre otros instrumentos y sonoridades: acertadísimo el espíritu charanguero que respira la pieza que nombra al cd, el órgano eléctrico en Reicito's boogaloo, que comienza con un solo de trompeta que al parecer, en los primeros segundos, va a preludiar un pasodoble...

Pocos discos recientes llevan tan claro un signo de impremeditación como Las cosas de la vida, aunque, a la vez, suscita una rara sospecha de unidad subterránea, de coherencia que se resiste a ser explícita pero que sin duda existe. ¿Qué queda fuera? El lugar común, el caminito fácil, el recalentamiento. ¿Cómo es picadillo? Como son las cosas cuando cuando son del alma, según dijo el gallego-cubano Mur Oti.

Mango tree, Traba mantecao, Veneno, Lindas cubiches, Santiaguera woman y sobre todo el conmovedor guaguancó Pueblo mío ("Ay del pueblo que ve partir sus hijos..."), son números, a nivel de texto y de música, que solo podrían salir del cruce de caminos sonoros, vivenciales, culturales, en los que se encuentran los integrantes de Picadillo. En una de sus letras hablan de algún día, en el futuro, levantar un bohío allá en el habanero barrio de Miramar, aspiración que, estén donde estén, comparten muchos de los nacidos en la Isla.

Es muy simpático que el logo del grupo esté compuesto con la misma familia tipográfica que identifica a la heladería Coppelia de La Habana, y es muy atinada la gráfica escogida  para el booklet que acompaña el disco. En buen dialecto habanero se diría "todo tiene qué ver".

En una actuación reciente dedicaron el tema Paperman —en el cual Sol Ruíz y un güiro se entienden a la perfección con guitarra acústica, guitarra eléctrica y una asordinada trompeta— a las personas, en especial cubanas, que andan por Madrid "sin papeles", esperando que ocurra un milagro del cielo para normalizar su situación, es decir, ponerse a guarachar con menos preocupaciones, si es posible. Y entonces sobre la alta madrugada resonaron aplausos. Muchos, muchos aplausos para Picadillo.

'Las cosas de la vida', videoclip del grupo Picadillo

Archivado en

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

oigan "Veneno", que está buenísima.

Imagen de Anónimo

Grupos como este y canciones así salen cuando menos se esperan y donde menos te imaginas, menos mal que hay quien se ocupa de llamar la atención sobre estas cosas que nunca son frecuentes.  Muchas gracias a Sifredo Ariel y a diario de Cuba por publicarlo. Me compré el disco por internet, y me parece de las mejores ideas que he tenido últimamente. Más y mejor de lo que esperaba.  

Imagen de Anónimo

Recomiendo en especial Mango Tree, una combinación maravillosa de New Orleans con Santiago de Cuba.Y la voz de ella le da un giro magnífico a la segunda mitad de la canción.Omar Moinello nos llevó el cd a la oficina, lo pidió como un favor y terminamos nosotros pidiéndole que nos dejara quemarlo.

Imagen de Anónimo

Me encanta Hector tu proyecto. son muy buenos,especiales temas.ah De donde son los cantantes?'????? pues me gustan

Imagen de Anónimo

Pues a mi me encanta ella. No los conocía. Gracias Sigfredo.

Imagen de Anónimo

Muy bien, Sigfre, me entero por ti, que si no, otro fenómeno que me pasaba por el lado sin notarlo. Besitos, Gley. (Tienes el enlace de PAPERMAN?) 

Imagen de Anónimo

PICADILLO la tira en Stereo, tremenda o pincha que hicieron con el disco. Enhorabuena campeones. 

Imagen de José Félix León

Qué gracia Sigfredo, qué algría de lectura. Picadillo crece con tu reseña.  Buenísima la columna de DDC. 

Imagen de Anónimo

Oh, oh, debemos estar en diferentes frecuencias artísticas: esta es una reseña muy poco exigente con un grupo de tercera que ofrece nada más que lugares comunes (por lo que he escuchado). Ponte durito, crítico!

Imagen de Anónimo

muy bueno, colgamos una reseña de "pica-dillo" con el link a este artículo.abrazon con son de la Pandilla. *)Generacionasere.com